Reflexiones, notas y recursos sobre el idioma español. Análisis del discurso. Corrección. Edición. Etimología. Lectura y escritura. Lingüística. Lunfardo. Neologismos. Publicación digital. Spanglish. Traducción. Variedades de español.

Entradas etiquetadas como ‘nombres propios’

Origen de apellidos

Muchos apellidos derivan de patronímicos (es decir, del nombre del padre), de oficios, de zonas geográficas o de características físicas.

Empecemos por los hijos de…

La desinencia -ez en español identifica la paternidad. Así, Rodríguez se originó para identificar a los hijos de Rodrigo; Fernández, a los de Fernando; Márquez, de Marco; Pérez, a los de Pedro; Martínez, a los de Martín; Méndez y Menéndez, de Mendo, etcétera.

En otros idiomas también existen apellidos que derivan de nombres propios y el prefijo o desinencia con los que se forman significa hijo de. Por ejemplo, los apellidos terminados en:

-ena en vasco (Loperena, Martirena, );

-son en inglés (Johnson, Jackson, Robinson, Davison, Stenvenson, Williamson, etc.);

-nes en danés (Andersen, Nielsen, Petersen);

-ovich, -evich, -ski, -vitch, -wich, -vitz en las lenguas eslavas para apellidos de hombres (Pavlovich, Peróvich, Dostoievski, Malinowski, Tomashevski, Petrowich, etc.) y -eva, -ova, -ovna o -evna para apellidos de mujeres (Ajmátova, Kurkova, Odóyevtseva, Tsvetáyeva, etc.). Entre los apellidos de las tenistas rusas y los teóricos del formalismo ruso encontrarán varios ejemplos.

Los apellidos franceses no suelen derivar del nombre del padre, los pocos que hay llevan el prefijo De- o A- ya sea unido o separado del nombre de pila: Desimone, de Simone, Dejean, Alamartina,

Los precedidos de Mac/Mc en escosés e irlandés (Mac Carthy, Macbeth, McArthur, Mc Donald, Mc Gyver, etc.) tienen el mismo origen de filiación paterna.

 

Apellidos que derivan de oficios

La lista es inagotable. Algunos ejemplos:

Herreo y Ferrero en español y sus equivalentes Schmidt en alemán, Smith en inglés, Smeets en holandés, Ferré en catalán, Lefévre en francés, Fabbri, Ferrara, Ferrari y otras variantes en italiano.

Ballestero, Hidalgo, Sastre, Rey, Zapatero, etcétera.

 

Apellidos que derivan de lugares geográficos

Recordemos los personajes literarios Ruiz Díaz de Vivar, Amadís de Gaula y Don Quijote de la Mancha tomaron su nombre del lugar de procedencia, práctica habitual en la Edad Media.

Campos, del Campo, Río, del Río, del Cerro, Valle, del Valle, Molina, del Molino, Montaña,  Rivas, Torres; Burgos, Jordán, Soria, Toledo, Castro, Sevillano, etcétera.

 

Por supuesto, estos no son los únicos orígenes de apellidos. Si saben el origen de sus apellidos, los invito a compartirlo con los demás lectores. El mío está en la lista de los que derivan de nombres propios.

Acentuación en nombres y apellidos

¿García o Garcia? ¿González o Gonzalez? ¿Pérez o Perez? ¿Rubén o Ruben? ¿Bárbara o Barbara?

Las norma dice que los nombres propios, como los nombres de personas, siguen las reglas de acentuación. Sin embargo (aquí viene la excepción) si en la partida de nacimiento el nombre o el apellido está registrado sin tilde, entonces se escribe sin tilde.

Recordemos que una cosa es el acento, también denominado acento prosódico, y otra el tilde, también denominado acento ortográfico, gráfico o gramatical. El acento pertenece al ámbito de la fonología, es el «relieve que en la pronunciación se da a una sílaba de la palabra, distinguiéndola de las demás por una mayor intensidad o por un tono más alto» [DRAE]. La confusión se produce porque con la palabra acento solemos hacer referencia tanto al acento prosódico como al acento ortográfico o tilde. El tilde es la marca gráfica que se coloca sobre la vocal acentuada. Todas las palabras de dos o más sílabas tienen acento pero, de acuerdo con las reglas de acentuación, solo algunas llevan tilde.

Colocar o no tilde en un nombre propio depende de cómo está inscripta esa persona (o institución, organización, etc.).

Ignoraba esto hasta que hace unos años le pregunté a una alumna por qué escribía siempre su nombre, Barbara, sin tilde. Ella me dijo: porque así me inscribieron cuando nací. Averigüé y confirmé lo que me decía Barbara. Por supuesto, fui a buscar mi partida de nacimiento: ¿soy Menendez o Menéndez?

El apellido del autor de El túnel es Sabato. Así, sin tilde. Ernesto Sabato siempre escribió su apellido, de origen calabrés, sin tilde. Lo mismo hicieron la mayoría de las editoriales que han publicado sus obras. Una excepción la constituye la editorial Cátedra, que se empeñó en tildar el apellido.
Aquí la respuesta de la Fundéu sobre este tema.

portadas-Sabato

Para evitar inconvenientes legales, es importante escribir los nombres y apellidos exactamente como aparecen escritos en las partidas de nacimiento cuando completamos formularios oficiales, como solicitudes de renovación de DNI o registro de títulos universitarios.

Legislación argentina sobre nombres de pila:

Ley Nacional 18248

Esta ley es del año 1969 y fue modificada en 1984 para autorizar la inscripción de nombres aborígenes.

 

La inmigración en Argentina produjo, entre otras cosas, un repertorio de apellidos extranjeros que a veces fueron registrados como sonaban: ya he escrito sobre Roitman y Reutemann, que es un solo apellido en su origen. Si Perez está registrado como Perez, escribamos Perez. Si Gonzales está registrado como Gonzales, ¿para qué insistir en rebautizarlo González?

¿Se acuerdan de este ratón veloz?

Speedy Gozales

Es Speedy Gonzales.

Otro apellido famoso que nadie sabe bien cómo pronunciar es el de Alfred Nobel, quien instituyó los famosos premios. En sueco, Nobel es palabra aguda. Siguiendo las reglas del castellano, también debe pronunciarse como aguda. Así que no hay motivo para agregar tilde ni para pronunciar *Nóbel.

Creo que a nadie se le ocurriría poner tilde ni pronunciar como agudo el nombre del club de fútbol italiano Milan.

¿Ya revisaron sus partidas de nacimiento?

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: