Reflexiones, notas y recursos sobre el idioma español. Análisis del discurso. Corrección. Edición. Etimología. Lectura y escritura. Lingüística. Lunfardo. Neologismos. Publicación digital. Spanglish. Traducción. Variedades de español.

Modismos argentinos, por Marina Menéndez

En la página de la Academia Argentina de Letras existe una sección – Registro del habla de los argentinos dedicada a los términos y expresiones propios de Argentina o aquellos que en este país tienen un sentido diferente.

Hacer el aguante, estar al horno, histeriquear y fernet son algunos ejemplos.


Hacer el aguante
: apoyar, acompañar, alentar a alguien, también esperar. Ej Quedate tranqui, yo te hago el aguante.

Estar al horno/en el horno: estar en una situación complicada como consecuencia de algo que hemos hecho (alguna macana). Ej Juan está al horno, la mujer lo encontró con otra

Histeriquear
: que sí, que no, que no sé… ¿No quedó claro? Lean este post de un extranjero en Argentina. (Vale recordar que la palabra histeria deriva de histero=útero, ergo: condición femenina en la que se producen alteraciones del ánimo debido a alteraciones hormonales bla bla bla…)

Fernet (con coca): “Bebida alcohólica amarga de propiedades digestivas, que se obtiene de la maceración de hierbas y raíces aromáticas”, ésta es la definición que una empresa cordobesa que fabrica la bebida intenta incorporar en el diccionario. ¡Ojo! El fernet tiene más de 40% de graduación alcohólica y se toma en proporción 1/4 aproximadamente con esa bebida gaseosa color oscuro, adictiva y muuuuy conocida. Mas información aquí.

Una palabra que no aparece en la lista es puto, que en Argentina es un término aplicado al hombre homosexual. En otros países de Latinoamérica, la misma palabra tiene un significado muy distinto. Una amiga de Venezuela le decía una vez a un compañero de estudios de Argentina: “Tú sí que eres puto”; el muchacho en cuestión negaba rotundamente tal afirmación sin saber que le querían decir que era un mujeriego.

En la página de la Universidad de León podemos encontrar enlaces a varios glosarios, diccionarios, etc. sobre terminología ripoplatense. Entre ellos, el DICCIONARIO DE EXPRESIONES ARGENTINAS para mexicanos me resultó muy interesante. Algunas palabras que en Argentina tienen una connotación sexual (cachucha, cajeta, puto..), en México hacen referencia a objetos cotidianos.

José Luis Moure -Profesor en Letras y Doctor en Filosofía y Letras de la UBA donde ejerce como docente, nos cuenta en la nota ORIGENES DE LOS ARGENTINISMOS. Glosario básico del criollo bien hablado que

Si le pedimos a alguien que nos mencione algunos argentinismos, es muy probable que nos responda con una lista de lunfardismos. Difícilmente sepa que almacén, birome, bolillero, egreso, hondera, hornalla o petiso también lo son, o que el adverbio difícilmente no figura en el Diccionario de la Real Academia con el significado con que acabamos de usarlo.

Muchas palabras del Cono Sur derivan de lenguas aborígenes:

los quichuismos yapa, ñaupa, tambo, quincho, ojota, vincha, choclo, charque, locro, achuras, mate, pucho, china, guacho, chucho, guarango, pampa, opa, payada; los araucanismos malón, boldo, curanto, huinca, laucha, colihue, o los guaranismos maraca, jaguar, ñandú, piraña, yacaré, carancho, chimango, ombú, tapera.

Y están aquellas que llevan la impronta argenta, a los que Moura denomina ‘criptoargentinismos’:

soda, bibliorato, lapicera, cinta aisladora, lavandina, calefón, edilicio, revisación (médica), concesionaria, ahorrista, paragolpes, elastizado, tomacorriente, largavist

Hace poco me visitó un amigo de Colombia quien me miró extrañado cuando le dije: “Los repasadores están en lavandina“. Fue ahí que descubrí que la misma lengua nos une y nos separa, aún en Latinoamérica.

Si de argentinismos se trata, no podemos obviar la mención de la expresión diego para referirse tanto a la coima (el 10%) como a un billete de 10 pesos. ¿Es necesario explicar la conexión entre el Diego y el 10?

Otra palabra lamentablemente muy popular es ñoqui, utilizada para denominar a aquellos ‘empleados’ estatales que cobran sueldo sin ir a trabajar y cuyo origen está en la costumbre de poner dinero debajo el plato de ñoquis (gnochi) cada día 29 del mes.

En una nota escribí sobre el “lunfardo villero”, que -como el lunfardo del “rock chabón” (el último álbum de Sumo se llamó “After chabón”, una mezcla de inglés y lunfardo que parece reflejar la mezcla de sangre italiana y escocesa de Luca Prodan) en décadas pasadas- constituye una marca identitaria rioplatense. Lunfardo y rock… da para otra nota.

Chabón:Tío, tipo, chaval; según el Diccionario argentino-español de Miyara. Otra definición:

Chabón (Muchacho)’ o ‘joven’. Variantes: chavón, chambón; como la palabra chavo usada en México, Honduras, Nicaragua y otras zonas de la Cuenca del Caribe, la palabra lunfarda chabón deriva del caló chavó (muchachuelo) y por esto tiene el mismo origen que la de la germanía española actualmente muy común: «chaval». En lunfardo chabón, y sus variantes, es un modo displicente o familiar de referirse a alguien (chabón equivale a ‘tipo’ o al español ‘tío’) llegando a tener el significado de alguien estúpido como en la letra del tango que dice: «todo lo has conseguido pagando como un…chavón».

En Córdoba (Argentina) chambón, siendo en este caso atribuida la voz mapuche para designar al charabón o pichón de ñandú. Significa generalmente ‘sujeto inepto o de poco fiar’. En Uruguay y en Buenos Aires también se encuentra esta acepción, siendo muy común en letras de tango y en el habla cotidiana de personas mayores.

tomada de esta página, en la que van a encontrar también las definiciones de atorrante, bancar, chanta, curro, gil, guita, mango y mina.

El español rioplatense incluye, además, muchas expresiones provenientes del lunfardo, que -al igual que el verlan del francés- se caracteriza por invertir el orden de las sílabas. Así, “troesma” (maes-tro) es un apelativo de confianza de uso generalizado, especialmente entre los hombres, que se utiliza para llamar la atención de una persona. “Troesma” ha perdido su conexión con ‘docente’ o persona a la que uno admira por sus conocimiento y solo se utiliza como vocativo.

 

Anuncios

Comentarios en: "Modismos argentinos" (5)

  1. Los diferentes adjetivos para denominar a la gente mayor no varían en lo que realmente representa:una discriminación.”viejitos” o “abuelos”, (un modismo criollo)es la hipocresía de simular cariño y consideración la que usa el periodismo para decir en otras palabras que se trata de alguien descartable, una persona que está fuera del sistema esperando el fin de sus días,una total falta de respeto.Muchos de esos “abuelos” no tienen nietos,pero no importa,es el sinónimo para ellos de decirle viejo porque queda mejor.Ahora en esta sociedad donde cuanto más tenés más valés,a personajes importantes,grandes empresarios ,a hombres famosos, nunca se les ocurría decirle “abuelo”,no,son el “señor tal”, el presidente tal, o por ejemplo a Carlos Menem (87)lo denominan “el caudillo riojano”,a la “actriz” o ” Sra” Mirtha Legrand (90),el respeto al multimillonario Franco Macri (87) que siempre tuvo novia, para los que admiran el poder y el dinero ellos tienen el extraño privilegio de ser “jóvenes” para siempre aunque tengan más de ochenta años.

  2. Muy buena la información pero no somos latinos sino, simplemente, americanos. Latinoamérica NO existe sino solamente América, ese es el nombre que se le dio desde el comienzo a las colonias españolas y portuguesas en el continente y no veo la razón para cambiarle el nombre y mucho menos de manera absurda ya que como dije antes NO somos latinos. Yo soy argentina pero no latina porque para eso debería haber nacido en Italia.
    Un saludo y felicitaciones por la página.

    • Hola, Alina. Muchas gracias por tu aporte y por plantear la dimensión ideológica del tema.
      Coincido con vos en que no somos latinos sino americanos. También defiendo la utilización de América para todo el continente. Sin embargo, creo que no se trata de cambiarle el nombre sino de diferenciar “zonas” lingüísticas. América, América del Norte, Centroamérica y América del Sur son unidades geográficas. América Latina, Hispanoamérica e Iberoamérica son zonas lingüísticas. Es evidente que todas estas denominaciones están signadas por la colonización. Menos evidente, quizás, es que hay una cuestión ideológica en “marcar” lingüísticamente las zonas donde hablamos idiomas derivados del latín. América Latina constituye la mayor parte de América. Por eso, sería más fiel a la historia y a la geografía que nuestra lengua (¿castellano o español?) “marcara” las zonas donde se habla inglés. ¿América Anglófona? ¿Angliamérica?
      Gracias a tu comentario releí la entrada y me di cuenta de que escribí Latinoamérica en vez de América Latina. Prefiero esta última denominación porque Latinoamérica, con el adjetivo antepuesto, me parece un calco del inglés. Lo corregiré.

      Me alegra que te hayas detenido en esta cuestión y abras la posibilidad de un debate.

      Saludos 🙂

  3. hilchy dijo:

    guauuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

¡Tu opinión me interesa!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: