Reflexiones, notas y recursos sobre el idioma español. Análisis del discurso. Corrección. Edición. Etimología. Lectura y escritura. Lingüística. Lunfardo. Neologismos. Publicación digital. Spanglish. Traducción. Variedades de español.

Archivo para la Categoría "Ortografía"

Vivir cuesta vida

¿Vivir solo cuesta vida o Vivir sólo cuesta vida?

Es una de las frases más celebradas del rock argentino, forma parte de la letra de “Ropa sucia” de los Redonditos de Ricota. Para los seguidores de la banda, el sentido está claro. Pero resulta que al escribirla, la ausencia o presencia de la tilde marca una diferencia: el sentido se desdobla, se bifurca.

Vivir solo sin tilde

Vivir solo con tilde

El sentido que los Redondos, y sus seguidores, le dieron a la frase es inequívoco. Para corroborarlo, basta escuchar la canción: el Indio Solari hace una pausa entre el sujeto de la oración (vivir) y lo que se predica (sólo cuesta vida).

Por si se necesitan más pruebas, tenemos la declaración de la banda en una conferencia que concedieron (excepcional en esta banda de culto) en 1997. Allí el vocalista, al referirse a un hombre que la banda admiraba, dijo:

[…] tiene una actitud de vida que respeto muchísimo y que, de alguna manera, tiene que ver con algunos de los slogans de los Redondos, que es pensar que vivir cuesta vida, que no se puede vivir dentro de una sanguchera de vidrio, que la vida protegida entre algodones y no puesta a ninguna experiencia no es rica.

En 2011 la Ortografía de la Lengua Española estableció que solo, ya sea adverbio o adjetivo, no lleva tilde y que la tilde no es necesaria, aunque sí admisible, en casos de ambigüedad. La norma sumó detractores que, con razón, sostienen sostenemos que la tilde sí es necesaria para evitar la ambigüedad. Vaya como prueba que Vivir solo cuesta vida y Vivir sólo cuesta vida tienen sentidos diferentes. No se trata de vivir sin compañía, sino de que vivir solamente cuesta vida.

Y no puedo dejar de recordar otra hermosa canción argentina: “Honrar la vida” de Eladia Blázquez.

¡No! Permanecer y transcurrir
no es perdurar, no es existir
¡Ni honrar la vida!
Hay tantas maneras de no ser,
tanta conciencia sin saber
adormecida…
Merecer la vida no es callar y consentir,
tantas injusticias repetidas…
¡Es una virtud, es dignidad!
Y es la actitud de identidad ¡más definida!
Eso de durar y transcurrir
no nos da derecho a presumir.
Porque no es lo mismo que vivir…
¡Honrar la vida!

¡No! Permanecer y transcurrir
no siempre quiere sugerir
¡Honrar la vida!
Hay tanta pequeña vanidad,
en nuestra tonta humanidad
enceguecida.
Merecer la vida es erguirse vertical,
más allá del mal, de las caídas…
Es igual que darle a la verdad,
y a nuestra propia libertad
¡La bienvenida!…
Eso de durar y transcurrir
no nos da derecho a presumir.
Porque no es lo mismo que vivir…
¡Honrar la vida!

Buena vida para todos : )

¿Dónde está el corrector?

Condimentar pasta con persona negra molida [freshly ground black people].

Un error. Una palabra. Un dolor de cabeza y varios miles de dólares para la editorial Penguin Australia.

Ese y otros casos de gazapos impresos aparecen en la nota «“La acusación pedía un año de cáncer”:  10 razones por las que necesitamos correctores», publicada hoy por El Confidencial.

Fuente de la imagen: El Confidencial

Fuente de la imagen: El Confidencial

Algunos gazapos de mi colección:

Boletin oficial-fue con tilde

sino-Filmus-La Nacion

inauguracion zona I

reina-verbo

utensillos

dentrifico

hola de suicidios

A veces los errores de tipeo pasan inadvertidos ante la mirada del corrector. Sin embargo, muchas veces los errores que llegan a imprenta se deben a la ausencia de correctores. Para ajustar el presupuesto, se prescinde de estos profesionales y se adjudica el trabajo de revisión y corrección a los propios redactores, a los traductores, a los editores.

Re-ver: ver con nuevos ojos. Una nueva mirada es necesaria. Hasta al mejor cazador se le escapa la liebre; hasta al mejor escritor se le escapan errores.

Humor y juegos de palabras en Les Luthiers

En el discurso oral o en la lectura en voz alta pueden producirse errores espontáneos que resultan humorísticos. Las obras del grupo cómico Les Luthiers abundan en ejemplos de este tipo de humor lingüístico. Incluso los títulos de sus obras presentan juegos de palabras, frases que al pronunciarlas resultan ambiguas o cobran nuevo sentido:

Grandes hitos

Todo porque rías

Las obras de ayer

que pueden leerse también como:

Grandecitos

Todo porquerías

Las sobras de ayer

Todo por que rias-Les Luthiers

Los textos de Les Luthiers son material divertido y auténtico para trabajar en clase la ortografía, la lectura, la ambigüedad, la ironía, la parodia y también la intertextualidad en las clases de lengua y literatura. Para consultar el repertorio completo de sus obras, vean este enlace.

Una de mis preferidas es la carta mal leída por Daniel Ravinovich, uno de los geniales integrantes de Les Luthiers:

La siguiente obra del presente recital ilustra un período poco conocido de la juventud de Johann Sebastian Mastropiero.

Todo empezó cuando un conocido crítico se resfrió… se refirió, se refirió a Mastropiero, con esto terminocon estos términos… con estos términos… claro, le falta el.. términos… no le han puesto el… arriba de la “t”, no tiene el.. la diéresis, no le han puesto la diéresis,
es un error de lipotimia

Mastropiero se ha creado fama de artista espiritual, pero come todo… pero come de todo… pero con métodos.. con métodos pocos… claro… claros… con métodos poco claros podríamos llegar a admirarlo siempre, y cuándo tomaremos?siempre y cuando tomáramos en cuenta su tenaza su tenaz ambición, son dos palabras: “tenaza”…”ambición”.

En los más “prestrigriosos” foros internaciona… en los más prestigriosos foros, prestigriosos foros inter…, en los prestri, en los más prestrigri, prestigri, prestrigri… en los más famosos foros internacionales… en que estuve excitado… en que estuve he citado, muchas veces, ¿eh?… muchas veces he citado el fracaso de su operación… el fracaso de su ópera “Sión y el judío era antes“… “Sión y el judío errante“, que se basaba en una vieja leyendo ebriauna vieja leyenda hebrea… me di cuenta enseguida… no podía ser… Siempre dije: ¡qué dicha!… que dicha ópera no describe con acierto los sexos, doslos dos sexoslos éxodos del dicho pueblo,
y por eso Mastropiero soportó, ha batido un huevo… soportó abatido un nuevo fracaso.

Por esos días Mastropiero enfrentó grandes problemas, chocó con la bicicon las vicisitudes más adversas, ¿qué le tocaron?que le tocaron en suerte… vivía acostado por las dudas… vivía acosado por las deudas… por esos tiempos conoció a los condes de Freistadt, y cuando ya no podía más sacudió a la condesaacudió a la condesa, que era la persona… ¿y doña?… que era la persona idónea… la condesa se apiadó de él y le acostó un viejole costeó un viaje a Nueva York. Allí Mastropiero compuso la pieza que escucharemos a continuación: su célebre “Lazy Daisy”. Aquí termina la anécdota, pero él te mató… da vía, da… ¡pará!… más… pero el tema todavía da para más…

Esto es, ¿todo? ¿todo?… esto es: todo, todo esto, esto es, todo es, todo esto, esto todo esto, ¿qué es esto? ¿qué es esto? este esto es toso, toso, ese soto es eso, ese seso es soto, todo soso, este ese te, ese totó, o se destetó todo teté, totó, totó, ese…. ¡ah!… ¡esto es todo

Acentuación en nombres y apellidos

¿García o Garcia? ¿González o Gonzalez? ¿Pérez o Perez? ¿Rubén o Ruben? ¿Bárbara o Barbara?

Las norma dice que los nombres propios, como los nombres de personas, siguen las reglas de acentuación. Sin embargo (aquí viene la excepción) si en la partida de nacimiento el nombre o el apellido está registrado sin tilde, entonces se escribe sin tilde.

Recordemos que una cosa es el acento, también denominado acento prosódico, y otra el tilde, también denominado acento ortográfico, gráfico o gramatical. El acento pertenece al ámbito de la fonología, es el «relieve que en la pronunciación se da a una sílaba de la palabra, distinguiéndola de las demás por una mayor intensidad o por un tono más alto» [DRAE]. La confusión se produce porque con la palabra acento solemos hacer referencia tanto al acento prosódico como al acento ortográfico o tilde. El tilde es la marca gráfica que se coloca sobre la vocal acentuada. Todas las palabras de dos o más sílabas tienen acento pero, de acuerdo con las reglas de acentuación, solo algunas llevan tilde.

Colocar o no tilde en un nombre propio depende de cómo está inscripta esa persona (o institución, organización, etc.).

Ignoraba esto hasta que hace unos años le pregunté a una alumna por qué escribía siempre su nombre, Barbara, sin tilde. Ella me dijo: porque así me inscribieron cuando nací. Averigüé y confirmé lo que me decía Barbara. Por supuesto, fui a buscar mi partida de nacimiento: ¿soy Menendez o Menéndez?

El apellido del autor de El túnel es Sabato. Así, sin tilde. Ernesto Sabato siempre escribió su apellido, de origen calabrés, sin tilde. Lo mismo hicieron la mayoría de las editoriales que han publicado sus obras. Una excepción la constituye la editorial Cátedra, que se empeñó en tildar el apellido.
Aquí la respuesta de la Fundéu sobre este tema.

portadas-Sabato

Para evitar inconvenientes legales, es importante escribir los nombres y apellidos exactamente como aparecen escritos en las partidas de nacimiento cuando completamos formularios oficiales, como solicitudes de renovación de DNI o registro de títulos universitarios.

Legislación argentina sobre nombres de pila:

Ley Nacional 18248

Esta ley es del año 1969 y fue modificada en 1984 para autorizar la inscripción de nombres aborígenes.

 

La inmigración en Argentina produjo, entre otras cosas, un repertorio de apellidos extranjeros que a veces fueron registrados como sonaban: ya he escrito sobre Roitman y Reutemann, que es un solo apellido en su origen. Si Perez está registrado como Perez, escribamos Perez. Si Gonzales está registrado como Gonzales, ¿para qué insistir en rebautizarlo González?

¿Se acuerdan de este ratón veloz?

Speedy Gozales

Es Speedy Gonzales.

Otro apellido famoso que nadie sabe bien cómo pronunciar es el de Alfred Nobel, quien instituyó los famosos premios. En sueco, Nobel es palabra aguda. Siguiendo las reglas del castellano, también debe pronunciarse como aguda. Así que no hay motivo para agregar tilde ni para pronunciar *Nóbel.

Creo que a nadie se le ocurriría poner tilde ni pronunciar como agudo el nombre del club de fútbol italiano Milan.

¿Ya revisaron sus partidas de nacimiento?

Cuestión de peso

¿100 $? ¿$ 100? ¿$100?  ¿$ 100? ¿100 €? ¿€ 100?

¿Delante o detrás de la cifra? ¿Va espacio entre el símbolo y la cifra?

La escritura de las unidades monetarias, sus símbolos y códigos está normalizada por la ISO 4217:2008.

El código de cada divisa está formado por tres letras, denominados símbolos trilíteros; las dos primeras corresponden generalmente al código del nombre del país y la tercera, a la letra inicial de la moneda. Por ejemplo:

GBP, el código de la libra esterlina, está formado por GB (código de Great Britain, Gran Bretaña en inglés) y P (inicial de pound, libra en inglés).

JPY, el código del yen, está formado por JP (código de Japón) y Y (inicial de yen).

¿Y los pesos argentinos?

Desde 1992, año en que a través del Decreto N.° 2128 y de la Ley de convertibilidad se creó el peso, el código del peso argentino es ARS.

El código de la divisa se puede escribir antes o después de la cifra y siempre  separado de esta por un espacio: 100 ARS, 100 EUR, 100 JPY.

Los símbolos de algunas monedas son signos ($, €, £, ¥, etc.). Otras unidades monetarias tienen símbolos constituidos por letras, por ejemplo kr (corona noruega) o CHF (franco suizo); en estos casos debemos recordar que no se coloca punto después de un símbolo. Esto no quita que haya símbolos que incluyen punto, como el B/. (balboa) y el  S/. (nuevo sol).

Los símbolos de unidades monetarias también se escriben pospuestos y separados de la cifra por un espacio: 100 $. Sin embargo, en América el uso común es colocarlos delante y sin espacio: $100. Lo incorrecto es usar la norma española omitiendo el espacio (* 100$) o la forma americana colocando espacio (* $ 100).
 Fuente: Nueva Ortografía de la Lengua Española, 2010, página 591

simbolos monetarios

Curiosidades…

El símbolo del dinero es el $ (aunque escribiendo esta entrada descubrí que existe un símbolo genérico), que representa tanto al peso como al dólar. ¿Cuál es el origen del símbolo peso/dólar? Hay varias teorías. Una versión, adoptada por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, sostiene que deriva de la inscripción «P’s», una abreviatura de la palabra peso o piastre (moneda española que equivalía a ocho reales), que pasó a escribirse con la ´s´ superpuesta a la P hasta convertirse en el actual $.  Otra versión dice que el símbolo $ es una estilización de  las columnas de Hércules envueltas en una cinta (que forma una suerte de S) con la leyenda Plus Ultra, imagen que Carlos I de España (1500-1558) adoptó para el escudo español y que se imprimió en las monedas de ocho reales. De ahí que el símbolo $ llevara dos rayas verticales.

símbolo-peso-dólar

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: