Reflexiones, notas y recursos sobre el idioma español. Análisis del discurso. Corrección. Edición. Etimología. Lectura y escritura. Lingüística. Lunfardo. Neologismos. Publicación digital. Spanglish. Traducción. Variedades de español.

Entradas etiquetadas como ‘cultura’

Eufemismos sexuales

Cuando hablamos de sexo,el lenguaje se ruboriza y se cubre con un velo de eufemismos.¿Cuántas palabras conocen para hablar de penes y vaginas?  ¿Qué suena mejor: practicar el coito o hacer el amor?

¿Qué son los eufemismos? Los eufemismos son palabras o expresiones que se utilizan como sinónimos decorosos de otras que podrían considerarse ofensivas, negativas o simplemente demasiado explícitas. Los utilizamos en la vida cotidiana y también los utilizan los medios de comunicación para suavizar temas bélicos, políticos o económicos.

Iba a escribir sobre eufemismos  pero ya lo ha hecho con idoneidad Scheherezade Surià en su blog En la luna de Babel. Así que aquí les dejo los enlaces a sus artículos:

Sexo oral y escrito: argot, eufemismos y etimología.

Maquillaje lingüístico: los eufemismos

El lenguaje escatológico y sus eufemismos

 

Para finalizar les dejo un eufemismo literario:

El vestido enlutado y la mantilla de duelo disimulan su figura otoñal de mujer que nunca ha sido hermosa.

 Mujica Láinez, “El ilustre amor”

Castellano neutro de Argentina

Por Marina N. Menéndez

Descargar entrada en pdf

El 17 de julio de 2013 se publicó en el Boletín Oficial de la República Argentina el Decreto 933, que sanciona el doblaje obligatorio al “castellano neutro” de Argentina para casi todo lo que se emita por televisión. Este decreto reglamenta la Ley N° 23316, del año 1988, que nunca se había puesto en vigencia.

La polémica sobre esta ley tiene intereses comerciales y culturales. Como no soy abogada ni legista, leo el decreto y las leyes relacionadas desde mi perspectiva de traductora y correctora de español. Todo bien con el impulso a la industria pero no basta con un loable fin, también hay que pensar en los medios para lograrlo. Primero, cito fragmentos de la nueva normativa vigente. Luego, señalaré algunos interrogantes sobre esta ley que me provocan escozor lingüístico y cultural. Por último, reseño los antecedentes del doblaje obligatorio en España promulgado por Franco en 1941.

Los textos de la ley

Todos los resaltados en el texto son míos.

Aquí el texto del artículo 1° del Decreto 933:

La programación que sea emitida a través de los servicios de radiodifusión televisiva contemplados por la Ley Nº 26.522, incluyendo los avisos publicitarios y los avances de programas, debe estar expresada, en el idioma oficial o en los idiomas de los Pueblos Originarios, con las excepciones previstas en el artículo 9° de dicha ley.

El artículo 3° establece que “Se considera como idioma oficial al castellano neutro según su uso corriente en la REPUBLICA (sic) ARGENTINA, pero garantizando su comprensión para todo el público de la América hispanohablante.”

Asimismo, el Decreto 933 considera que la Ley 23316 “reguló los porcentajes mínimos de doblaje que se deben realizar en el país, como medio razonable para la defensa de nuestra cultura e identidad nacional, circunstancia que se garantiza a través de la actividad desarrollada por actores y locutores que posean nuestras características fonéticas”.

El Decreto 933 se basa en las siguientes leyes:

  • Ley N.° 17741 de 1968 (texto ordenado 2001) de fomento de la actividad cinematográfica nacional. Esta ley establece en que el Director Nacional de Cine y Artes Audiovisuales deberá “disponer la obligatoriedad de procesar, doblar, subtitular y obtener copias en el país de películas extranjeras en la medida que lo considere necesario en función del mercado nacional”
  • La Ley N.° 23316, de 1986. Esta ley estableció en su artículo 1° la obligatoriedad del doblaje:

El doblaje para la televisación de películas y/o tapes de corto o largometraje, la presentación fraccionada de ellas con fines de propaganda, la publicidad, la prensa y las denominadas “series” que sean puestas en pantalla por dicho medio y en los porcentajes que fija esta ley, deberá ser realizado en idioma castellano neutro, según su uso corriente en nuestro país, pero comprensible para todo el público de la América hispano hablante.

El artículo 8° de la ley 23316 establece que “No podrá televisarse en ningún canal abierto o cerrado del país, materiales importados y/o doblados por empresas no registradas en el Instituto Nacional de Cinematografía”.

Y el artículo 11° dice:

Si un canal que se proponga estrenar un material doblado en el país, lo rechazara por considerar que el doblaje es deficiente, deberá comunicar esta decisión al Instituto Nacional de Cinematografía y éste procederá a un control de calidad mediante una comisión formada por un representante del canal en cuestión, uno del Instituto Nacional de Cinematografía y uno de la Asociación Argentina de Actores especializado en doblaje (interpretación, sincronismo, castellano neutro) si se tratara de ficción dramática -tal cual se especifica en el artículo 3º-, o uno del Instituto Superior de Enseñanza Radiofónica especializado en doblaje (interpretación, sincronismo, castellano neutro) -según lo establecido en el artículo 4º- si lo fuese de no ficción. En los casos en que el dictamen resultare desfavorable, deberá rehacerse el doblaje o reemplazárselo por otro de igual duración a los efectos de esta ley.

  • La Ley N.° 26522 del año 2009, conocida como Ley de Medios. El artículo 9 de esta ley estableció

Idioma. La programación que se emita a través de los servicios contemplados por esta ley, incluyendo los avisos publicitarios y los avances de programas, debe estar expresada en el idioma oficial o en los idiomas de los Pueblos Originarios21, con las siguientes excepciones:

a) Programas dirigidos a públicos ubicados fuera de las fronteras nacionales;

b) Programas destinados a la enseñanza de idiomas extranjeros;

c) Programas que se difundan en otro idioma y que sean simultáneamente traducidos o subtitulados;

d) Programación especial destinada a comunidades extranjeras habitantes o residentes en el país;

e) Programación originada en convenios de reciprocidad;

f) Las letras de las composiciones musicales, poéticas o literarias.

g) Las señales de alcance internacional que se reciban en el territorio nacional.

  • Ley N.° 26838 de 20013, que declaró “a toda actividad desarrollada por las diferentes ramas audiovisuales que se encontraran comprendidas en el artículo 57 de la Ley Nº 17.741 (t.o. 2001) y sus modificatorias como una actividad productiva de transformación asimilable a una actividad industrial”.

Mis interrogantes

(Pueden omitirlos y seguir leyendo más abajo)

¿Qué entiende la normativa por castellano neutro?

¿Quienes redactaron la ley y sus reglamentaciones saben que el castellano neutro es una abstracción, es decir, una cierta convención que manejan los traductores (ya sea de texto o de material audiovisual) y que responde a un criterio comercial, no lingüístico?

¿El “castellano neutro de la República Argentina” no es una incoherencia lógica y conceptual?

¿Qué pasará con la diversidad fonética del castellano en Argentina? ¿El castellano rioplatense será la norma?

¿El doblaje respetará el voseo y el yeísmo, propio de la mayor parte de Argentina?

Si le quitamos al castellano /kɑsteɑnɔ/ de Argentina el voseo y la típica pronunciación africada de las letras <ll> y <y>, ¿se puede defender “nuestra cultura e identidad nacional” a través de “nuestras características fonéticas”, como dice el Decreto 933?

¿De qué manera la aplicación de esta ley protege los derechos de las personas sordas o con disminución auditiva? ¿No sería una buena idea que la ley estableciera la obligatoriedad de doblar a LSA (Lenguaje de Señas de Argentina) todo el material que se transmite por televisión?

¿Qué instituciones educativas argentinas garantizan la disponibilidad de profesionales del doblaje? Recordemos que los actores y locutores, que menciona la normativa, no necesariamente están capacitados para el doblaje.

El doblaje es un trabajo especializado que consta de dos fases: la traducción audiovisual y el doblaje propiamente dicho. La nueva normativa solo contempla la segunda fase, es decir, el audio. ¿Cómo será el proceso para contratar traductores especializados? Argentina cuenta con carreras de traducción de alto prestigio internacional, como la Universidad Nacional de Córdoba y la Universidad Nacional de La Plata, y con Colegios de Traductores. Solo espero que los traductores contratados sean traductores. De esta manera se protegería la industria nacional.

¿Por qué no hay profesionales especializados en traducción y doblaje entre los miembros que integrarán la comisión de control de calidad (art. 11° de la Ley 23316)?

¿Quienes firmaron el decreto tendrán alguna idea de lo qué es la naturalización, la extranjerización, la internacionalización y la localización en el área de la traducción audiovisual?

Franco y el doblaje obligatorio en España

Queda prohibida la proyección cinematográfica en otro idioma que no sea el español, salvo autorización que concederá el Sindicato Nacional del Espectáculo, de acuerdo con el Ministerio de Industria y Comercio y siempre que las películas en cuestión hayan sido previamente dobladas. El doblaje deberá realizarse en estudios españoles que radiquen en territorio nacional y por personal español

En 1941 Franco promulgó la normativa que estableció el doblaje obligatorio en España. Mussolini ya había hecho lo mismo en Italia en 1938 con la Ley de Defensa del Idioma. Alemania y Francia también emularon  a Mussolini pero el doblaje obligatorio despareció. Hoy en Francia solo algunas películasextranjeras  han sido dobladas, el resto tiene subtítulos. Sobre el tema del doblaje obligatorio nos habla Diego Galán en un artículo publicado en el Centro Virtual Cervantes:

Otros historiadores, afines a cualquier disposición del Régimen de Franco, aplaudieron con entusiasmo la obligatoriedad del doblaje. […] Pero el doblaje obligatorio no significó sólo el regalo del idioma a las películas extranjeras, ni el destrozo artístico que significa suprimir las voces originales de los intérpretes, sino un medio perverso para ampliar las largas garras de la censura.

Aunque el doblaje obligatorio desapareció en 1946, la práctica continuó y recién en la década del setenta se volvieron a ver películas subtituladas en España. En los últimos años la polémica resurgió cuando la Generalitat propuso el subtitulado y doblaje obligatorio en catalán (pueden leer la nota “Al cine, mejor sin política” del diario El País).

Recomiendo leer “El puñetero ceceo” y “El doblaje obligatorio” de Diego Galán.

P.S. Es irónico que en la página web del Boletín Oficial de la República Argentina haya errores ortográficos como este:

Boletin oficial-fue con tilde

¿Ustedes qué opinan sobre el doblaje obligatorio?

Entradas relacionadas

Subtitulación para sordos

La traducción desde un enfoque sociológico

Traductor, editor, corrector.

Libro sobre traductología

Bésame mucho

Por Marina Menéndez

Filematología: ciencia que estudia los besos.

¿Suena extraño, no? La ciencia se ha ocupado de la química del amor y nos ha roto el corazón con el descubrimiento de que las mariposas en el estómago, la sensación de estar en las nubes, los latidos acelerados y todos esos lindos síntomas de estar enamorados  no son más que reacciones de nuestras hormonas y neurotransmisores. Tampoco es muy agradable saber que al besar intercambiamos unos dos millones de bacterias y 40.000 microorganismos en ese saliva-va-saliva-viene.

Etimología y distribución geográfica del beso

Me enteré de la existencia de la filemanía y la filematología gracias a una entrada de Maite Jiménez Pérez en su blog Classic Grand Tour.  Allí nos cuenta de la etimología de philema (beso en griego), osculum, basium y savium (en latín, beso en la mejilla, beso en los labios y beso de lengua respectivamente). El osculum es el beso amistoso, el del saludo entre personas cercanas, y se utiliza en la mayoría de los países europeos y americanos. Basium es el término latino que predominó y del que derivan beso en español, la bise (beso mejilla con mejilla sin contacto) en francés, bacio en italiano y beijo en portugués. En algunos países, se da un beso (como en América Latina); en otros, dos (uno en cada mejilla, como en Francia, en Italia y en España); y en algunos hasta tres o más (como en Bélgica y Rusia).

El beso del Hotel du Ville (1950). R. Doisneau

En Europa los franceses son los más propensos al beso y, como no podía ser de otra manera, la fotografía más famosa de un beso es francesa: “El beso del Hotel Le Ville” fue tomada en 1950 por Robert Doisneau. Irónicamente esta fotografía no fue conocida hasta la década del ochenta, cuando se convirtió en ícono del romanticismo francés. Hace algunos años, un coleccionista suizo pagó US$200.000 por la fotografía. Los franceses también son los que más diferencias tienen en la costumbre de besar según las regiones del país. El asunto es tan importante que hasta se ha realizado una encuesta para determinar cuántos besos es la costumbre en cada región <http://www.combiendebises.com> ¡Aprender las normas sociales del saludo con un beso en Francia es todo un desafío para los extranjeros! Quienes sepan francés, disfrutarán de este video:

Los antropólogos y etnólogos también han investigado el beso como ritual. Besarse implica ingresar en el espacio privado del otro y, algoaun más íntimo, el contacto físico. Por eso, la aceptación social del beso dependerá de las normas culturales de proxemia.

David, el gnomo. Beso esquimal

David, el gnomo. Beso esquimal

Como particularidad cultural, es famoso el beso esquimal, también conocido como beso malayo, que describieron Darwin y Malinowski. El beso con los labios o el frotamiento con la nariz ponen en juego todos los sentidos, especialmente el tacto y el olfato.

¿Saben cuál es la canción en español más cantada y más grabada? Una pista: la han interpretaron más de 140 cantantes y forma parte de la banda sonora de trece películas. ¿Todavía no la descubrieron? Va otra pista: las versiones más famosas en inglés son las de  The Beatles, Elvis Presley y Frank Sinatra. Sí,  “Bésame mucho”, escrita por la mexicana Consuelo Velázquez hace más de setenta años.

Los besos de novela

Recuerdo de memoria un poema de Bécquer que dice “Sólo sé que no se oía/ más que el aliento/ que apresurado escapaba /del labio seco./ Sólo sé que nos volvimos/ los dos a un tiempo/ y nuestros ojos se hallaron/ y sonó un beso”.  Hay besos robados y besos que se piden, como el de Valentín y Molina en El beso de la mujer araña (976), de nuestro Manuel Puig.

Hay besos tiernos, besos apasionados, besos tímidos, besos de película, besos de novela, besos de poesía… ¡Cómo no recordar el capítulo 7 de Rayuela!

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mi como una luna en el agua.

Los besos de la vida

En Pigmalión y Galatea, los besos del rey artista, con la ayuda de Afrodita, dan vida a la estatua de marfil. “La bella durmiente” puede considerarse una recreación del mito de Ovidio, en el que un beso redime de la muerte. Efecto análogo tienen los besos en otros relatos infantiles, como “El príncipe sapo” y “La Bella y la Bestia”.

Pigmalión y Galatea, c. 1890. Jean-Léon Gérôme

Pigmalión y Galatea, c. 1890. Jean-Léon Gérôme

Besos en la pintura. Besos en la escultura
El beso, c. 1000 a.C. Khajuraho, India

El beso, c. 1000 a.C. Khajuraho, India

El primer registro escrito de un beso aparece en textos sánscritos de la India, del 1500 a.C. Del siglo I a.C. data la estatuilla conocida como “El beso”, encontrada en Khajuraho, India. Los templos eróticos de Khajuraho fueron construidos, según algunos antropólogos, para difundir el Kama Sutra y representan la idea de lo sensual -y lo sexual- como camino hacia lo espiritual, como conexión con lo divino.

Y la literatura nos lleva a las artes visuales, a esas imágenes y esculturas de besos que nuestra memoria retiene sin esfuerzo:

Mi preferido…

El beso (1882-1889). Auguste Rodin

El beso (1882-1889). Auguste Rodin

Una belleza dentro de otra belleza: El Beso, de Jean Paul Baptiste Bask, en el lago del Rosedal, Buenos Aires

El beso. J. P. Baptiste Gask

El beso. J. P. Baptiste Gask

De la Antigüedad clásica

Copa del beso. Briseis. Gracia. ca. 480 a.C.

Copa del beso. Briseis. Gracia. ca. 480 a.C.

Del neoclásico

Psique reanimada por el beso de Amor / El Amor de psique /El beso (1787-1793). Antonio Canova

Psique reanimada por el beso de Amor / El Amor de psique /El beso (1787-1793). Antonio Canova

Del romanticismo

Beso. Francisco Hayes

Beso. Francisco Hayes

Del expresionismo

El beso (1897). Edvard Munch

El beso (1897). Edvard Munch

Del cubismo

Beso. Picasso

Beso. Picasso

Del simbolismo

Der Kuss (1907-1908). Gustav Klimt

Der Kuss (1907-1908). Gustav Klimt

Del surrealismo

Los amantes (1928). René Magritte

Los amantes (1928). René Magritte

En Miraflores (Lima, Perú) se encuentra el Parque del Amor y allí, esta apasionada escueltura de Víctor Delfín:

victor-delfin__El beso-Parque del amor-miraflores-Peru

El Beso, Victor Delfín. Parque del Amor, Miraflores, Lima, Perú

Del arte pop

El beso (1964). Roy Lichtenstein

El beso (1964). Roy Lichtenstein

Como decía un conductor de la televisión argentina, hay que besarse más.

Lecturas imperdibles sobre el beso:

Montandon, Alain (2007) El beso. ¿Qué se esconde tras este gesto cotidiano?. Barcelona: Ed. Siruela.

Sandri, Piergiorgio (2008) “La química del beso”, en La Vanguardia, 19 de octubre de 2012.

ISBN en Argentina. Comercio exterior

Retomo el tema del registro de ISBN en Argentina porque me he enterado de una reciente normativa para el comercio exterior del sector editorial.

De acuerdo con lo informado en la página web de SInCA (Sistema de Información Cultural de Argentina)

Desde el 14 abril de 2012 comenzó a funcionar un Registro de ISBN para el comercio exterior del sector editorial, implementado por la Dirección General de Aduanas – Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y la Secretaría de Cultura de la Nación, que comenzarán a exigir la declaración del ISBN, como sufijo de valor y estadística, en todas las transacciones de comercio exterior que se realicen a través de la Partida 49.01.

El objetivo de esta nueva reglamentación sería un mayor control de las importaciones y exportaciones que se realizan en el sector editorial ya que hasta entonces las únicas estadísticas con las que se contaba eran las provenientes de las declaraciones que se hacían en la Aduana en la partida 49.01.

Fuentes de información

Secretaría de Cultura. Presidencia de la Nación. Comunicado: Registro de ISBN para el comercio exterior del sector editorial, 14 de abril de 2012

Vídeo

Se termina el papel

¿Desaparecerá el libro en papel? Este video plantea el tema desde el humor…

 

Algunos textos de opinión sobre el libro en papel en la era digital :

Cassany, D. (2011) Literatura juvenil electrónica: remix, fanfic, post, blogs (presentación en powerpoint).

Chartier, R. (2007) “¿La muerte del libro?“, Revista Co-herencia, vol. 4, N° 7

Eco, U. “Resistirá“, en Página/12, diciembre de 2003

——– “Los reportes acerca de la muerte del libro han sido exagerados“, en El Espectador, 8 de abril de 2012

García Canclini, N. (2007) Lectores, espectadores e internautas. Gedisa.

McLuhan, M. La galaxia Gutenberg.

Melot, M. (2007) “¿Y cómo va la muerte del libro?“, Revista Istor, N° 31

Sarlo, B. (1997) “Del plano a la esfera: libros e hipertextos

Scolari, C. (2009) “Mientras miro las viejas hojas. Una mirada semiótica sobre la muerte del libro

Frases y gestos de los argentinos

Aprender una lengua es aprender a utilizar una lengua en diferentes contextos y situaciones. Desde un enfoque comunicativo, resulta imprescindible desarrollar la competencia sociocultural en la lengua extranjera. La adecuación de ciertas palabras y frases en determinados contextos así como también la interpretación de los gestos son dos factores que deberían tenerse en cuenta.

En dos entradas anteriores he escrito sobre las palabras porteñas, la mayoría provenientes del lunfardo, y sobre palabras típicas y modismos de los argentinos. Hoy les traigo algunos sitios de interés para las clases de español como lengua extranjera en Argentina.

Palabras, dichos y expresiones de los argentinos

¿Dónde buscar material auténtico del lenguaje oral informal? Las comunidades sociales ofrecen algunas opciones:

Si buscamos ejemplos (auténticos) del uso de una palabra o expresión, el sitio Topsy nos mostrará ejemplos tomando como ‘base de datos’ los enlaces que publican los usuarios redes sociales. Busqué «chamullo» y apareció, entre una larga lista, este enlace.

En la versión argentina de Livra (se puede acceder a la página de distintos países), los miembros proponen encuestas (picks) y los demás, claro, responden. El sitio permite la búsqueda de palabras dentro de las encuestas y los resultados están acompañados de ‘picks’ relacionados.

Aquí, por ejemplo, están los dichos más usados por los argentinos, entre ellos, lo barato sale caro, Dios le da pan al que no tiene dientes, salir de Guatemala y caer en Guatepeor, etc..

Aquí las expresiones de Argentina elegidas por los usuarios, entre otras: tener cola de paja, hinchar las pelotas, comer vidrio, etc.

Aquí frases populares que incluyen partes del cuerpo: meter la pata, estar para el or***, tomar el pelo, me costó un huevo y la mitad del otro, quedar mano a mano, etc.

Por otra parte, el Wikcionario es una fuente de información sobre palabras que muchas veces no aparecen en ningún diccionario.

Protocolo de los argentinos

Los gestos y la proxemia son un aspecto importante de la comunicación cara a cara, tienen un significado muchas veces específico de determinada cultura o país y suelen dejar perplejos –cuando no incómodos– a quienes no dominan el idioma en cuestión. Al enseñar una lengua en uso deberíamos incorporar estos elementos culturales en la clase para que el alumno comprenda cuándo, por qué y para qué se utilizan. Además, suele existir una diferencia muy marcada entre lenguas/culturas con respecto a los patrones de gesticulación y proxemia aceptables. Por ejemplo, la proximidad y el contacto físico de los hispanohablantes puede llegar a provocar en los extranjeros cierto escozor al sentir invadido su espacio personal o si sienten que su imagen (face) se ve amenazada. Para este tema, les recomiendo leer los textos de Erving Goffman (para un pantallazo de su teoría, pueden leer esto y esto).

En esta página sobre etiqueta y protocolo, podemos leer y escuchar cómo ven ‘los de afuera’ las costumbres, gestos y comportamientos de los argentinos. Algunos fragmentos:

Los argentinos son personas muy educadas y es costumbre saludar siempre que entre o salga de un sitio, sobre todo en recintos cerrados.

Si, cuando habla con un argentino, se mete de forma moderada con usted, con su forma de vestir o algún tema parecido, no se ofenda. Es su particular sentido del humor. Para ellos estas pequeñas bromas son muy habituales. No se enfade por ello.

Los argentinos son muy cercanos, y por eso un abrazo, una palmada en la espalda e incluso un beso en la mejilla es considerado para ellos una muestra de afecto. No muestre disgusto ante un gesto cordial como este, aunque no comparta esta forma de expresión.

Una curiosa costumbre de los argentinos es decir piropos (piropear). Son famosos por sus llamativos y curiosos piropos. Si usted es una mujer, no debe sorprenderle que algún hombre que pasa por la calle le diga alguna cosa. No debe tomárselo mal, aunque esta actitud no sea del todo de su agrado.

Gestos

En su blog, Jennifer Albright, una tejana en Buenos Aires, nos cuenta (fotos incluidas) sus impresiones sobre el particular modo de gesticular que tenemos los argentinos. ¡Muy interesante!

Imagen tomada de Rude Hand Gestures of the World, de Romana LeFevre. Fotografía deDaniel Castro

Imagen tomada de Rude Hand Gestures of the World, de Romana LeFevre. Fotografía de Daniel Castro

Algunos gestos que son difíciles de decodificar para los extranjeros:

  • El «qué sé yo» o «ni idea» … acompaña ese típico gesto nuestro de deslizar el dorso de la mano por el mentón y hacia adelante para expresar que uno no sabe nada sobre lo que nos han preguntado. En otras culturas, como la italiana, puede interpretarse como obsceno (en este enlace pueden leer, en inglés, la controversia que se desató por la fotografía de un juez haciendo este gesto). En Francia, este gesto tiene un sentido sexual y se lo conoce como “la barba”.
  • Rascar el aire con el brazo extendido hacia adelante para llamar a alguien.
  • Habría que agregar el “Má, sí, andá” doblando el codo derecho hacia atrás. Este gesto grosero y se utiliza para terminar una discusión en la que no se ha llegado a un acuerdo.

Má sí, andá

La imagen pertenece al libro Sin palabras. Gestiario argentino (2008), de Guido Indij, que también tiene una edición bilingüe.

Recomiendo la lectura de “Aproximación al mundo de los gestos desde una perspectiva cultural” de Elena Jiménez García, que se puede descargar en este enlace.

ISBN en Argentina

Por Marina N. Menéndez

Los libros tienen una doble naturaleza: son objetos simbólicos y también productos de consumo. Y, como cualquier producto, se rigen por la lógica del mercado (bien lo saben las editoriales), al menos desde el siglo XVII cuando, antes aún de la formación de los Estados, se constituye el mercado editorial. Como las latas de tomate, la mayoría de los libros tienen un código de barras que es la marca de su incorporación en el circuito comercial.  El código de barras, que puede ser leído por sistemas electrónicos (como en las latas de tomate) y el  ISBN (Número Internacional Normalizado para Identificación de Libros, por sus siglas en inglés) identifican a un libro, ya sea impreso o digital, como producto comercial.

¿Para qué sirve el ISBN?

La identificación de los libros con ISBN la utilizan editores, libreros, distribuidores, bibliotecarios y  minoristas de Internet para catalogar, realizar pedidos, registros de ventas y de control de existencias. Aunque las normas de citación bibliográfica no exigen indicar el ISBN, es cada vez más frecuente incluirlo en las referencias bibliográficas. Si uno conoce el ISBN de un libro es muy fácil encontrarlo en Google Books o en los catálogos online de las librerías y acceder a toda la información sobre la obra.

¿El ISBN es solo para los libros impresos?

No. El registro de ISBN se aplica a libros de publicación impresa o digital, es decir, es independiente del soporte de la obra. Los libros digitales y especialmente los artículos científicos y académicos publicados en Internet, pueden tener además del ISBN un identificador DOI (Identificador Digital de Objetos). El DOI es un código alfanumérico que sirve también para buscar una publicación en Internet aun cuando el documento haya cambiado de ubicación en la red, es decir, funciona como un identificador permanente en los buscadores. Para más información detallada sobre el DOI, leer este artículo de María Luisa Álvarez.

¿Tener ISBN protege los derechos de autor y los derechos de propiedad intelectual?

No. El trámite de propiedad intelectual es independiente de la solicitud de ISBN. La propiedad intelectual es «el conjunto de derechos de autor, personales (morales) y patrimoniales (económicos) que corresponden a los autores sobre las obras de su creación» (fuente: http://bc.uns.edu.ar/propiedad-intelectual-y-derecho-de-autor/66).La propiedad intelectual está regulada en Argentina por la Ley N.° 11723, de 1933 y por la Ley N.° 25036, de 1998, que modifica los artículos 1°, 4°, 9° y 57 e incorpora el artículo 55 bis a la Ley N° 11.723 (las modificaciones atañen a la propiedad sobre software). En una próxima entrada, escribiré sobre los derechos de propiedad intelectual.

¿Qué formato tiene el ISBN?

Desde el 2007 el ISBN consta de trece dígitos divididos en cinco bloques que codifican la información de la obra de la siguiente manera: los tres primeros dígitos (978) identifican al producto como libro, el segundo bloque –que contiene entre uno y cinco dígitos– identifica el grupo nacional, geográfico o lingüístico (950  o 987 para Argentina), el tercer bloque –que puede ser de hasta siete dígitos– identifican al editor o sello editorial, el cuarto bloque identifica –que puede tener hasta seis dígitos– corresponde a la edición y formato de un título específico  y el último bloque –de un dígito–  es de control. Cada bloque está generalmente separado por guiones. El código ISBN también puede representarse como un código de barras GS1 (antes denominado EAN-13). Cuando se realiza el trámite de ISBN se puede solicitar en el mismo formulario el código de barra correspondiente. Al final de esta entrada encontrarán los datos para solicitar códigos de barra en Argentina. Hay que tener en cuenta que el ISBN y el GS1 son dos sistemas de codificación complementarios pero diferentes.

Aclaración: en el caso de editoriales universitarias, como Edulp, se asigna un solo prefijo editorial para la editorial de la universidad y las editoriales de todas las unidades académicas.

Menendez_Cómo-leer-el-ISBN

¿Dónde encuentro el ISBN de un libro?

Por Norma ISO 1086 en los libros impresos el ISBN aparece al dorso de la portada, en la página legal, también denominada página de créditos, y al pie de la contratapa.

¿Es obligatorio tener ISBN?

El sistema internacional ISBN no impone ninguna obligación legal de tener un ISBN. Sin embargo, en Argentina la Ley N.° 22399 establece: «Todo libro editado en la República Argentina deberá llevar impreso el número del Sistema Internacional Normalizado para Libros (ISBN – Internacional Standard Book Number)». Por tanto, en Argentina el ISBN es obligatorio.

¿Dónde se solicita el ISBN?

El código ISBN se obtiene en las agencias regionales.  En Argentina, la Cámara Argentina del Libro es la encargada de realizar los trámites de catalogación y registro de ISBN de libros de edición argentina. El ISBN es de validez universal, para cualquier formato y soporte, y se otorga independientemente de si las publicaciones y productos relacionados están disponibles gratuitamente o a la venta.

¿Quién puede tramitar el ISBN?

Las editoriales socias de la Cámara Argentina del Libro (son aquellas que abonan una cuota mensual).

Las editoriales, instituciones, empresas, asociaciones, ONGs, Organismos Oficiales, etc. no socias de esta Cámara que editen la obra.

Autores particulares. Se considerará edición de autor-editor a aquella publicación única en la que el mismo autor sea el editor de la obra y no utilice un nombre como sello editorial. Si el autor ha publicado o publicará más de una obra, deberá registrarse como editor.

A través de un tercero con la debida autorización.

¿Qué datos se necesitan para solicitar el ISBN?

Si el registro lo realiza un autor/editor, se debe completar un formulario que incluye la siguiente información (en negrita los datos obligatorios): datos personales del responsable de la solicitud, título de la obra, autor o editorial, formato de publicación (físico o electrónico), soporte (libro, part-work, fascículo, mapa, agenda), público (general, educación para adultos, escuela primaria y secundaria, enseñanza de inglés como segunda lengua, infantil/juvenil, juvenil, profesional y académico, universidad/ educación superior), idioma, tipo de obra (original o traducción), número de edición, tirada, canal de venta, precio, temática, palabras clave, resumen de no más de 1200 caracteres y características físicas de la obra.

Otros datos que se solicitan cuando quien realiza el trámite es un sello editorial son: clasificación decimal de Dewey (CDD), traductor y coeditores.

¿Hay que pagar para obtener el ISBN?

En Argentina, sí. En otros países, como Canadá, es gratis.

Además de los libros, ¿qué otros productos se identifican con ISBN?

Los apartados concretos (por ejemplo, los capítulos) de las publicaciones monográficas si estos van a ser distribuidos por separado, a los números o artículos de publicaciones seriadas que se pongan a disposición del público por separado también pueden tener su propio ISBN. Otros productos que se identifican con ISBN son: audiolibros, copias digitalizadas de libros impresos, folletos, mapas, publicaciones en braille, publicaciones electrónicas, publicaciones en microforma, publicaciones multimediales, software educativo o informativo y películas educativas o instructivas, vídeos y transparencias, indicando el nivel y materia de la instrucción.

Otros productos culturales son identificados con diversos sistemas de codificación; entre otros, están el ISSN (International Standard Serial Number) se utiliza para publicaciones seriadas (boletines, periódicos, revistas, series de monografías, etc.); el ISRC (International Standard Recording Code), para grabaciones de audio y de video; el ISMN (International Standard Music Number), para obras musicales impresas.

Fuentes de información

Para otras preguntas frecuentes sobre el ISBN, vean esta página de la Cámara Argentina del Libro o esta página de la Agencia Internacional de ISBN.

Ley de Propiedad Intelectual N.° 11723: descargar en pdf

Dirección Nacional de derechos de Autor, Argentina. Legislación.

Registro de propiedad intelectual en Argentina.

Sobre el DOI: Malo de Molina, Teresa. Sistemas para la interconexión e integración de recursos. Documento en pdf.

Datos útiles

RILVI (Repertorio Integrado de Libros en Venta en Iberoamérica)

Base de datos de libros editados en España: consulta aquí.

Centro Nacional Argentino de ISSN.

Centro Internacional de ISSN.

Agencia Internacional de ISMN.

Agencia Argentina del ISMN.

Agencia Argentina ISBN. Cámara Argentina del Libro.

Av. Belgrano 1580, 4° Piso. C1093AAQ Buenos Aires, Argentina.
Tel: (54 11)4381-8383.
Fax: (54 11)4381-9253.
Horario de atención: Lunes a viernes de 13 a 17 h.
E-mail: registrolibros@editores.org.ar
Web: www.editores.org.ar /  www.isbnargentina.org.ar

GS1 Argentina

Fraga 1326. C1084ABE Buenos Aires. Argentina

Tel: ( 54 11) 4556 4700
Fax: (54 11) 4556 4740

Web: http://www.gs1.org.ar
Email: info@gs1.org.ar

Pueden descargar esta entrada en pdf haciendo click aquí.

Libro sobre traductología

El libro La traductología: Miradas para comprender su complejidad (2012) aborda temas ineludibles para los estudios sobre traducción: el concepto de traducción, el surgimiento de la Traductología, la relación entre la lingüísitica y la traducción, la unidad de traducción, el concepto de equivalencia, el problema del sentido en la lexicografía y la relación entre traducción y cultura. Esta obra es el producto de las investigaciones desarrolladas en el marco del proyecto “Estudio crítico de modelos y enfoques traductológicos originados en la segunda mitad del siglo XX” (2006-2009), del Área de Investigación en Traductología de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de La Plata (Argentina).

Tapa del libroComo señala la Dra. Beatriz Cagnolati, directora del proyecto, la Traductología es de impronta multi e interdisciplinaria, puesto que, por un lado se nutre de los más diversos enfoques lingüísticos, textuales, discursivos, comunicativos, semióticos, pragmáticos, cognitivos, culturales, y por el otro, ha ido construyendo un discurso mediante la resignificación de conceptos provenientes de los enfoques señalados y la creación de otros. Cada uno de los capítulos del libro da cuenta de este enfoque multidisciplinario proponiendo diversas miradas para comprender la complejidad de la teoría y la práctica de la traducción.

El capítulo “El concepto de equivalencia” ha sido elaborado por quien les escribe en este blog. Agradezco especialmente a la Dra. Beatriz Cagnolati, directora del proyecto, a la Dra. Ana María Gentile, codirectora, a la Dra. María Laura Espoturno y la Dra. Sonia Sánchez, que realizaron las evaluaciones del texto, y a la Mag. María Luisa Fernández, que me guió y alentó durante cuatro años en mi investigación sobre problemas de escritura de textos académicos y que me animó a participar del proyecto de investigación en traductología.

Aquí les dejo el índice:

Presentación, Beatriz Cagnolati

Primera Parte
Introducción a los conceptos de traducción y de traductología

Capítulo I: ¿Cómo definimos el concepto de traducción?, Jovanka Vukovic

Capítulo II: Traductología: hacia el nacimiento de una “nueva” disciplina, Beatriz Cagnolati

Segunda Parte
De la palabra al discurso – del discurso a la palabra
Capítulo III: Aproximaciones a la traducción desde una perspectiva lingüística, María Luisa Fernández
Capítulo IV: Unidad de traducción, Nelba Lema
Capítulo V: El concepto de equivalencia, Marina Menéndez
Capítulo VI: Significado, sentido y designación, Ana María Gentile
Capítulo VII: Traducción y cultura, Amalia Forte Mármol

El libro se puede adquirir en la ciudad de La Plata en la Biblioteca de la FaHCE. También está disponible la versión digital.

Modismos argentinos

Modismos argentinos, por Marina Menéndez

En la página de la Academia Argentina de Letras existe una sección – Registro del habla de los argentinos dedicada a los términos y expresiones propios de Argentina o aquellos que en este país tienen un sentido diferente.

Hacer el aguante, estar al horno, histeriquear y fernet son algunos ejemplos.


Hacer el aguante
: apoyar, acompañar, alentar a alguien, también esperar. Ej Quedate tranqui, yo te hago el aguante.

Estar al horno/en el horno: estar en una situación complicada como consecuencia de algo que hemos hecho (alguna macana). Ej Juan está al horno, la mujer lo encontró con otra

Histeriquear
: que sí, que no, que no sé… ¿No quedó claro? Lean este post de un extranjero en Argentina. (Vale recordar que la palabra histeria deriva de histero=útero, ergo: condición femenina en la que se producen alteraciones del ánimo debido a alteraciones hormonales bla bla bla…)

Fernet (con coca): “Bebida alcohólica amarga de propiedades digestivas, que se obtiene de la maceración de hierbas y raíces aromáticas”, ésta es la definición que una empresa cordobesa que fabrica la bebida intenta incorporar en el diccionario. ¡Ojo! El fernet tiene más de 40% de graduación alcohólica y se toma en proporción 1/4 aproximadamente con esa bebida gaseosa color oscuro, adictiva y muuuuy conocida. Mas información aquí.

Una palabra que no aparece en la lista es puto, que en Argentina es un término aplicado al hombre homosexual. En otros países de Latinoamérica, la misma palabra tiene un significado muy distinto. Una amiga de Venezuela le decía una vez a un compañero de estudios de Argentina: “Tú sí que eres puto”; el muchacho en cuestión negaba rotundamente tal afirmación sin saber que le querían decir que era un mujeriego.

En la página de la Universidad de León podemos encontrar enlaces a varios glosarios, diccionarios, etc. sobre terminología ripoplatense. Entre ellos, el DICCIONARIO DE EXPRESIONES ARGENTINAS para mexicanos me resultó muy interesante. Algunas palabras que en Argentina tienen una connotación sexual (cachucha, cajeta, puto..), en México hacen referencia a objetos cotidianos.

José Luis Moure -Profesor en Letras y Doctor en Filosofía y Letras de la UBA donde ejerce como docente, nos cuenta en la nota ORIGENES DE LOS ARGENTINISMOS. Glosario básico del criollo bien hablado que

Si le pedimos a alguien que nos mencione algunos argentinismos, es muy probable que nos responda con una lista de lunfardismos. Difícilmente sepa que almacén, birome, bolillero, egreso, hondera, hornalla o petiso también lo son, o que el adverbio difícilmente no figura en el Diccionario de la Real Academia con el significado con que acabamos de usarlo.

Muchas palabras del Cono Sur derivan de lenguas aborígenes:

los quichuismos yapa, ñaupa, tambo, quincho, ojota, vincha, choclo, charque, locro, achuras, mate, pucho, china, guacho, chucho, guarango, pampa, opa, payada; los araucanismos malón, boldo, curanto, huinca, laucha, colihue, o los guaranismos maraca, jaguar, ñandú, piraña, yacaré, carancho, chimango, ombú, tapera.

Y están aquellas que llevan la impronta argenta, a los que Moura denomina ‘criptoargentinismos’:

soda, bibliorato, lapicera, cinta aisladora, lavandina, calefón, edilicio, revisación (médica), concesionaria, ahorrista, paragolpes, elastizado, tomacorriente, largavist

Hace poco me visitó un amigo de Colombia quien me miró extrañado cuando le dije: “Los repasadores están en lavandina“. Fue ahí que descubrí que la misma lengua nos une y nos separa, aún en Latinoamérica.

Si de argentinismos se trata, no podemos obviar la mención de la expresión diego para referirse tanto a la coima (el 10%) como a un billete de 10 pesos. ¿Es necesario explicar la conexión entre el Diego y el 10?

Otra palabra lamentablemente muy popular es ñoqui, utilizada para denominar a aquellos ‘empleados’ estatales que cobran sueldo sin ir a trabajar y cuyo origen está en la costumbre de poner dinero debajo el plato de ñoquis (gnochi) cada día 29 del mes.

En una nota escribí sobre el “lunfardo villero”, que -como el lunfardo del “rock chabón” (el último álbum de Sumo se llamó “After chabón”, una mezcla de inglés y lunfardo que parece reflejar la mezcla de sangre italiana y escocesa de Luca Prodan) en décadas pasadas- constituye una marca identitaria rioplatense. Lunfardo y rock… da para otra nota.

Chabón:Tío, tipo, chaval; según el Diccionario argentino-español de Miyara. Otra definición:

Chabón (Muchacho)’ o ‘joven’. Variantes: chavón, chambón; como la palabra chavo usada en México, Honduras, Nicaragua y otras zonas de la Cuenca del Caribe, la palabra lunfarda chabón deriva del caló chavó (muchachuelo) y por esto tiene el mismo origen que la de la germanía española actualmente muy común: «chaval». En lunfardo chabón, y sus variantes, es un modo displicente o familiar de referirse a alguien (chabón equivale a ‘tipo’ o al español ‘tío’) llegando a tener el significado de alguien estúpido como en la letra del tango que dice: «todo lo has conseguido pagando como un…chavón».

En Córdoba (Argentina) chambón, siendo en este caso atribuida la voz mapuche para designar al charabón o pichón de ñandú. Significa generalmente ‘sujeto inepto o de poco fiar’. En Uruguay y en Buenos Aires también se encuentra esta acepción, siendo muy común en letras de tango y en el habla cotidiana de personas mayores.

tomada de esta página, en la que van a encontrar también las definiciones de atorrante, bancar, chanta, curro, gil, guita, mango y mina.

El español rioplatense incluye, además, muchas expresiones provenientes del lunfardo, que -al igual que el verlan del francés- se caracteriza por invertir el orden de las sílabas. Así, “troesma” (maes-tro) es un apelativo de confianza de uso generalizado, especialmente entre los hombres, que se utiliza para llamar la atención de una persona. “Troesma” ha perdido su conexión con ‘docente’ o persona a la que uno admira por sus conocimiento y solo se utiliza como vocativo.

 

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: