Reflexiones, notas y recursos sobre el idioma español. Análisis del discurso. Corrección. Edición. Etimología. Lectura y escritura. Lingüística. Lunfardo. Neologismos. Publicación digital. Spanglish. Traducción. Variedades de español.

Decir “che” es una marca inconfundible de argentinidad. La asiduidad con que la utilizaba Ernesto Guevara la convirtió en el apodo con el que hoy se lo conoce en todo el mundo. “Che” es una de las muchas palabras tomadas de las lenguas autóctonas que han enriquecido el idioma del conquistador incorporando parte de la cosmovisión de los pueblos originarios. Según la versión más difundida, la palabra “che” nos llega de la lengua de los mapuches, pueblo indígena cuya denominación significa “gente de la tierra” (mapa=tierra y che=gente/persona). Paradójicamente, es por el derecho a su ‘tierra’ que este pueblo ha luchado durante siglos, convirtiéndose en “la gente sin tierra”. Hace poco tiempo, un conductor televisivo de Argentina, que ha recaudado millones jibarizando a su audiencia, habría comprado tierras donde habitan familias mapuches.
“¡Che, qué vergüenza!”. No decimos “che” a cualquiera, sólo a aquellos con los que tenemos mucha confianza, especialmente los amigos, y generalmente lo acompañamos del nombre de la persona a quien nos dirijimos: “Che Alan, me das una mano”, “¿Qué contás, che?”. El uso del “che” como apelativo de confianza es asimilable a la marcada predilección por los vocativos cariñosos (“terms of endearment” como se llaman en inglés) que caracteriza a nuestro idioma. En muchas situaciones de nuestra vida social nos dirijimos al otro -con mayor frecuencia, una mujer- con expresiones que en las culturas de otros idiomas serían interpretadas como inapropiadas y hasta intolerablemente insolentes en el diálogo entre personas que no tienen una relación cercana: corazón, reina, cielo, gordita, mi vida, tesoro, chiquita, dulce, etc.
Como sucede con estos vocativos cariñosos, la elección del “che” para dirigirse a otra persona está supeditada a sutiles – y generalmente inconscientes- criterios de adecuación definidos principalmente por los roles de los participantes en la conversación. En Argentina, el “che” va siempre acompañado del voseo.

Anuncios

Comentarios en: "Sentido de la expresión “che” en Argentina" (1)

  1. Edgardo Mosco dijo:

    Hola, Marina: cosas de antaño, un señor serio le dice a otro —puede ser un igual o un subordinado, no lo imagino de abajo para arriba—: «Vea, che, mañana véngase a casa y le muestro mi colección de mates». Otro, ejemplo: «Che, Domínguez, mañana se me viene con corbata,¿estamos?». Como siempre, agradezco poder intervenir.

¡Tu opinión me interesa!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: