Reflexiones, notas y recursos sobre el idioma español. Análisis del discurso. Corrección. Edición. Etimología. Lectura y escritura. Lingüística. Lunfardo. Neologismos. Publicación digital. Spanglish. Traducción. Variedades de español.

Entradas etiquetadas como ‘normativa’

Citación de bibliografía III

Por Marina Menéndez

Las normas de estilo para las citas textuales ya ha sido tema de este blog en esta entrada. Las referencias bibliográficas son la información sobre los textos y autores a los que remiten las citas. Hay tres sistemas principales para la elaboración de referencias bibliográficas: el anglosajón (también conocido como sistema Harvard-APA), el latino y la norma internacional ISO 690 y su equivalente UNE 50-104-94.Como siempre, utilizar una u otra norma es una cuestión de estilo; lo importante es normativizar todas las referencias de acuerdo con un mismo criterio.

Y aquí Google Académico nos facilita la tarea. Cuando buscamos un texto, veremos debajo del extracto la opción citar:

Google_Academico

Hacemos click en Citar y veremos un cuadro con la referencia bibliográfica de ese texto en tres sistemas:el APA, el ISO 690 y el MLA:

Citas_Google_Academico

Pueden consultar una guía para la elaboración de referencias bibliográficas aquí

Entradas relacionadas:

Citas textuales y derechos de autor I

Citas textuales y derechos de autor II

Corrección de textos

Corrección de textos académicos

Libro de estilo y algo más

Puntuación y llamadas de nota ¿antes o después?

Signos de puntuación en diálogos

Descargar esta entrada en pdf

Anuncios

Puntuación y llamadas de nota: ¿antes o después?

Por Marina Menéndez

Las llamadas son los números en voladita que se colocan para referir a una nota al pie o nota al final. Existen dos criterios básicos para la ubicación de las llamadas en combinación con los signos de puntuación. El sistema francés prescribe colocar las llamadas de nota antes de los signos de puntuación (coma, punto y coma, y dos puntos), pero después de los puntos suspensivos. El sistema anglosajón prescribe colocarlas después. Ambos sistemas son aceptados por la Ortografía de la lengua española (2010). Elegir uno u otro es una cuestión de estilo editorial; lo importante es normalizar todas las llamadas para que sigan el mismo estilo.

Así, por ejemplo, el Libro de estilo interinstitucional de la Unión Europea establece que las llamadas de nota irán antes del eventual signo de puntuación. Es decir, prefiere el sistema francés.

llamadas de nota2

Por su parte, Martínez de Sousa¹ sostiene que se debe colocar la llamada fuera de los signos de puntuación ya que las llamadas son elementos extratextuales.

Llamada de nota

1. Martínez de Sousa, J. (2007) “Una visión de la ortotipografía”, en Donde dice… N.° 6, enero-marzo de 2007, pp.4-6. Disponible en línea en <http://www.fundeu.es/revistas>

Las llamadas de nota con las citas

Muchas veces, las llamadas de nota se utilizan para indicar la fuente bibliográfica de una cita. Aquí debe decidirse si el número volado de la llamada se colocará antes o después de las comillas que cierran la cita. El apartado 3 del artículo sobre las comillas en el Diccionario panhispánico de dudas explica:

b) El texto que va dentro de las comillas tiene una puntuación independiente y lleva sus propios signos ortográficos. Por eso, si el enunciado entre comillas es interrogativo o exclamativo, los signos de interrogación y exclamación se escriben dentro de las comillas:

Le preguntó al conserje: «¿Dónde están los baños, por favor?».

«¡Qué ganas tengo de que lleguen las vacaciones!», exclamó.

De esta regla debe excluirse el punto, que se escribirá detrás de las comillas de cierre cuando el texto entrecomillado ocupe la parte final de un enunciado o de un texto ( c).

c) Cuando lo que va entrecomillado constituye el final de un enunciado o de un texto, debe colocarse punto detrás de las comillas de cierre, incluso si delante de las comillas va un signo de cierre de interrogación o de exclamación, o puntos suspensivos:

«No está el horno para bollos». Con estas palabras zanjó la discusión y se marchó.

«¿Dónde te crees que vas?». Esa pregunta lo detuvo en seco.

«Si pudiera decirle lo que pienso realmente…». A Pedro no le resultaba fácil hablar con sinceridad.

En el caso de que deba colocarse una llamada de nota que afecte a todo el texto entrecomillado, esta debe colocarse entre las comillas de cierre y el punto:

Rafael Lapesa señalaba que «es muy discutido el posible influjo de las lenguas indígenas en la pronunciación del español de América»1.

1 Historia de la lengua española, p. 545.

Si la nota solo hace referencia a la última palabra del texto entrecomillado, la llamada debe colocarse delante de las comillas de cierre:

Rodolfo Lenz llegó a afirmar que el habla vulgar de Chile era «principalmente español con sonidos araucanos1».

1 El araucano o mapuche es la lengua que hablaban los naturales de la antigua región de Arauco, en la zona central de Chile.

Vamos por partes. En español, el punto que termina una cita se coloca después de las comillas de cierre. Colocar el punto antes de las comillas es un anglicismo ortotipográfico. Punto.

pero el amor

Pero si se trata de una cita híbrida (es decir, la cita está incluida en una oración), la llamada se coloca entre las comillas, que cierran la cita, y el punto, que cierra la oración. Por ejemplo:

el amor esa palabra

Para evitar esta confusión en las referencias bibliográficas de las citas, se recomienda utilizar el sistema Harvard de citación: después de la cita se coloca, entre paréntesis, el apellido del autor año de publicación de la obra página. Por ejemplo:

«Es vieja costumbre, en español, cerrar con paréntesis de cierre las letras o cifras con que se distingue cada uno de los apartados de un párrafo: 1), 2), 3), o bien a), b), c). Es anglicismo ortotipográfico escribirlos con los dos paréntesis: (1), (2), (3), o bien (a), (b), (c)» (Martínez de Sousa, 2007: 5).

Entradas relacionadas

Citas textuales y derechos de autor I

Libro de estilo y algo más

Signos de puntuación en diálogos

Cuestón de peso

Libro de estilo y algo más

Estimados correctores, traductores, lingüistas:

Si buscan un manual de estilo, les recomiendo el Libro de estilo interinstitucional de la Oficina de Publicaciones de la Unión Europea. Entre los contendios encontramos las convenciones de la lengua española:

Símbolos
Años, días, semanas internacionales

.

 

escribir con precisión

Otras publicaciones útiles, que se pueden descargar gratis, son:

Cómo escribir con claridad (2010), un folleto didáctico y ágil con consejos para redactar con precisión y sin ambigüedades.

Guía de redacción y presentación (2010)

Manual de revisión (2010) contiene principios y procedimientos para revisar traducciones.

Problemas y dudas de traducción (2010)

Traducción e interpretación. Las lenguas en acción (2010)

 

Y no podemos olvidarnos de las últimas novedades de la Ortografía de la lengua española.

 

Entradas relacionadas:

Corrección de textos

Corrección de textos académicos

Traductor, corrector y editor

Signos de puntuación en diálogos

 

 

 

Preposiciones

Por Marina Menéndez

El régimen preposicional de una lengua suele ser uno de los aspectos más proclives a errores e interferencias de otros idiomas. El uso correcto de las preposiciones a veces es arbitrario pero en muchos otros casos responde a la semántica de la lengua. Traductores y correctores, aquí van algunos ejemplos.

¿Es correcto el uso de las preposiciones en las siguientes frases?

1. Estuve en París y Roma.
2. Esta banqueta sirve para dormir y para tomar sol.
3. Se sentó en la puerta de la iglesia.
4. Durmió bajo la sombra de las ramas.
5. Le recetó un jarabe para la tos.

6. Esta nota estuvo bajo mis ojos.
7. Bajo ciertas condiciones.

Veamos:

1. y 2. Cuando hay dos elementos coordinados que refieren a entidades independientes, debemos repetir la preposición. Si los elementos coordinados son tres, se sugiere repetir la preposición. Si son más de tres, conviene no repetirla ya que perjudicaría la fluidez de la prosa. Si alguno de los sustantivos lleva un complemento que no afecta al otro elemento, no debe suprimirse la preposición; sería ridículo, por ejemplo, decir que “hablamos con niños y hombres ancianos”. Por eso, la segunda oración de nuestros ejemplos es correcta.

3. No nos sentamos en la puerta o en la mesa sino a la puerta o a la mesa. Excepto, claro, que decidiéramos tomar una puerta o una mesa como asiento.

4. Es correcta. Recordemos que encima y debajo son preposiciones relativas (debajo de la mesa, encima del escritorio) mientras que abajo y arriba son absolutas, es decir, no llevan complemento (“está abajo”, pero no “*está abajo de la mesa”).

5. ¿Alguien está interesado en tomar un jarabe para la tos? Yo prefiero los medicamentos contra síntomas desagradables.

Pulmosan para la tos

6 y 7. Calcar las preposiciones del inglés es un anglicismo sintáctico: en español, las cosas no están *bajo nuestros ojos sino ante nuestros ojos. En inglés, las condiciones y las circunstancias aplastan a las personas (under certain conditions, under certain circumstances) pero los hablantes de español somos menos pesimistas en ciertas circunstancias y con ciertas condiciones.

Otros errores frecuentes en el uso de preposiciones:

  • Las personas trabajamos de profesores, de médicos, de pintores pero no trabajamos *como profesores, *como médicos, *como pintores.
  • Guardamos nuestros archivos con un (nuevo) nombre pero no *bajo un (nuevo) nombre (under a new name).
  • En español, la construcción “en relación a” es un calco del inglés in relation to. Las formas correctas son “con relación a” o “en relación con“.
  • El uso de sustantivo + “a” + infinitivo es un calco del francés (y también del inglés): *libros a leer, *obras a construir, *asuntos a hablar. Lo correcto es libros para/ por/ que leer, obras para/ por/ que construir, asuntos para /por /que tratar, o libros que hay que leer, obras que hay que construir, asuntos que se tratarán. Sin embargo, hay casos en los que las construcciones con a son admitidas: cuando el sustantivo es abstracto y el verbo es transitivo, por ejemplo “cantidad a pagar”, “problemas a resolver”, “aspectos a considerar”, etc.
  • De acuerdo a es incorrecto cuando va seguido del nombre de una persona (en este caso, lo correcto es de acuerdo con fulano) pero está admitido para los demás usos, por ejemplo “De acuerdo con la nueva normativa…).

Estos son solo algunos ejemplos, quedan invitados a agregar más en los comentarios.

Fuentes de consulta:

Diccionario panhispánico de dudas

García Negroni, M.M. (2010) Escribir en español. Claves para una corrección de estilo. Buenos Aires: Santiago Arcos.

Real Academia Española (2010) Nueva gramática de la lengua española. Buenos Aires: Espasa.

Cuestión de peso

¿100 $? ¿$ 100? ¿$100?  ¿$ 100? ¿100 €? ¿€ 100?

¿Delante o detrás de la cifra? ¿Va espacio entre el símbolo y la cifra?

La escritura de las unidades monetarias, sus símbolos y códigos está normalizada por la ISO 4217:2008.

El código de cada divisa está formado por tres letras, denominados símbolos trilíteros; las dos primeras corresponden generalmente al código del nombre del país y la tercera, a la letra inicial de la moneda. Por ejemplo:

GBP, el código de la libra esterlina, está formado por GB (código de Great Britain, Gran Bretaña en inglés) y P (inicial de pound, libra en inglés).

JPY, el código del yen, está formado por JP (código de Japón) y Y (inicial de yen).

¿Y los pesos argentinos?

Desde 1992, año en que a través del Decreto N.° 2128 y de la Ley de convertibilidad se creó el peso, el código del peso argentino es ARS.

El código de la divisa se puede escribir antes o después de la cifra y siempre  separado de esta por un espacio: 100 ARS, 100 EUR, 100 JPY.

Los símbolos de algunas monedas son signos ($, €, £, ¥, etc.). Otras unidades monetarias tienen símbolos constituidos por letras, por ejemplo kr (corona noruega) o CHF (franco suizo); en estos casos debemos recordar que no se coloca punto después de un símbolo. Esto no quita que haya símbolos que incluyen punto, como el B/. (balboa) y el  S/. (nuevo sol).

Los símbolos de unidades monetarias también se escriben pospuestos y separados de la cifra por un espacio: 100 $. Sin embargo, en América el uso común es colocarlos delante y sin espacio: $100. Lo incorrecto es usar la norma española omitiendo el espacio (* 100$) o la forma americana colocando espacio (* $ 100).
 Fuente: Nueva Ortografía de la Lengua Española, 2010, página 591

simbolos monetarios

Curiosidades…

El símbolo del dinero es el $ (aunque escribiendo esta entrada descubrí que existe un símbolo genérico), que representa tanto al peso como al dólar. ¿Cuál es el origen del símbolo peso/dólar? Hay varias teorías. Una versión, adoptada por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, sostiene que deriva de la inscripción «P’s», una abreviatura de la palabra peso o piastre (moneda española que equivalía a ocho reales), que pasó a escribirse con la ´s´ superpuesta a la P hasta convertirse en el actual $.  Otra versión dice que el símbolo $ es una estilización de  las columnas de Hércules envueltas en una cinta (que forma una suerte de S) con la leyenda Plus Ultra, imagen que Carlos I de España (1500-1558) adoptó para el escudo español y que se imprimió en las monedas de ocho reales. De ahí que el símbolo $ llevara dos rayas verticales.

símbolo-peso-dólar

Escribir en internet

Fundéu BBVA, Mario Tascón (dir.), 2012, Escribir para internet, Guía para los nuevos medios y las redes sociales, Madrid, Galaxia Gutenberg.

Escribir en internet. Guía para los nuevos medios y las redes sociales, elaborado por Fundéu BBVA y editado por Galaxia Gutenberg, se presenta como “el primer manual práctico de uso del español en los medios digitales y los soportes electrónicos”.

Dirigida por el periodista Mario Tascón, la obra “recoge recomendaciones y estudios de más de cuarenta expertos sobre cortesía en la red, correspondencia electrónica, reputación online, español global, escritura colectiva, redacción para blogs, mensajería instantánea, gestión de comentarios, redes sociales, emoticonos, accesibilidad… y todo lo que hoy resulta necesario para trabajar con corrección en la Red” (Fuente RAE).

Se abordan temas tanto del uso cotidiano, tales como las nuevas formas de leer en medios digitales (aquí encontraremos interesante información sobre los estudios de eyetracking que investigan el recorrido del ojo por la pantalla y así detectan zonas que concentran la atención), la redacción de correos electrónicos, la escritura en redes sociales, los neologismos, la verificación de la información que se distribuye y la escritura colaborativa; como del uso profesional, entre ellos la usabilidad, la accesibilidad, el hipertexto,  los microformatos, la maquetación, los criterios de la escritura digital y los aspectos legales.

Según indican desde la Fundéu, algunos artículos del libro ya se han publicado en el Manual de estilo. Lamentablemente, no hay versión digital gratuita o de consulta online. Escribir en internet se comercializará tanto en formato impreso como en formato digital en las principales librerías. Galaxia Gutenberg ha publicado online y con acceso abierto solo el índice, el prólogo y el primer artículo “¿Por qué un manual de estilo de los nuevos medios?” de Joaquín Müller-Thyssen Bergareche.

Si bien la obra no es prescriptiva, sí es un intento de normativizar ciertos aspectos de la escritura en la Internet y un aporte importante sobre cuestiones que se debe tener en cuenta a la hora de publicar en la red.

Lecturas recomendadas:

  • Writing for the Web. Colección de artículos sobre cómo se lee en Internet y cómo se debería escribir en los medios digitales.

Actualización del 11 de octubre de 2012:

Hoy en la página del Manual de estilo se publicó un interesante artículo de la doctora Marga Cabrera sobre Nuevas profesiones en internet. Allí, la autora hace un recorrido por los nuevos perfiles profesionales de quienes producen y editan contenidos en medios digitales: arquitecto de la información, bloguero, gestor de comunidades, copy (redactor creativo), digitalizador. diseñador web, editor de web, especialista en márquetin electrónico, experto en accesibilidad, experto en analítica web, experto en metadatos, experto en SEM, experto en SEO, experto en usabilidad, gestor de contenidos, guionista multimedia, montador/maquetador, programador web, realizador de videos, responsable de contenidos (content curator) y responsable de reputación digital.

 

Error frecuente

Imagen

Fuente: https://www.facebook.com/SolinarIdiomas

Periodistas con problemas óseos

En la edición del domingo 13 [de 2009, diario La Nación], hay un artículo sobre las dudas que existen sobre la muerte de un policía, en el que se refieren en cuatro oportunidades a «los huesos frontales». Dice que «cuando exhumaron el cuerpo, faltaban los huesos frontales derecho e izquierdo». Inmediatamente después, el licenciado en criminalística que representa a la familia estima que «la extracción de los huesos frontales se hizo para ocultar el diámetro de los orificios de entrada y salida del proyectil». Posteriormente, se dice que «el proyectil entró por el hueso frontal derecho» y que «el orificio de salida estaba en el hueso frontal izquierdo». Y, por último, considerando que el hombre era zurdo y que «el orificio de entrada está en el hueso frontal derecho», el abogado de la familia se pregunta cómo hizo para matarse. En la fotografía del criminólogo, que ilustra el artículo, se lo ve a este colocando los dedos índices sobre los huesos temporales, que sí son dos. El frontal es único.

La cita pertenece al comentario enviado por un lector, el farmacéutico y bioquímico Rodolfo Héctor Ciccarella, al periódico argentino La Nación e incluido en la columna de la Dra. Lucila Castro.
Lucila Castro es profesora en Letras y traductora de Introducción al análisis del discurso de Dominique Maingueneau (Hachette, 1980). Estuvo a cargo de la sección “Diálogo semanal con los lectores” tras el fallecimiento de Octavio Hornos Paz y respondió con pericia consultas sobre el uso de nuestro idioma durante varios años. Hace poco más de un mes, recibió una distinción de la Academia Argentina de Letras por “Diálogo con los lectores”. Lamentablemente, La Nación ha prescindido de sus servicios. Aunque la sección se mantiene, redactada por Graciela Melgarejo, la cuestión idiomática ha pasado a segundo plano.

Aquí está la lista de los enlaces a todas las notas de (y sobre) Lucila Castro en La Nación.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: