Reflexiones, notas y recursos sobre el idioma español. Análisis del discurso. Corrección. Edición. Etimología. Lectura y escritura. Lingüística. Lunfardo. Neologismos. Publicación digital. Spanglish. Traducción. Variedades de español.

Archivo para la Categoría "Lenguaje adolescente"

Bordelois y la arqueología de las palabras

Ivonne Bordelois es una poeta y lingüista argentina pero, por sobre todo, una apasionada del idioma, de las palabras y sus misteriosas arqueologías. Se diplomó en la Universidad de Buenos Aires, continuó luego sus estudios literarios y lingüísticos en la Sorbona y se doctoró con Noam Chomsky. Ocupó una cátedra en la Universidad de Utrecht (Holanda) y recibió la beca Guggenheim en 1983.

En el 2009, Libros del Zorzal publicó A la escucha del cuerpo, en el que la autora nos dice que

Virus significa en latín, a la vez, esperma y veneno; embarazada es la que no lleva cinto; hospital y hostilidad tienen orígenes comunes; el vocabulario de la Iglesia y del Ejército se entremezcla con el de la medicina. Este libro explora las proyecciones inesperadas de las palabras en el reino de la salud y la enfermedad, tratando de recobrar sus raíces, su historia, y las connotaciones sociales y emotivas que irradian. Etimologías, eufemismos, ambivalencias y transformaciones semánticas van jalonando un camino donde aparecen, entre otros, Rilke, Sontag, Foucault y Tolstoi, acompañando la pregunta sobre el lenguaje del sufrimiento y la cura.

En la sintaxis de la enfermedad (¿en qué se asemeja contraer una enfermedad a contraer un matrimonio o una deuda?), en el léxico de la compasión, en los poemas que provocan las enfermedades terminales, las palabras van dibujando el camino de la conciencia enfrentada con el dolor en busca de esa totalidad que es la salud, en un tiempo relacionada con la salvación.

Liberar el lenguaje de un sistema que traba la comunicación plena de médicos y enfermos sólo es posible si acrecentamos nuestra confianza y lucidez con respecto a los poderes terapéuticos de la palabra misma.

Aquí pueden leer una entrevista publicada en el Suplemento de cultura de Clarín. Y aquí una interesante entrevista publicada en un portal educativo de la provincia de Misiones.

En 2006 publicó Etimología de las pasiones, bajo el mismo sello editorial, en el que a partir de raíces de palabras como ira, amor, envidia, codicia, avaricia y otras, la autora asciende a través del latín, el griego y las antiguas lenguas eslavas y germánicas, para reconstruir un complejo mundo pasional y recuperar así significados muchas veces reprimidos por la cultura imperante.

En el 2003 la editorial de los hermanos Kulesz publicó La palabra amenazada en el que rinde homenaje a autores argentinos en su análisis del habla de nuestro país, reflexiona sobre la situación actual del español, aborda el anisomorfismo de las lenguas, vuelve una vez más a las etimologías para mostrarnos las raíces semánticas de vocablos cotidianos, toma posición frente al lenguaje de los adolescentes y, finalmente, nos regala un capítulo sobre la música y el lenguaje. En este ensayo, que fluye con un lenguaje personal, ameno y deleitable, podemos leer que:

.. más que provenir de un país determinado, somos emisarios de una lengua, ya quelas lenguas son anteriores a la constitución de los estados..

Cuando el adolescente es privado de la conciencia y el goce de al palabra (…) más ataráxico, apático e indiferente se vuelve; la violencia física es entonces la expresión más común de la castración verbal.

Nos cuenta, además, que mientras que una persona culta en Argentina tiene un acervo de entre tres mil y tres mil quinientas palabras, un universitario, entre mil doscientas y mil quinientas, los adolescentes manejan aproximadamente sólo seiscientas. Estos datos me hacen pensar que lo drástico es que esta indigencia léxica revela la medida del universo referencial de los hablantes. Como siempre digo a mis alumnos del secundario, las palabras que cada persona conoce forman la frontera de su mundo.

No faltan los momentos de asombro en su minucioso recorrido por el léxico argentino y porteño, por ejemplo, cuando nos enteramos de que la falda peninsular se llama aquí pollera por la costumbre de abrigar a los pollos debajo de ellas.

Su ensayo El país que nos habla, obra basada en La palabra amenzada, ganó el premio La Nación-Sudamericana 2005. En ocasión de recibir el galardón, Ivonne Bordelois sostuvo que

la palabra es una prioridad absoluta para nuestra recuperación como sociedad hablante y pensante.

Si la palabra está bajo fuego enemigo es porque la fuerza y el poder de la palabra son temibles, y de allí la necesidad de aniquilarla. De la palabra nace el espíritu crítico y la inspiración creadora, de la palabra el juego, el poema, el canto y el amor, de la palabra nacen la memoria y el conocimiento, de la palabra nace la libertad.

Leer discurso completo

En una entrevista a Página/12, Bordelois se refiere a la degradación del lenguaje en nuestra cultura de la velocidad, el lenguaje adolescente, y la poesía y la música. La entrevista no tiene desperdicio.

A quienes aún no la conocen, los invito a disfrutar de Ivonne Bordelois y de las cuidades ediciones de Libros Del Zorzal.

Anuncios

Les Luthiers y el lenguaje lúdico

El humor de Les Luthiers suele apelar con hilarante inteligencia a los juegos del lenguaje. El texto que sigue es la transcripción de un fragmento de la obra Grandes Hitos que puede resultar útil para trabajar en la clase de lengua:

La siguiente obra del presente recital ilustra un periodo poco conocido de la juventud de Johann Sebastian Mastropiero. Todo empezó cuando un conocido crítico se resfrió… se refirió… se refirió a Mastropiero. Con esto termino… con estos términos, con es… con estos términos, claro, le falta el… términos, no le han puesto el… arriba de la “t”…no tiene el… ¡la diéresis!, no le han puesto la diéresis. Es un error de lipotimia. Mastropiero se ha creado fama de artista espiritual pero come todo… pero come de todo… pero con métodos. Con métodos pocos, claro… claros, con métodos poco claros Podríamos llegar a admirarlo siempre. ¿Y cuándo tomaremos?... siempre y cuando tomáramos en cuenta su tenaza… su tenaz ambición, son dos palabras: “tenaza / mbición”. En los más prestrigriosos foros internacio… en los más prestrigriosos fo… pestrigiosos foros inter…. En los pestri… en los más prestigri… pestigri… prestigri… en los más famosos foros internacionales en que estuve excitado… en que estuve, he citado muchas veces, ¿eh? Muchas veces he citado el fracaso de su operación… el fracaso de su ópera “Sión y el judío era antes”… “Sión y el judío errante”, que se basaba en una vieja leyendo ebria… una vieja leyenda hebrea… ¡me di cuenta enseguida, no podía ser! Siempre dije: ¡Qué dicha!... que dicha ópera no describe con acierto los sexos, dos… los dos sexos… los éxodos de dicho pueblo, y por eso Mastropiero soportó ¿ha batido un huevo?… Soportó abatido un nuevo fracaso. Por esos días Mastropiero enfrentó grandes problemas: chocó con la bici… con las vicisitudes más adversas ¿que le tocaron?… ji, ji, ji… que le tocaron en suerte. Vivía acostado por las dudas… vivía acosado por las deudas. Por esos tiempos conoció a los condes de Freistadt, y cuando ya no podía más sacudió a la condesa… acudió a la condesa que era la persona “¿y-doña?”… que era la persona idónea. La condesa se apiadó de él y le acostó un viejo… y le costeó un viaje a Nueva York. Allí Mastropiero compuso la pieza que escucharemos a continuación: Su célebre “Lazy Daisy”. Aquí termina la anécdota, pero él te mató. Davía, da. Pará. Más… pero el tema todavía da para más. Esto es… todo… ¿todo? Esto es; todo… todo esto… Esto es, todo es… todo esto es… esto todo esto… ¿Qué es esto? Este seto… este s…esto es toso, toso… ese soto es eso… ese seso es soto… to… todo soso… este… ese te es de Totó o se destetó todo Teté…totó… totó… esé… ¡Ah! ¡Esto es todo!

Tú soy

jajajaj yiiiaaa es q nadie pue po
basta con mirar la foto no ma
jajaja la kgoo esq no podi wn…
y el derecho pa q decir po… el cinturonn rosaa hhhuyyyyy ******* de ******… jajjajaj ahhh q me duele la guata tanto reirme de este parr sehh … ya emmm ahita pa q posteen po aplikenle al post no mas.. ahi se los dejo pueen postear como kieran total siempre lideraremos los
chao…

ya saluoz wn
yo caxo q tu soy el padre de too estos logs xD

Extraje (y edité) los fragmentos anteriores de esta página de fotolog. Buscaba ejemplos del uso de tú soy en Chile. Esto fue una de las particularidades que nos sorprendieron ( a mí y a mi amigo Piergi, un italiano con el que compartimos la pasión por los idiomas) durante las dos semanas que estuve en la capital del país vecino.
Había ido para asistir al Congreso de la Lengua Española que, como ya saben, se canceló debido al terremoto (experiencia que no estaba en mi agenda, claro). No pude oir a los ponentes pero sí escuché atentamente a la gente hablar. Tengo varias anotaciones que iré compartiendo con ustedes. Ahora no tengo tiempo porque estoy participando de un congreso internacional sobre Interculturalidad y Educación, sobre el que también les contaré en próximas notas.

Volviendo al tema… El uso de tú soy no se debe a la falta de concordancia sujeto-verbo sino a la aspiración de la [s], típica de la variante chilena de nuestra lengua. Por tanto, tú soy es, en realidad, la representación de la pronunciación de tú sois

; )

Lunfardo villero, lenguaje tumbero y otras yerbas.

Por Marina Menéndez

Las lenguas viven, se modifican, mutan, sepultan algunas palabras y resucitan otras. En un extremo, los avances científicos son multíparos de neologismos. En el otro, la jerga de los adolescentes y en especial de los flogger (generalmente gestada en la calle, en las redes sociales y a través de los mensajes de texto) y la de las clases sociales marginales (cuyo reservorio terminológico se plasma en la ‘cumbia villera’) introducen nuevas palabras o resemantizan olvidados trastos del español rioplatense. Voy a contarles un poco sobre la jerga villera, el lenguaje con el que se identifican quienes habitan las villas miseria y en el que cristaliza la realidad social, cultural y económica de una clase que suele ser estigmatizada por la pobreza, la delincuencia y las drogas. La música, especialmente la ‘cumbia villera’, es esgrimida como marca identitaria y expresión de esa realidad. Las bandas más conocidas son Pibes chorros, Yerba Mala, F.A. (Fuerte Apache), La Liga, Damas Gratis, etc. El “lunfardo villero” llaman a esta nueva jerga, mezcla de lunfardo , jerga villera y jerga tumbera. El Mataburro Lunfa es una compilación de términos donde aparece, por ejemplo,

RESCATAR /RESCATARSE : Dejar el “mal camino”, los excesos, las drogas, etc / Serenarse, tranquilizarse / Conseguir o comprar algo (“¡Che Cacho, rescatate una birra!”)

LLANTAS : Zapatillas

En el artículo “EL LUNFARDO EN EL ROCK Y LA CUMBIA VILLERA”, Ricardo Terrio nos dice que

El vocabulario utilizado en la cumbia villera se vio nutrido por términos tumberos. ¿Quiénes son los tumberos? Antiguamente recibían esta denominación, los soldados conscriptos que renunciaban voluntariamente a sus salidas para quedarse en el cuartel comiendo la tumba, es decir la comida de calidad inferior, primordialmente compuesta de carne hervida. El nombre tumba asignado a la alimentación de los cuarteles viene de lejos. Ya decía Martín Fierro:

Imagen de cinco puntos. Tatuaje tumbero

Cinco puntos: el del centro simboliza al reo y los cuatro que lo rodean, a los policías. Es un tatuaje común entre quienes han estado en la “tumba” (la cárcel)

“Sin sueldo y sin uniforme
lo pasa uno aunque sucumba.
Confórmese con la tumba
y si no … no se conforme” [Canto 27, versos 3613 a 3616]

Fue el escritor Enrique Medina uno de los primeros, en su libro “Las Tumbas” (Buenos Aires, 1972), que llamó tumbas a los sombríos establecimientos donde son confinados los menores delincuentes y aquellos otros que, sin serlo están marginados de la sociedad. Hoy el vocablo tumbero designa a los que están privados de libertad por largo tiempo, los que cayeron en la Tumba.

El conjunto “Yerba Brava”, canta un tema llamado justamente “Tumbero”, en el que se vive el ambiente de la cárcel:

Tumberoooo…
Ey, tumbero mueva.
Estoy pegado, rejugado, hasta las manos
Ranchando con pibitos de mi palo
A los violines los hacemos nuestros gatos
Los del pabellón gris son refugiados.
Ahora estamos guardados, no podemos zafar
La faca ya está afilada así que le vamos a dar.
Tumbero yo soy, yo voy a salir
Tumbero yo soy, que se arme el motín
Tumbero yo soy, ya voy a salir.
Cuando esté afuera te vas a morir.
Ey. Tumbero ésta será por vos.

Pegado: preso.
Rejugado: sin salida, sin escapatoria, comprometido al extremo.
Ranchando: comiendo.
Palo: iguales
Violines: violadores.
Gatos: homosexuales pasivos.
Guardados: presos.
Faca: cuchillo hecho con elásticos de cama.

En el mismo artículo, Terrio incorpora un pequeño glosario tumbero, por ejemplo:

Armeti: Armado de cigarrillo.
Astillar: Repartir el producto de un robo.
Auto: Homosexual pasivo.
Caño: revólver, arma de fuego
Carpuseando: Mirar a alguien con intenciones de tener sexo.
Colino: Loco
Corchito: Cigarrillo con filtro.
Embroyo: Carpa hecha con frazadas que se usa para mantener relaciones sexuales.
federico: oficial de la Policía Federal
Fiche: Oficial de policía.
Fuelle: Calentador.
Merluza: Cocaína.
Mula: el que transporta droga en su organismo.
Pajarito: Bebida alcohólica elaborada clandestinamente por los internos. Se compone de levadura, agua de arroz, azúcar y fruta rallada.
Sapo: Candado.
Transa: Venta de droga.
Verduga: Mujer, esposa.
Yuta: policía

Entre las palabras de la jerga villera relacionadas con la droga encontramos:

El viejo de la bolsa: es el que vende droga.
Anestesia: es otra forma de llamar a la droga.
Chala: marihuana.
Fumanchar: fumar marihuana.
Maria Juana: marihuana.
Merca: droga.
Narquear: ofrecer droga.
Papel: dosis de cocaína.
Raviol: dosis de cocaína.
Ladrillo: envase donde viene envuelta la droga.
Rama: marihuana.

F.A. es una banda de rap integrada por habitantes del complejo habitacional Fuerte Apache “el barrio más peligroso del oeste”, en los suburbios de la capital argentina. Sus temas incorporan una particular simbiosis de delincuencia, amor, drogas y marginalidad expresada a través de un lenguaje ‘villero’. En la página oficial de la banda, se advierte al cibernauta: “PELIGRO: LENGUAJE EXPLÍCITO”. En la contratapa de su último disco incluyeron un glosario “para no entendidos”.
Aquí algunos fragmentos del tema “Sabés quien soy”:

yo camino tranki y piola ..
pibe re gil y por mas q tengas
pistola yo se q sos gil!!
tu familia son mecheros que chamuyan con los tranzas
no te hagas el chorro veretines de balanza!!


gato resentido la hago corta y no la estiro
rescatate y enfierrate que te estoy pidiendo tiros!

mechero: persona que roba ropa en las tiendas(del Pequeño Diccionario tumbero)
chamullar: charlar, conversar, generalmente con el fin de lograr algo. Chamullo/Chamuyo es una palabra que el lunfardo tomó del caló (dialecto de los gitanos de España). En “La reina del tango”, Enrique Cadícamo escribió: El gotán se te fue al corazón como un dulce chamullo de amor.
tranza: vendedor de droga
chorro: ladrón
gil (palabra del lunfardo que también deriva del caló): tonto. En su Diccionario del lunfardo, Gobello menciona los aumentativos gilón y gilún, este último con influencia del genovés, así como los despectivos gilastro y gilastrún. También es usual la inversión “logi”
fierro: revólver

Buscando por ahí, encontré algunos aportes diseminados:

Zamudio: tiene dos significados, se utiliza para llamar al porro de queruza (*) o bien cuando se habla del dinero.
ejemplo 1: podríamos quemar unos zamudios…
ejemplo 2: juntamos unos zamudios pa’ la birra?
(*) Queruza: cuidado, atención, ojo!!, mayormente utilizado anteponiendo la preposición “de”. También dícese de lo que se produce de un robo o algo ilegal.

Petiso: sexo oral

Bajá cancha: invitación a pelear.

Effeame!!:): Dícese de pedir que algún pobre pendejo solitario le firme el fotolog para tener la falsa ilusión de que tiene amigos.

bigote:persona que quiere o aparenta ser algo que no es.

Tomarse el palo: irse de un lugar.

Juguete. Adverbio negativo. Sinónimo de ‘no’. Usado para negar, principalmente en respuesta a una pregunta. Ej. “-¿Vas a ir a mi casa? -Juguete”.

Alto/a: se usa como adjetivo, sinónimo de ‘gran’, ‘espectacular’, ejemplo: alto quilombo, alta fiesta

Y en este blog aparecen:

Frula: Cocaina Tambein Milonga, Merca. Tiza
patanegra: Policia Bonaerense
¿que carpeas?: ¿Que MIras?
flashiar: Imaginar algo en estado de intoxicación
Breca: cabaret

Hace poco descubrí una versión ‘villera’ del tango “Se dice de mí”, el que cantara Tita Merello y cuya letra se popularizara a través de la telenovela “Bety, la fea” en la voz de Aurora Rayos. Si la fusión está de moda en el pentagrama, esta simbiosis de tango y cumbia villera es un extraño botón de muestra.
♦Si quieren seguir explorando el tema, les recomiendo leer:
“Tangueces y lunfardismos de la cumbia villera” de Gabello y Oliveri, editado por Corregidor
“Cumbia villera ¿el ruido de los olvidados?” de María Soledad Barría, en el que analiza el fenómeno desde la óptica de la sociología.

Iribarren Castilla, V. (2009) Investigación de las hablas populares rioplatenses: el lunfardo. Tesis doctoral dirigida por el doctor Mariano de Andrés Gutiérrez. Universidad Complutense de Madrid. Se puede leer o descargar en pdf en este enlace.
Tranchini, E. (2008) Corazón partido en mil pedazos. Cuerpo, identidades sociales y clase en los espacios de la bailanta y la cumbia villera. Jornadas de Cuerpo y Cultura. UNLP 2008 (en pdf)

Citan este artículo:

Cátedra de Historia Argentina, UNC.

Ducha Roca, M. F. y Latorre, A. “La construcción social del cuerpo en el ámbito carcelario. Cuerpo, poder y violencia. La narrativa como terapéutica”.

Schneider, L. “Las villas miseria en Argentina buscan su identidad“, Global Voices, 27 de noviembre de .2014

Descargar esta entrada en PDF

 

Addenda: Hoy, 15 de diciembre de 2014, el diario Clarín de Argentina publicó una nota de Eduardo Parise sobre la palabra cana y sus varios orígenes. Pueden leerla en este enlace.

“‘Habeces’ por María Sánchez Díez

Una de las razones de las faltas de ortografía y el desconocimiento de la normativa del español es la poca lectura.

25/06/2009
Los errores ortográficos de los alumnos en la selectividad alarman a los profesores.
Algunos consideran más graves las carencias a la hora de escribir un texto coherente.

Las faltas de ortografía de los alumnos que se acaban de presentar a selectividad han dejado espantado a más de un profesor. El diario El Correo acaba de publicar un reportaje sobre el tema en el que habla con varios correctores que, después de haber supervisado las Pruebas de Acceso a la Universidad que acaban de presentarse, todavía están atónitos tras haberse encontrado con frases como «Embede yebar libros…». ¿Escriben los jóvenes peor que antes? ¿Se deja notar en las nuevas generaciones la forma de escribir los mensajes de texto o en los chats?

Los culpables de siempre: el lenguaje sms y la falta de lecturaEl tradicional chivo expiatorio de la incorrección ortográfica de los jóvenes siempre ha sido la falta de lectura. Y hoy todavía continúa encarnando el gran mal. Todos los profesores señalan la relación directa que existe entre la corrección ortográfica y el nivel de lectura de los alumnos. Y muchos señalan la cada día mayor influencia de los medios audiovisuales como un fenómeno que ha agravado el problema. La ecuación es de cajón: cuanto más tiempo pasa un joven delante de la televisión, de la videoconsola o del ordenador, menos emplea en la lectura.

Pero un nuevo elemento ha entrado en escena en los últimos años. Los docentes cada vez están más preocupados por la influencia que el lenguaje de los SMS y los sistemas de chat y mensajería instantánea tiene en la ortografía. Los jóvenes han adoptado lo que algunos expertos que estudian cómo internet y las nuevas tecnologías han modificado el castellano llaman ‘el lenguaje pulgar‘. La reducción del espacio textual ha condicionado el relato, el mensaje y la forma de escribirlo. El conjunto se ha dejado notar en un nuevo código: se rebajan las grafías, hay una mayor libertad en el estilo y se adopta una escritura fonética y oral.

«El hecho de que se estén acostumbrando a mandar mensajes cortos y rápidos les hace interiorizar reglas que vulneran la ortografía por razones de economía», explica Elena de Miguel, catedrática de Lengua Española y profesora de la Universidad Autónoma de Madrid. Sin embargo, para otros especialistas, el peso de estos nuevos usos del lenguaje es de menor alcance. «Cuando los chavales llegan al uso del móvil ya deberían saber qué se escribe con ‘b’ y qué con ‘v’», observa Ana María Vigara, profesora de Lengua de la facultad de Ciencias de la Información en la Universidad Complutense y especializada en jerga juvenil.

La cuestión está, de esta manera, en que existen dos códigos que se entremezclan con más frecuencia. Y, a pesar de las prohibiciones y las amenazas de los profesores de instituto, cada vez es más normal encontrarse abreviaturas como ‘xq’ en lugar de ‘porque’ en los exámenes o en los trabajos. «Incluso a mí se me ha escapado alguna vez», reconoce De Miguel. ¿Es problemático? «No», responde Vigara. «No tiene por qué resultar más alarmante, estamos desarrollando cualidades comunicativas distintas y debemos saber distinguir en qué situaciones debemos emplear una u otra». Sin embargo, De Miguel cree que disociar la escritura formal de la SMS no es factible porque se interioriza y permea de forma inevitable. «Estamos en un momento de cambio, los nuevos medios contribuyen a la falta de respeto a lo que era la norma y quizás vamos a otro modelo donde este respeto a la ortografía va a quedar como algo arcaico», señala la catedrática.

El problema es la expresión, no la ortografía

No todos los profesores han tenido la sensación de que los alumnos escriban cada vez con más faltas de ortografía. Antonio, después de tres años sin hacerlo, este junio ha vuelto a corregir exámenes de selectividad. Y ha percibido una notable diferencia… a mejor. Su opinión es que barrabasadas de las que «te hacen agarrarte a la silla» disminuyen en pruebas como la selectividad, donde ya se ha producido la criba de alumnos que han decidido abandonar sus estudios al terminar la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) con 16 años. Aunque de los 138 exámenes que le ha tocado corregir este año no ha tenido que descontar demasiados puntos por fallos ortográficos, no se ha librado de encontrarse con combinaciones estremecedoras como ‘habeces’ en lugar de ‘a veces’.

Para este profesor de Lengua y Literatura el verdadero problema de los jóvenes no son las incorrecciones, sino la mala expresión escrita. «Fallan cuando tratan de darle coherencia interna a los textos, cuando tienen que ordenarlos y clasificarlos: en eso están en un nivel inferior de lo que es estrictamente ortografía». Vigara está de acuerdo con esta percepción: «no saben hilar información», lamenta. Ésa es, para ellos, la verdadera dificultad que encaran los jóvenes: «encarar el escrito y transmitir la información».

Autor
María Sánchez Díez
http://www.soitu.es, España
Miércoles, 24 de junio del 2009

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: