Reflexiones, notas y recursos sobre el idioma español. Análisis del discurso. Corrección. Edición. Etimología. Lectura y escritura. Lingüística. Lunfardo. Neologismos. Publicación digital. Spanglish. Traducción. Variedades de español.

Archivo para la Categoría "Textos académicos y científicos"

Títulos universitarios: algunos errores de traducción

Cada país tiene su propio sistema educativo y a veces resulta difícil encontrar equivalencias entre ellos, más aún si se trata de traducir títulos o certificaciones entre dos lenguas, como el español y el inglés.

Aquí expongo algunos errores frecuentes en la traducción de conceptos relacionados con la educación universitaria y, a continuación, algunas equivalencias entre títulos. Insisto, se deberá tener en cuenta para qué país se traduce o, en el caso de traducir para un ámbito más amplio, los equivalentes de mayor aceptación en la cultura de la lengua de llegada.

Algunos falsos cognados muy frecuentes son: college, facultycareer, alumni y bachelor’s degree:

college: colegio

faculty: facultad

career: carrera

alumni (US): alumnos

bachelor’s degree: bachillerato

En inglés de Estados Unidos y del Reino Unido, college es una institución de educación post-secundaria. En el caso de Estados Unidos, se refiere principalmente a la educación universitaria; de hecho, college y university suelen utilizarse de manera indistinta. Algunas universidades de Estados Unidos utilizan la denominación college para referirse a sus carreras de grado y university para las de posgrado (p. ej. Harvard college no es ni más ni menos que la Universidad de Harvard cuando se habla de carreras de grado). College’s degree es un título universitario. Para seguir complicando el asunto… en inglés estadounidense coloquial, se suele utilizar school para hacer referencia a los estudios universitarios.

La diferencia es que los colleges solo ofrecen carreras de grado mientras que las universities también ofrecen carreras de posgrado.

What’s the difference between a college and a university?

 Colleges offer only undergraduate degrees while universities offer graduate degrees as well, but the terms are often used interchangeably. Fuente: https://educationusa.state.gov/frequently-asked-questions-faqs

En los países de habla hispana, colegio es una institución de educación secundaria. La única excepción que conozco es El Colegio de México, institución que ofrece carreras de grado y de posgrado.

Entonces, ¿cómo traducir college al español? Lo más probable es que se trate de una universidad. Otras opciones son:  instituto terciario o de educación terciaria, escuela de estudios superiores, escuela superior (téngase en cuenta que en estos casos “escuela” no se refiere a educación secundaria, por ejemplo Escuela Superior de Sanidad, dependiente de la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional del Litoral, Argentina).

Además, college también puede hacer referencia las distintas unidades académicas que conforman una universidad, es decir, las facultades.

Faculty es el cuerpo docente de una facultad o universidad.

Career es la trayectoria profesional. En educación universitaria o terciaria, carrera se traduce como course of study.

En Estados Unidos, alumni no se refiere a los alumnos, sino a los egresados.

Bachelor’s degree es un título de grado universitario, es decir, el que se obtiene en carreras de cuatro años de estudio. En la mayoría de los países de habla hispana, bachillerato se refiere a la educación secundaria. La única excepción parcial que conozco es el bachillerato de Chile, un programa de formación universitaria de dos años. Y digo parcial porque en este caso el equivalente más cercano en inglés sería associate degree.

Agrego otro false friend: professor no es un profesor de escuelas primarias o secundarias, que en inglés es teacher, sino profesor universitario o  catedrático (del griego kathédra, que significa asiento, silla; de ahí también que seat sea una cátedra universitaria).

La expresión inglesa undergraduate studies/students suele dar lugar a confusión, aunque no hay motivo para ello: se trata de los estudios/estudiantes de grado. Por su parte, graduate students son los estudiantes de posgrado. En este caso, la confusión se genera porque el inglés piensa a quienes estudian un máster o doctorado como graduados de una carrera, mientras el español los piensa como estudiantes de posgrado.

Si hay algo que me da urticaria en la traducción de certificaciones de estudio, eso es ver “título asociado”, “grado asociado” en español. Aparece con frecuencia en las traducciones al español porque es un calco del associate degree del inglés estadounidense. Como no hay un equivalente exacto en español, algunos traductores evitan el trabajo de investigar cuál sería un equivalente adecuado. Associate degree es el título o certificación que se obtiene tras un programa de estudios superiores de dos años. Podría traducirse, según el contexto, como tecnicatura, título intermedio, título de grado de dos años de duración, diplomatura, ciclo formativo de grado superior, etcétera.

Last but not least, no apliquen para entrar en una universidad ni apliquen para una beca. Mejor, soliciten o tramiten.

Sin dudas, queda mucho en el tintero sobre este tema.

 

Si quieren leer sobre las diferencias de los sistemas universitarios en Estados Unidos y el Reino Unido:

Sistemas universitarios en Europa y EE.UU., Pello Salaburu (dir.), 256 pp.

Anuncios

Revistas de lingüística

Recurso para docentes e investigadores:

La página de la Red Nacional de Lingüística, de España, ofrece una compilación de revistas de lingüística y de las áreas filológicas. Incluye revistas de español, alemán, francés e inglés.

La compilación incluye revistas sobre traducción. Aquí las tres de acceso abierto:

MonTi. Monografías de Traducción e Interpretación, editada por la Universidad de Alicante

Viceversa. Revista galega de traducción, editada por la Universidad de Vigo

Panace@. Revista de Medicina, Lenguaje y Traducción, editada por Tremédica

 

 

Red Nacional de Linguistica

Calcos y falsos amigos en la traducción médica

Por Marina Menéndez

En las traducciones médicas del inglés al español pululan los calcos léxicos y gramaticales, los falsos amigos y las interpretaciones y traducciones erróneas. En el caso del lenguaje técnico y científico, la corrección y la precisión son factores de suma importancia. Un mínimo error puede tergiversar el sentido del original.

Puntuación

Veamos este ejemplo:

Los azúcares más simples son la glucosa y la fructuosa, que forman la miel, y la sacarosa.

Los azúcares más simples son la glucosa y la fructosa, que forman la miel y la sacarosa.

No es necesario mucho conocimiento científico para saber que la versión correcta es la primera. Hay tres tipos de azúcares, no dos. Una simple coma puede cambiar radicalmente el sentido de una frase.

Léxico

Los textos médicos traducidos suelen padecer el desorden de los calcos y falsos amigos. Así, los médicos clampean o realizan estudios randomizados, al paciente lo angioplastiaron porque tenia una condición severa; se utilizan cerdos guineanos en las pruebas de laboratorio y los infantes no van al jardín de infantes.

infant-lactante

Algunos falsos amigos resultan ridículos en español. Tal es el caso de la traducción de patent (no obstruido) por *patente, que resulta en frases como *patencia vascular (lo correcto sería ‘permeabilidad vascular’) o *arteria patente (lo correcto sería ‘arteria permeable/abierta/no obstruida’).

arteria patente

patencia vascular

La traducción del término inglés compromise por *compromiso es otro de los falsos amigos hilarantes. En inglés, compromise se refiere al deterioro o insuficiencia respiratoria/cardiopulmonar/etc. y no tiene nada que ver con el sentido de la palabra compromiso en español. En Google Académico la frase “compromiso pulmonar” nos ofrece 1860 referencias; “compromiso respiratorio”, 1610 referencias.

compromisopulmonar

En cuanto a la acentuación, también hay desacuerdos entre médicos por un lado y traductores y correctores por otro. Las palabras terminadas en -scopia o en -plastia no llevan tilde.  Así: endoscopia (no endoscopía), colonoscopia (no colonoscopía), angioplastia (no angioplastía), mamoplastia (no mamoplastía), etcétera. Y, aunque los galenos crean pronunciar *sindrome (con acento en la o) suena muy profesional, la palabra síndrome es esdrújula.

Gramática

Solemos leer traducciones del inglés con abundancia de voz pasiva. En el nivel gramatical, mientras el inglés prefiere la voz pasiva, en español predomina la forma impersonal o pasiva con ‘se’

The oocyte (egg) is removed… and is placed…

Se extrae el ovocito (óvulo)… y se coloca…

Donde el inglés tiende a la nominalización y adjetivación, el español prefiere frases verbales:

 … reduce the potential for the termination of affected fetuses diagnosed by prenatal testing.

…reduce la posibilidad de interrumpir el embarazo cuando los análisis prenatales hayan detectado enfermedad en el feto.

Como bien señala Fernando Navarro, médico y traductor:

Los médicos de habla hispana suelen ser conscientes de que el inglés está modificando el uso que hacen de su lengua materna, pero no lo son tanto de la intensidad y el alcance de esta influencia. Para muchos, la influencia del inglés en el español médico parece limitarse exclusivamente al uso creciente de anglicismos patentes, como borderline, buffer, by-pass, clamping, distress, doping, feedback, flapping tremor, flush, flutter, handicap, immunoblotting, killer, kit, mapping, pool, rash, relax, scanner, screening, shock, shunt, spray, staff, standard, stress, test, turnover o versus. Olvidan que la influencia del inglés es muchísimo más extensa e intensa, y afecta a todos los niveles del lenguaje: ortográfico («amfetamina», «colorectal», «halucinación», «proteina»), léxico (confusión entre ‘ántrax’ y ‘carbunco’, entre ‘urgencia’ y ‘emergencia’, entre ‘plaga’ y ‘peste’, entre ‘timpanitis’ y ‘meteorismo’, entre ‘pituitaria’ e ‘hipófisis’) y sintáctico (abuso de la voz pasiva perifrástica, aposición de sustantivos, eliminación del artículo a comienzo de frase, abuso del artículo indefinido, etc.).

Leer artículo completo

El perfil de un traductor no se define solo por los idiomas en los que trabaja sino también por las áreas de especialización. Todas las áreas del saber tienen una jerga propia que los traductores deben manejar como requisito indispensable. El traductor es lingüista en primer lugar y, en segundo lugar, especialista en textos pertenecientes a una disciplina; lo que no significa que deba ser especialista en esa disciplina. La consulta de diccionarios especializados no debe ser el único recurso; la lectura de textos en lengua original, el conocimiento de ciertos conceptos elementales de su área de especialización y la consulta con profesionales de la disciplina son prácticas habituales que hacen al profesionalismo de un traductor. Un traductor no es un médico, un abogado, un astrónomo ni un matemático; tampoco a la inversa.

Imprescindible en la biblioteca del traductor médico:

Diccionario crítico de dudas inglés-español de medicina , de Fernando A. Navarro. Se puede consultar en línea en Cosnautas.

Les dejo algunos enlaces interesantes sobre este tema:

Algunas consideraciones sobre la traducción médica por Malcolm Marsh

El acoso del español por los anglicismos por Joaquín Segura

El español médico por Gustavo Silva

La corrección de textos médicos: dificultades y desafíos, por Silvia Castello

La traducción médica en el siglo XXI, por F. A. Navarro

Legibilidad de la literatura médica ¿se entiende lo que escribimos?, por Beatriz Sánchez Artola

Los anglicismos en el lenguaje médico, por J. Segura

Nota: utilizo el *asterisco para señalar palabras con errores.

¿Les sirvió esta entrada?

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: