Reflexiones, notas y recursos sobre el idioma español. Análisis del discurso. Corrección. Edición. Etimología. Lectura y escritura. Lingüística. Lunfardo. Neologismos. Publicación digital. Spanglish. Traducción. Variedades de español.

Archivo para la Categoría "Normativa"

Redundancias

A pesar del hecho de que…: diga “aunque”; cortito y al pie.

Actualmente en curso/vigente/en vigor:¿calco del inglés currently?

Aprobar satisfactoriamente (un examen): si el examen está aprobado, es porque el resultado ha sido satisfactorio.

Aterido/entumecido de frío y tiritar de frío

Caminar a pie: resulta difícil caminar de otra manera.

Como por ejemplo: se puede utilizar una u otra expresión, pero no ambas dos.

Completamente gratis: hay adjetivos que son absolutos, es decir, no aceptan gradación. De modo análogo: complemtamente agotado, completamente atiborrado, completamente calcinado, completamente repleto, etcétera. Creo que acá la redundancia se da por calco del inglés, que abusa de completely/absolutely.

Conocerse por primera vez

Convivir juntos

Descuido involuntario

Tres idiomas/cuatro especies/cinco países, etc. distintos: se trata de entidades distintas por naturaleza.

Divisas extranjeras:

4. f. Moneda extranjera referida a la unidad del país de que se trata. U. m. en pl. (DRAE)

Erradicar de raiz: pues, erradicar significa quitar de raiz.

Estrenar por primera vez

Evolucionar/recuperarse satisfactoriamente (o, peor aún, exitosamente): otro calco, del inglés develops successfully.

Experienica previa: presumo que es un calco de previous experience. De manera análoga, predecente previo y antedecente previo.

Expertos cualificados: calco de qualified experts. Si no son cualificados, no son expertos.

Factible de hacer: factible significa “que se puede hacer”.

Funcionario/erario público: todos los funcionarios/erarios son públicos, es decir, pertenecen al Estado.

Hace (dos meses) atrás: Se trata de una redundancia porque “hace” y “atrás” expresan la misma idea. En mi opinión personal, el uso de “atrás” en expresiones de tiempo es un calco del inglés; prefiero la forma “hace + período de tiempo“.

Importanciones extranjeras

Interactúan mutuamente entre sí: re-redundancia.

Juegos lúdicos: el adjetivo lúdico significa “perteneciente o relativo al juego”.

Lapso de tiempo

Metros cuadrados de superficie: ¿hay otra manera de expresar la superficie que no sea en una medida al cuadrado?

Normas estándar

Optimizar al máximo: de óptimo, que es un superlativo.

Peluca postiza

Pero sin embargo: uno u otro; ambos, no.

Planes futuros: ¡Quién pudiera volver el tiempo atrás!

Prensa escrita

Prever de antemano/por adelantado: otra vez, cómo nos gusta jugar con el tiempo.

Recuerdos del pasado: excepto que lo diga Marty McFly.

Requisito indispensable: si no es indispensable, no es requisito. Sin embargo, es posible que el adjetivo se utilice como pleonasmo, para enfatizar.

Resultados obtenidos: abunda en los textos académicos.

Sorpresa inesperada: también en inglés, unexpected surprise.

Unanimidad total o de todos:

Utopía irrealizable: la idea de irrealizable está implícita en el significado de utopía.

experiencia previa

 

anegadas de agua

 

caminaron a pie

 

Exitosamente exitoso

Exitoso y exitosamente son dos palabras que han ido ampliando su presencia en la lengua española. ¿Por qué? La razón está en el ámbito lingüístico, en la influencia de las traducciones del inglés. El adjetivo inglés successful y el adjetivo español exitoso no son equivalentes exactos en todos los contextos. Las diferencias son aún mayores cuando se trata de los adverbios successfully y exitosamente. Cuando no hay coincidencia de sentidos entre successful/successfully y exitoso/exitosamente, estamos ante un anglicismo o calco, si prefiere.

Veamos las definiciones de la RAE:

  • Exitoso: que tiene éxito popular.

exito-RAE

 

 

 

 

 

Tanto successful como exitoso se refieren a lograr objetivos, alcanzar las metas. El español tiene una rica variedad de palabras (como los adjetivos eficaz, eficiente, efectivo, logrado, satisfactorio, etc.) y expresiones para expresar esa idea. A veces ni siquiera necesita ser traducido, como en “successful completion” que en muchos casos puede traducirse como finalización o conclusión, así sin más:

Within the context of ISCED, an educational qualification is the official confirmation, usually in the form of a document certifying the successful completion of an education programme or a stage of a programme.

En el contexto de la CINE, el término “certificación” representa una confirmación oficial de la conclusión de un programa educativo o de una etapa de este. Generalmente, esta confirmación se oficializa mediante un documento.

Fuente: ISCED 2011 / CINE 2011, UNESCO

Para buscar equivalentes entre ambas lenguas, es recomendable revisar textos bilingües de fuentes confiables. Una de ellas es la base terminológica de la Unión Europea. Algunos de los ejemplos que doy a continuación están tomados de allí.

Exitoso siempre tiene una connotación positiva, cosa que no sucede con successful y successfully en inglés. Pensemos, por ejemplo, en successful attack o successful suicide. Cualquiera advertiría que hay algo que no suena bien en ataque exitoso o suicidio exitoso. Además, cuando el adjetivo exitoso se aplica a una persona, se convocan sentidos asociados con la popularidad, el reconocimiento popular, la fama; sentidos que no siempre están presentes en el adjetivo inglés successful.

El sentido depende del contexto. El adjetivo successful puede tener varias traducciones al español de acuerdo con el contexto. Por ejemplo, en frases como “successful strategies”, “successful communication”, “sucessful negotiating” o “successful implementation” considero que lo más apropiado sería traducir como “estrategias eficaces”, “comunicación eficaz“, “negociación eficaz” y “ejecución eficaz”.

De modo similar, “successful criteria/strategies” son criterios o estrategias que funciona, que dan resultado o de buenos resultados. También en el ámbito de la gestión empresarial, “successful practices” son prácticas eficaces, como en Successful Tax Practices: Prácticas Tributarias Eficaces. La frase “This practice has proven to be successful and should not be modified” ha sido traducida por los traductores de UNESCO como “No debe modificarse esta práctica, pues ha dado muy buenos resultados“. Fuente en inglés y en español.

“A successful candidate or bidder” no siempre es un candidato exitoso, en algunos contextos puede referirse al candidato/postulante elegido, seleccionado, ganador o al adjudicatario de, por ejemplo, una beca.

“A successful liar” no es un *mentiroso exitoso, sino un mentiroso convincente o simplemente alguien que miente bien.

Los mensajes que aparecen en pantalla cuando realizamos una transacción en línea son otro ejemplo de este anglicismo tan pegajozo: “el pago se realizó exitosamente”, “transacción exitosa”, “operación exitosa”  (por no mencionar la “operación declinada”, que no es tema de esta entrada). Más fácil, menos rebuscado y adecuado en español es el simple “la operación ha sido realizada”.

Cuando hablamos de “successful adherence to a standard/medical treatment/diet/protocol”, nos referimos a cumplir/seguir/respetar correctamente/cabalmente un(a) norma/tratamiento/dieta/protocolo. Usos de “adherencia exitosa” con este sentido abundan en los textos mal escritos o mal traducidos.

adherencia exitosa

“Envejecer con éxito” me hace pensar en un octagenario rodeado de mujeres jóvenes y hermosas, junto a un Lamborghini, con un billete de lotería en mano y fotografiado por la prensa. Los 22 400 resultados de Google para “envejecimiento exitoso” y los más de 7 000 para “envejecimiento con éxito” me dan risa (y pena por el arte y oficio del traductor). La madre inglesa de esta hilarante frase es “successful aging”.

Como recomienda Fernando Navarro en su Minidiccionaro crítico de dudas, en español es preferible hablar de “envejecimiento con salud”, “envejecimiento de calidad” o “envejecimiento con calidad de vida”.

“A successful claim” puede referirse a un(a) reclamo/solicitud/demanda eficaz si consideramos el proceso de elaboración, pero si nos referimos al resultado, se trata de un(a) reclamo/solicitud/demanda aprobada o aceptada. Ver este enlace. “Succesfully submitted proposals” son propuestas que han recibido una respuesta favorable.

La traducción del adverbio successfully no está limitada a exitosamente, que, además, no siempre es su equivalente en español. Es decir, un adverbio no siempre es la mejor manera de traducir otro adverbio. Por ejemplo, la frase “I have successfully contacted Mr. Z” se puede traducir como “He logrado comunicarme con el Sr. Z” (contactar es otro anglicismo que nos ha invadido); el colmo de una traducción literal sería *Me he contactado exitosamente con el Sr. Z.

Satisfactoriamente o, mejor aún, de manera satisfactoria suelen ser equivalentes adecuados para traducir successfully. Recuerdo que en la escuela primaria el esquema de calificaciones del rendimiento académico era: Muy satisfactorio, Satisfactorio, Poco satisfactorio. Fue en la década del 80. ¡Los alumnos nunca alcanzábamos un rendimiento exitoso! Si hoy lo pueden hacer, se debe a una traducción poco satisfactoria…

Además, y creo que en esto reside el principal punto de diferencia, los términos exitoso y exitosamente implican resultado, fin o terminación de un proceso. Por su parte, los términos del inglés pueden hacer referencia a un resultado, fin o terminación, pero también al desarrollo de un proceso, algo que no está acabado ni consumado. Por ese motivo, es frecuente encontrar el adverbio successfully asociado con tiempos verbales que dan idea de continuidad, como el present perfect o el presente continuo. Si buscamos en internet las frases “has been developing successfully” o “is developing successfully”, veremos que hay miles de resultados, mientras que la búsqueda de “se desarrolla/n exitosamente” o “se están desarrollando exitosamente” arroja menos resultados y muchos de ellos corresponden a páginas de México o a textos traducidos del inglés.

Si consultamos el Corpus Diacrónico del Español (CORDE), que abarca hasta el año 1974, observaremos que solo hay tres registros  del adverbio exitosamente.

Al consultar el Corpus del Español Actual (CREA), que abarca desde 1975 hasta 2004, observaremos el aumento en la frecuencia de exitosamente en español: 297 casos, de los cuales la mayoría se encontraron en textos de Argentina, México y Venezuela.

exitosamente-CREA

Esto parece ser una evidencia prueba de que los hispanohablantes nos estamos volviendo muy exitosos por influencia del inglés.

¡Que tengas muchos éxitos! Gracias por leerme.

Acentuación en nombres y apellidos

¿García o Garcia? ¿González o Gonzalez? ¿Pérez o Perez? ¿Rubén o Ruben? ¿Bárbara o Barbara?

Las norma dice que los nombres propios, como los nombres de personas, siguen las reglas de acentuación. Sin embargo (aquí viene la excepción) si en la partida de nacimiento el nombre o el apellido está registrado sin tilde, entonces se escribe sin tilde.

Recordemos que una cosa es el acento, también denominado acento prosódico, y otra el tilde, también denominado acento ortográfico, gráfico o gramatical. El acento pertenece al ámbito de la fonología, es el «relieve que en la pronunciación se da a una sílaba de la palabra, distinguiéndola de las demás por una mayor intensidad o por un tono más alto» [DRAE]. La confusión se produce porque con la palabra acento solemos hacer referencia tanto al acento prosódico como al acento ortográfico o tilde. El tilde es la marca gráfica que se coloca sobre la vocal acentuada. Todas las palabras de dos o más sílabas tienen acento pero, de acuerdo con las reglas de acentuación, solo algunas llevan tilde.

Colocar o no tilde en un nombre propio depende de cómo está inscripta esa persona (o institución, organización, etc.).

Ignoraba esto hasta que hace unos años le pregunté a una alumna por qué escribía siempre su nombre, Barbara, sin tilde. Ella me dijo: porque así me inscribieron cuando nací. Averigüé y confirmé lo que me decía Barbara. Por supuesto, fui a buscar mi partida de nacimiento: ¿soy Menendez o Menéndez?

El apellido del autor de El túnel es Sabato. Así, sin tilde. Ernesto Sabato siempre escribió su apellido, de origen calabrés, sin tilde. Lo mismo hicieron la mayoría de las editoriales que han publicado sus obras. Una excepción la constituye la editorial Cátedra, que se empeñó en tildar el apellido.
Aquí la respuesta de la Fundéu sobre este tema.

portadas-Sabato

Para evitar inconvenientes legales, es importante escribir los nombres y apellidos exactamente como aparecen escritos en las partidas de nacimiento cuando completamos formularios oficiales, como solicitudes de renovación de DNI o registro de títulos universitarios.

Legislación argentina sobre nombres de pila:

Ley Nacional 18248

Esta ley es del año 1969 y fue modificada en 1984 para autorizar la inscripción de nombres aborígenes.

 

La inmigración en Argentina produjo, entre otras cosas, un repertorio de apellidos extranjeros que a veces fueron registrados como sonaban: ya he escrito sobre Roitman y Reutemann, que es un solo apellido en su origen. Si Perez está registrado como Perez, escribamos Perez. Si Gonzales está registrado como Gonzales, ¿para qué insistir en rebautizarlo González?

¿Se acuerdan de este ratón veloz?

Speedy Gozales

Es Speedy Gonzales.

Otro apellido famoso que nadie sabe bien cómo pronunciar es el de Alfred Nobel, quien instituyó los famosos premios. En sueco, Nobel es palabra aguda. Siguiendo las reglas del castellano, también debe pronunciarse como aguda. Así que no hay motivo para agregar tilde ni para pronunciar *Nóbel.

Creo que a nadie se le ocurriría poner tilde ni pronunciar como agudo el nombre del club de fútbol italiano Milan.

¿Ya revisaron sus partidas de nacimiento?

Castellano neutro de Argentina

Por Marina N. Menéndez

Descargar entrada en pdf

El 17 de julio de 2013 se publicó en el Boletín Oficial de la República Argentina el Decreto 933, que sanciona el doblaje obligatorio al “castellano neutro” de Argentina para casi todo lo que se emita por televisión. Este decreto reglamenta la Ley N° 23316, del año 1988, que nunca se había puesto en vigencia.

La polémica sobre esta ley tiene intereses comerciales y culturales. Como no soy abogada ni legista, leo el decreto y las leyes relacionadas desde mi perspectiva de traductora y correctora de español. Todo bien con el impulso a la industria pero no basta con un loable fin, también hay que pensar en los medios para lograrlo. Primero, cito fragmentos de la nueva normativa vigente. Luego, señalaré algunos interrogantes sobre esta ley que me provocan escozor lingüístico y cultural. Por último, reseño los antecedentes del doblaje obligatorio en España promulgado por Franco en 1941.

Los textos de la ley

Todos los resaltados en el texto son míos.

Aquí el texto del artículo 1° del Decreto 933:

La programación que sea emitida a través de los servicios de radiodifusión televisiva contemplados por la Ley Nº 26.522, incluyendo los avisos publicitarios y los avances de programas, debe estar expresada, en el idioma oficial o en los idiomas de los Pueblos Originarios, con las excepciones previstas en el artículo 9° de dicha ley.

El artículo 3° establece que “Se considera como idioma oficial al castellano neutro según su uso corriente en la REPUBLICA (sic) ARGENTINA, pero garantizando su comprensión para todo el público de la América hispanohablante.”

Asimismo, el Decreto 933 considera que la Ley 23316 “reguló los porcentajes mínimos de doblaje que se deben realizar en el país, como medio razonable para la defensa de nuestra cultura e identidad nacional, circunstancia que se garantiza a través de la actividad desarrollada por actores y locutores que posean nuestras características fonéticas”.

El Decreto 933 se basa en las siguientes leyes:

  • Ley N.° 17741 de 1968 (texto ordenado 2001) de fomento de la actividad cinematográfica nacional. Esta ley establece en que el Director Nacional de Cine y Artes Audiovisuales deberá “disponer la obligatoriedad de procesar, doblar, subtitular y obtener copias en el país de películas extranjeras en la medida que lo considere necesario en función del mercado nacional”
  • La Ley N.° 23316, de 1986. Esta ley estableció en su artículo 1° la obligatoriedad del doblaje:

El doblaje para la televisación de películas y/o tapes de corto o largometraje, la presentación fraccionada de ellas con fines de propaganda, la publicidad, la prensa y las denominadas “series” que sean puestas en pantalla por dicho medio y en los porcentajes que fija esta ley, deberá ser realizado en idioma castellano neutro, según su uso corriente en nuestro país, pero comprensible para todo el público de la América hispano hablante.

El artículo 8° de la ley 23316 establece que “No podrá televisarse en ningún canal abierto o cerrado del país, materiales importados y/o doblados por empresas no registradas en el Instituto Nacional de Cinematografía”.

Y el artículo 11° dice:

Si un canal que se proponga estrenar un material doblado en el país, lo rechazara por considerar que el doblaje es deficiente, deberá comunicar esta decisión al Instituto Nacional de Cinematografía y éste procederá a un control de calidad mediante una comisión formada por un representante del canal en cuestión, uno del Instituto Nacional de Cinematografía y uno de la Asociación Argentina de Actores especializado en doblaje (interpretación, sincronismo, castellano neutro) si se tratara de ficción dramática -tal cual se especifica en el artículo 3º-, o uno del Instituto Superior de Enseñanza Radiofónica especializado en doblaje (interpretación, sincronismo, castellano neutro) -según lo establecido en el artículo 4º- si lo fuese de no ficción. En los casos en que el dictamen resultare desfavorable, deberá rehacerse el doblaje o reemplazárselo por otro de igual duración a los efectos de esta ley.

  • La Ley N.° 26522 del año 2009, conocida como Ley de Medios. El artículo 9 de esta ley estableció

Idioma. La programación que se emita a través de los servicios contemplados por esta ley, incluyendo los avisos publicitarios y los avances de programas, debe estar expresada en el idioma oficial o en los idiomas de los Pueblos Originarios21, con las siguientes excepciones:

a) Programas dirigidos a públicos ubicados fuera de las fronteras nacionales;

b) Programas destinados a la enseñanza de idiomas extranjeros;

c) Programas que se difundan en otro idioma y que sean simultáneamente traducidos o subtitulados;

d) Programación especial destinada a comunidades extranjeras habitantes o residentes en el país;

e) Programación originada en convenios de reciprocidad;

f) Las letras de las composiciones musicales, poéticas o literarias.

g) Las señales de alcance internacional que se reciban en el territorio nacional.

  • Ley N.° 26838 de 20013, que declaró “a toda actividad desarrollada por las diferentes ramas audiovisuales que se encontraran comprendidas en el artículo 57 de la Ley Nº 17.741 (t.o. 2001) y sus modificatorias como una actividad productiva de transformación asimilable a una actividad industrial”.

Mis interrogantes

(Pueden omitirlos y seguir leyendo más abajo)

¿Qué entiende la normativa por castellano neutro?

¿Quienes redactaron la ley y sus reglamentaciones saben que el castellano neutro es una abstracción, es decir, una cierta convención que manejan los traductores (ya sea de texto o de material audiovisual) y que responde a un criterio comercial, no lingüístico?

¿El “castellano neutro de la República Argentina” no es una incoherencia lógica y conceptual?

¿Qué pasará con la diversidad fonética del castellano en Argentina? ¿El castellano rioplatense será la norma?

¿El doblaje respetará el voseo y el yeísmo, propio de la mayor parte de Argentina?

Si le quitamos al castellano /kɑsteɑnɔ/ de Argentina el voseo y la típica pronunciación africada de las letras <ll> y <y>, ¿se puede defender “nuestra cultura e identidad nacional” a través de “nuestras características fonéticas”, como dice el Decreto 933?

¿De qué manera la aplicación de esta ley protege los derechos de las personas sordas o con disminución auditiva? ¿No sería una buena idea que la ley estableciera la obligatoriedad de doblar a LSA (Lenguaje de Señas de Argentina) todo el material que se transmite por televisión?

¿Qué instituciones educativas argentinas garantizan la disponibilidad de profesionales del doblaje? Recordemos que los actores y locutores, que menciona la normativa, no necesariamente están capacitados para el doblaje.

El doblaje es un trabajo especializado que consta de dos fases: la traducción audiovisual y el doblaje propiamente dicho. La nueva normativa solo contempla la segunda fase, es decir, el audio. ¿Cómo será el proceso para contratar traductores especializados? Argentina cuenta con carreras de traducción de alto prestigio internacional, como la Universidad Nacional de Córdoba y la Universidad Nacional de La Plata, y con Colegios de Traductores. Solo espero que los traductores contratados sean traductores. De esta manera se protegería la industria nacional.

¿Por qué no hay profesionales especializados en traducción y doblaje entre los miembros que integrarán la comisión de control de calidad (art. 11° de la Ley 23316)?

¿Quienes firmaron el decreto tendrán alguna idea de lo qué es la naturalización, la extranjerización, la internacionalización y la localización en el área de la traducción audiovisual?

Franco y el doblaje obligatorio en España

Queda prohibida la proyección cinematográfica en otro idioma que no sea el español, salvo autorización que concederá el Sindicato Nacional del Espectáculo, de acuerdo con el Ministerio de Industria y Comercio y siempre que las películas en cuestión hayan sido previamente dobladas. El doblaje deberá realizarse en estudios españoles que radiquen en territorio nacional y por personal español

En 1941 Franco promulgó la normativa que estableció el doblaje obligatorio en España. Mussolini ya había hecho lo mismo en Italia en 1938 con la Ley de Defensa del Idioma. Alemania y Francia también emularon  a Mussolini pero el doblaje obligatorio despareció. Hoy en Francia solo algunas películasextranjeras  han sido dobladas, el resto tiene subtítulos. Sobre el tema del doblaje obligatorio nos habla Diego Galán en un artículo publicado en el Centro Virtual Cervantes:

Otros historiadores, afines a cualquier disposición del Régimen de Franco, aplaudieron con entusiasmo la obligatoriedad del doblaje. […] Pero el doblaje obligatorio no significó sólo el regalo del idioma a las películas extranjeras, ni el destrozo artístico que significa suprimir las voces originales de los intérpretes, sino un medio perverso para ampliar las largas garras de la censura.

Aunque el doblaje obligatorio desapareció en 1946, la práctica continuó y recién en la década del setenta se volvieron a ver películas subtituladas en España. En los últimos años la polémica resurgió cuando la Generalitat propuso el subtitulado y doblaje obligatorio en catalán (pueden leer la nota “Al cine, mejor sin política” del diario El País).

Recomiendo leer “El puñetero ceceo” y “El doblaje obligatorio” de Diego Galán.

P.S. Es irónico que en la página web del Boletín Oficial de la República Argentina haya errores ortográficos como este:

Boletin oficial-fue con tilde

¿Ustedes qué opinan sobre el doblaje obligatorio?

Entradas relacionadas

Subtitulación para sordos

La traducción desde un enfoque sociológico

Traductor, editor, corrector.

Libro sobre traductología

Citación de bibliografía III

Por Marina Menéndez

Las normas de estilo para las citas textuales ya ha sido tema de este blog en esta entrada. Las referencias bibliográficas son la información sobre los textos y autores a los que remiten las citas. Hay tres sistemas principales para la elaboración de referencias bibliográficas: el anglosajón (también conocido como sistema Harvard-APA), el latino y la norma internacional ISO 690 y su equivalente UNE 50-104-94.Como siempre, utilizar una u otra norma es una cuestión de estilo; lo importante es normativizar todas las referencias de acuerdo con un mismo criterio.

Y aquí Google Académico nos facilita la tarea. Cuando buscamos un texto, veremos debajo del extracto la opción citar:

Google_Academico

Hacemos click en Citar y veremos un cuadro con la referencia bibliográfica de ese texto en tres sistemas:el APA, el ISO 690 y el MLA:

Citas_Google_Academico

Pueden consultar una guía para la elaboración de referencias bibliográficas aquí

Entradas relacionadas:

Citas textuales y derechos de autor I

Citas textuales y derechos de autor II

Corrección de textos

Corrección de textos académicos

Libro de estilo y algo más

Puntuación y llamadas de nota ¿antes o después?

Signos de puntuación en diálogos

Descargar esta entrada en pdf

Puntuación y llamadas de nota: ¿antes o después?

Por Marina Menéndez

Las llamadas son los números en voladita que se colocan para referir a una nota al pie o nota al final. Existen dos criterios básicos para la ubicación de las llamadas en combinación con los signos de puntuación. El sistema francés prescribe colocar las llamadas de nota antes de los signos de puntuación (coma, punto y coma, y dos puntos), pero después de los puntos suspensivos. El sistema anglosajón prescribe colocarlas después. Ambos sistemas son aceptados por la Ortografía de la lengua española (2010). Elegir uno u otro es una cuestión de estilo editorial; lo importante es normalizar todas las llamadas para que sigan el mismo estilo.

Así, por ejemplo, el Libro de estilo interinstitucional de la Unión Europea establece que las llamadas de nota irán antes del eventual signo de puntuación. Es decir, prefiere el sistema francés.

llamadas de nota2

Por su parte, Martínez de Sousa¹ sostiene que se debe colocar la llamada fuera de los signos de puntuación ya que las llamadas son elementos extratextuales.

Llamada de nota

1. Martínez de Sousa, J. (2007) “Una visión de la ortotipografía”, en Donde dice… N.° 6, enero-marzo de 2007, pp.4-6. Disponible en línea en <http://www.fundeu.es/revistas>

Las llamadas de nota con las citas

Muchas veces, las llamadas de nota se utilizan para indicar la fuente bibliográfica de una cita. Aquí debe decidirse si el número volado de la llamada se colocará antes o después de las comillas que cierran la cita. El apartado 3 del artículo sobre las comillas en el Diccionario panhispánico de dudas explica:

b) El texto que va dentro de las comillas tiene una puntuación independiente y lleva sus propios signos ortográficos. Por eso, si el enunciado entre comillas es interrogativo o exclamativo, los signos de interrogación y exclamación se escriben dentro de las comillas:

Le preguntó al conserje: «¿Dónde están los baños, por favor?».

«¡Qué ganas tengo de que lleguen las vacaciones!», exclamó.

De esta regla debe excluirse el punto, que se escribirá detrás de las comillas de cierre cuando el texto entrecomillado ocupe la parte final de un enunciado o de un texto ( c).

c) Cuando lo que va entrecomillado constituye el final de un enunciado o de un texto, debe colocarse punto detrás de las comillas de cierre, incluso si delante de las comillas va un signo de cierre de interrogación o de exclamación, o puntos suspensivos:

«No está el horno para bollos». Con estas palabras zanjó la discusión y se marchó.

«¿Dónde te crees que vas?». Esa pregunta lo detuvo en seco.

«Si pudiera decirle lo que pienso realmente…». A Pedro no le resultaba fácil hablar con sinceridad.

En el caso de que deba colocarse una llamada de nota que afecte a todo el texto entrecomillado, esta debe colocarse entre las comillas de cierre y el punto:

Rafael Lapesa señalaba que «es muy discutido el posible influjo de las lenguas indígenas en la pronunciación del español de América»1.

1 Historia de la lengua española, p. 545.

Si la nota solo hace referencia a la última palabra del texto entrecomillado, la llamada debe colocarse delante de las comillas de cierre:

Rodolfo Lenz llegó a afirmar que el habla vulgar de Chile era «principalmente español con sonidos araucanos1».

1 El araucano o mapuche es la lengua que hablaban los naturales de la antigua región de Arauco, en la zona central de Chile.

Vamos por partes. En español, el punto que termina una cita se coloca después de las comillas de cierre. Colocar el punto antes de las comillas es un anglicismo ortotipográfico. Punto.

pero el amor

Pero si se trata de una cita híbrida (es decir, la cita está incluida en una oración), la llamada se coloca entre las comillas, que cierran la cita, y el punto, que cierra la oración. Por ejemplo:

el amor esa palabra

Para evitar esta confusión en las referencias bibliográficas de las citas, se recomienda utilizar el sistema Harvard de citación: después de la cita se coloca, entre paréntesis, el apellido del autor año de publicación de la obra página. Por ejemplo:

«Es vieja costumbre, en español, cerrar con paréntesis de cierre las letras o cifras con que se distingue cada uno de los apartados de un párrafo: 1), 2), 3), o bien a), b), c). Es anglicismo ortotipográfico escribirlos con los dos paréntesis: (1), (2), (3), o bien (a), (b), (c)» (Martínez de Sousa, 2007: 5).

Entradas relacionadas

Citas textuales y derechos de autor I

Libro de estilo y algo más

Signos de puntuación en diálogos

Cuestón de peso

Cuestión de peso

¿100 $? ¿$ 100? ¿$100?  ¿$ 100? ¿100 €? ¿€ 100?

¿Delante o detrás de la cifra? ¿Va espacio entre el símbolo y la cifra?

La escritura de las unidades monetarias, sus símbolos y códigos está normalizada por la ISO 4217:2008.

El código de cada divisa está formado por tres letras, denominados símbolos trilíteros; las dos primeras corresponden generalmente al código del nombre del país y la tercera, a la letra inicial de la moneda. Por ejemplo:

GBP, el código de la libra esterlina, está formado por GB (código de Great Britain, Gran Bretaña en inglés) y P (inicial de pound, libra en inglés).

JPY, el código del yen, está formado por JP (código de Japón) y Y (inicial de yen).

¿Y los pesos argentinos?

Desde 1992, año en que a través del Decreto N.° 2128 y de la Ley de convertibilidad se creó el peso, el código del peso argentino es ARS.

El código de la divisa se puede escribir antes o después de la cifra y siempre  separado de esta por un espacio: 100 ARS, 100 EUR, 100 JPY.

Los símbolos de algunas monedas son signos ($, €, £, ¥, etc.). Otras unidades monetarias tienen símbolos constituidos por letras, por ejemplo kr (corona noruega) o CHF (franco suizo); en estos casos debemos recordar que no se coloca punto después de un símbolo. Esto no quita que haya símbolos que incluyen punto, como el B/. (balboa) y el  S/. (nuevo sol).

Los símbolos de unidades monetarias también se escriben pospuestos y separados de la cifra por un espacio: 100 $. Sin embargo, en América el uso común es colocarlos delante y sin espacio: $100. Lo incorrecto es usar la norma española omitiendo el espacio (* 100$) o la forma americana colocando espacio (* $ 100).
 Fuente: Nueva Ortografía de la Lengua Española, 2010, página 591

simbolos monetarios

Curiosidades…

El símbolo del dinero es el $ (aunque escribiendo esta entrada descubrí que existe un símbolo genérico), que representa tanto al peso como al dólar. ¿Cuál es el origen del símbolo peso/dólar? Hay varias teorías. Una versión, adoptada por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, sostiene que deriva de la inscripción «P’s», una abreviatura de la palabra peso o piastre (moneda española que equivalía a ocho reales), que pasó a escribirse con la ´s´ superpuesta a la P hasta convertirse en el actual $.  Otra versión dice que el símbolo $ es una estilización de  las columnas de Hércules envueltas en una cinta (que forma una suerte de S) con la leyenda Plus Ultra, imagen que Carlos I de España (1500-1558) adoptó para el escudo español y que se imprimió en las monedas de ocho reales. De ahí que el símbolo $ llevara dos rayas verticales.

símbolo-peso-dólar

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: