Reflexiones, notas y recursos sobre el idioma español. Análisis del discurso. Corrección. Edición. Etimología. Lectura y escritura. Lingüística. Lunfardo. Neologismos. Publicación digital. Spanglish. Traducción. Variedades de español.

Entradas etiquetadas como ‘Argentina’

Vivir cuesta vida

¿Vivir solo cuesta vida o Vivir sólo cuesta vida?

Es una de las frases más celebradas del rock argentino, forma parte de la letra de “Ropa sucia” de los Redonditos de Ricota. Para los seguidores de la banda, el sentido está claro. Pero resulta que al escribirla, la ausencia o presencia de la tilde marca una diferencia: el sentido se desdobla, se bifurca.

Vivir solo sin tilde

Vivir solo con tilde

El sentido que los Redondos, y sus seguidores, le dieron a la frase es inequívoco. Para corroborarlo, basta escuchar la canción: el Indio Solari hace una pausa entre el sujeto de la oración (vivir) y lo que se predica (sólo cuesta vida).

Por si se necesitan más pruebas, tenemos la declaración de la banda en una conferencia que concedieron (excepcional en esta banda de culto) en 1997. Allí el vocalista, al referirse a un hombre que la banda admiraba, dijo:

[…] tiene una actitud de vida que respeto muchísimo y que, de alguna manera, tiene que ver con algunos de los slogans de los Redondos, que es pensar que vivir cuesta vida, que no se puede vivir dentro de una sanguchera de vidrio, que la vida protegida entre algodones y no puesta a ninguna experiencia no es rica.

En 2011 la Ortografía de la Lengua Española estableció que solo, ya sea adverbio o adjetivo, no lleva tilde y que la tilde no es necesaria, aunque sí admisible, en casos de ambigüedad. La norma sumó detractores que, con razón, sostienen sostenemos que la tilde sí es necesaria para evitar la ambigüedad. Vaya como prueba que Vivir solo cuesta vida y Vivir sólo cuesta vida tienen sentidos diferentes. No se trata de vivir sin compañía, sino de que vivir solamente cuesta vida.

Y no puedo dejar de recordar otra hermosa canción argentina: “Honrar la vida” de Eladia Blázquez.

¡No! Permanecer y transcurrir
no es perdurar, no es existir
¡Ni honrar la vida!
Hay tantas maneras de no ser,
tanta conciencia sin saber
adormecida…
Merecer la vida no es callar y consentir,
tantas injusticias repetidas…
¡Es una virtud, es dignidad!
Y es la actitud de identidad ¡más definida!
Eso de durar y transcurrir
no nos da derecho a presumir.
Porque no es lo mismo que vivir…
¡Honrar la vida!

¡No! Permanecer y transcurrir
no siempre quiere sugerir
¡Honrar la vida!
Hay tanta pequeña vanidad,
en nuestra tonta humanidad
enceguecida.
Merecer la vida es erguirse vertical,
más allá del mal, de las caídas…
Es igual que darle a la verdad,
y a nuestra propia libertad
¡La bienvenida!…
Eso de durar y transcurrir
no nos da derecho a presumir.
Porque no es lo mismo que vivir…
¡Honrar la vida!

Buena vida para todos : )

Imagen

Etimologia de hincha

En varios países de América Latina se denomina hinchas a los simpatizantes de los clubes de fútbol ¿Cuál es el origen de la palabra hincha?

hincha-etimologia

Castellano neutro de Argentina

Por Marina N. Menéndez

Descargar entrada en pdf

El 17 de julio de 2013 se publicó en el Boletín Oficial de la República Argentina el Decreto 933, que sanciona el doblaje obligatorio al “castellano neutro” de Argentina para casi todo lo que se emita por televisión. Este decreto reglamenta la Ley N° 23316, del año 1988, que nunca se había puesto en vigencia.

La polémica sobre esta ley tiene intereses comerciales y culturales. Como no soy abogada ni legista, leo el decreto y las leyes relacionadas desde mi perspectiva de traductora y correctora de español. Todo bien con el impulso a la industria pero no basta con un loable fin, también hay que pensar en los medios para lograrlo. Primero, cito fragmentos de la nueva normativa vigente. Luego, señalaré algunos interrogantes sobre esta ley que me provocan escozor lingüístico y cultural. Por último, reseño los antecedentes del doblaje obligatorio en España promulgado por Franco en 1941.

Los textos de la ley

Todos los resaltados en el texto son míos.

Aquí el texto del artículo 1° del Decreto 933:

La programación que sea emitida a través de los servicios de radiodifusión televisiva contemplados por la Ley Nº 26.522, incluyendo los avisos publicitarios y los avances de programas, debe estar expresada, en el idioma oficial o en los idiomas de los Pueblos Originarios, con las excepciones previstas en el artículo 9° de dicha ley.

El artículo 3° establece que “Se considera como idioma oficial al castellano neutro según su uso corriente en la REPUBLICA (sic) ARGENTINA, pero garantizando su comprensión para todo el público de la América hispanohablante.”

Asimismo, el Decreto 933 considera que la Ley 23316 “reguló los porcentajes mínimos de doblaje que se deben realizar en el país, como medio razonable para la defensa de nuestra cultura e identidad nacional, circunstancia que se garantiza a través de la actividad desarrollada por actores y locutores que posean nuestras características fonéticas”.

El Decreto 933 se basa en las siguientes leyes:

  • Ley N.° 17741 de 1968 (texto ordenado 2001) de fomento de la actividad cinematográfica nacional. Esta ley establece en que el Director Nacional de Cine y Artes Audiovisuales deberá “disponer la obligatoriedad de procesar, doblar, subtitular y obtener copias en el país de películas extranjeras en la medida que lo considere necesario en función del mercado nacional”
  • La Ley N.° 23316, de 1986. Esta ley estableció en su artículo 1° la obligatoriedad del doblaje:

El doblaje para la televisación de películas y/o tapes de corto o largometraje, la presentación fraccionada de ellas con fines de propaganda, la publicidad, la prensa y las denominadas “series” que sean puestas en pantalla por dicho medio y en los porcentajes que fija esta ley, deberá ser realizado en idioma castellano neutro, según su uso corriente en nuestro país, pero comprensible para todo el público de la América hispano hablante.

El artículo 8° de la ley 23316 establece que “No podrá televisarse en ningún canal abierto o cerrado del país, materiales importados y/o doblados por empresas no registradas en el Instituto Nacional de Cinematografía”.

Y el artículo 11° dice:

Si un canal que se proponga estrenar un material doblado en el país, lo rechazara por considerar que el doblaje es deficiente, deberá comunicar esta decisión al Instituto Nacional de Cinematografía y éste procederá a un control de calidad mediante una comisión formada por un representante del canal en cuestión, uno del Instituto Nacional de Cinematografía y uno de la Asociación Argentina de Actores especializado en doblaje (interpretación, sincronismo, castellano neutro) si se tratara de ficción dramática -tal cual se especifica en el artículo 3º-, o uno del Instituto Superior de Enseñanza Radiofónica especializado en doblaje (interpretación, sincronismo, castellano neutro) -según lo establecido en el artículo 4º- si lo fuese de no ficción. En los casos en que el dictamen resultare desfavorable, deberá rehacerse el doblaje o reemplazárselo por otro de igual duración a los efectos de esta ley.

  • La Ley N.° 26522 del año 2009, conocida como Ley de Medios. El artículo 9 de esta ley estableció

Idioma. La programación que se emita a través de los servicios contemplados por esta ley, incluyendo los avisos publicitarios y los avances de programas, debe estar expresada en el idioma oficial o en los idiomas de los Pueblos Originarios21, con las siguientes excepciones:

a) Programas dirigidos a públicos ubicados fuera de las fronteras nacionales;

b) Programas destinados a la enseñanza de idiomas extranjeros;

c) Programas que se difundan en otro idioma y que sean simultáneamente traducidos o subtitulados;

d) Programación especial destinada a comunidades extranjeras habitantes o residentes en el país;

e) Programación originada en convenios de reciprocidad;

f) Las letras de las composiciones musicales, poéticas o literarias.

g) Las señales de alcance internacional que se reciban en el territorio nacional.

  • Ley N.° 26838 de 20013, que declaró “a toda actividad desarrollada por las diferentes ramas audiovisuales que se encontraran comprendidas en el artículo 57 de la Ley Nº 17.741 (t.o. 2001) y sus modificatorias como una actividad productiva de transformación asimilable a una actividad industrial”.

Mis interrogantes

(Pueden omitirlos y seguir leyendo más abajo)

¿Qué entiende la normativa por castellano neutro?

¿Quienes redactaron la ley y sus reglamentaciones saben que el castellano neutro es una abstracción, es decir, una cierta convención que manejan los traductores (ya sea de texto o de material audiovisual) y que responde a un criterio comercial, no lingüístico?

¿El “castellano neutro de la República Argentina” no es una incoherencia lógica y conceptual?

¿Qué pasará con la diversidad fonética del castellano en Argentina? ¿El castellano rioplatense será la norma?

¿El doblaje respetará el voseo y el yeísmo, propio de la mayor parte de Argentina?

Si le quitamos al castellano /kɑsteɑnɔ/ de Argentina el voseo y la típica pronunciación africada de las letras <ll> y <y>, ¿se puede defender “nuestra cultura e identidad nacional” a través de “nuestras características fonéticas”, como dice el Decreto 933?

¿De qué manera la aplicación de esta ley protege los derechos de las personas sordas o con disminución auditiva? ¿No sería una buena idea que la ley estableciera la obligatoriedad de doblar a LSA (Lenguaje de Señas de Argentina) todo el material que se transmite por televisión?

¿Qué instituciones educativas argentinas garantizan la disponibilidad de profesionales del doblaje? Recordemos que los actores y locutores, que menciona la normativa, no necesariamente están capacitados para el doblaje.

El doblaje es un trabajo especializado que consta de dos fases: la traducción audiovisual y el doblaje propiamente dicho. La nueva normativa solo contempla la segunda fase, es decir, el audio. ¿Cómo será el proceso para contratar traductores especializados? Argentina cuenta con carreras de traducción de alto prestigio internacional, como la Universidad Nacional de Córdoba y la Universidad Nacional de La Plata, y con Colegios de Traductores. Solo espero que los traductores contratados sean traductores. De esta manera se protegería la industria nacional.

¿Por qué no hay profesionales especializados en traducción y doblaje entre los miembros que integrarán la comisión de control de calidad (art. 11° de la Ley 23316)?

¿Quienes firmaron el decreto tendrán alguna idea de lo qué es la naturalización, la extranjerización, la internacionalización y la localización en el área de la traducción audiovisual?

Franco y el doblaje obligatorio en España

Queda prohibida la proyección cinematográfica en otro idioma que no sea el español, salvo autorización que concederá el Sindicato Nacional del Espectáculo, de acuerdo con el Ministerio de Industria y Comercio y siempre que las películas en cuestión hayan sido previamente dobladas. El doblaje deberá realizarse en estudios españoles que radiquen en territorio nacional y por personal español

En 1941 Franco promulgó la normativa que estableció el doblaje obligatorio en España. Mussolini ya había hecho lo mismo en Italia en 1938 con la Ley de Defensa del Idioma. Alemania y Francia también emularon  a Mussolini pero el doblaje obligatorio despareció. Hoy en Francia solo algunas películasextranjeras  han sido dobladas, el resto tiene subtítulos. Sobre el tema del doblaje obligatorio nos habla Diego Galán en un artículo publicado en el Centro Virtual Cervantes:

Otros historiadores, afines a cualquier disposición del Régimen de Franco, aplaudieron con entusiasmo la obligatoriedad del doblaje. […] Pero el doblaje obligatorio no significó sólo el regalo del idioma a las películas extranjeras, ni el destrozo artístico que significa suprimir las voces originales de los intérpretes, sino un medio perverso para ampliar las largas garras de la censura.

Aunque el doblaje obligatorio desapareció en 1946, la práctica continuó y recién en la década del setenta se volvieron a ver películas subtituladas en España. En los últimos años la polémica resurgió cuando la Generalitat propuso el subtitulado y doblaje obligatorio en catalán (pueden leer la nota “Al cine, mejor sin política” del diario El País).

Recomiendo leer “El puñetero ceceo” y “El doblaje obligatorio” de Diego Galán.

P.S. Es irónico que en la página web del Boletín Oficial de la República Argentina haya errores ortográficos como este:

Boletin oficial-fue con tilde

¿Ustedes qué opinan sobre el doblaje obligatorio?

Entradas relacionadas

Subtitulación para sordos

La traducción desde un enfoque sociológico

Traductor, editor, corrector.

Libro sobre traductología

Falta de correctores en la prensa argentina

faltante-plata-El Dia

sino-Filmus-La Nacion

LA NACION” es uno de los principales periódicos argentinos. El nombre del periódico, en mayúsculas, no lleva tilde. Sin embargo en la sección de Términos y Condiciones, la grafía varía entre “LA NACIÓN” y “LA NACION”.

Coloquio argentino de estudios sobre el libro y la edición. Actas

Las actas del Primer Coloquio Argentino de Estudios sobre el Libro y la Edición ya se encuentran disponibles en este enlace.

El encuentro estuvo organizado por el Instituto de Investigaciones en Humanidades y Ciencias Sociales (UNLP-CONICET), el Departamento de Ciencias Sociales de la UNQ, el Programa Cultura Escrita, Mundo Impreso, Campo Intelectual (CeMiCi) de la UNC, el Instituto de Investigaciones Gino Germani de la UBA y el Centro de Documentación y de Investigación de la Cultura de Izquierdas en Argentina – Universidad Nacional de San Martín (CeDInCI / UNSAM).El comité organizaror estuvo integrado por José Luis de Diego, Leandro de Sagastizábal, Alejandro Dujovne, Margarita Pierini, Gustavo Sorá, Horacio Tarcus y Ana Wortman.

En las palabras de apertura, de Diego destacó el enfoque interdisciplinario de la edición (“todos somos outsiders de alguna manera que se ocupan de un objeto ex-céntrico”) y recordó el pensamiento de Pierre Bourdieu sobre la doble naturaleza del libro en tanto objeto cultural y producto comercial.

Estuve presente en el coloquio y por eso les recomiendo leer las actas. En otra entrada hablaré de la conferencia de la doctora Gisèle Sapiro y su enfoque sociológico del mercado editorial y la traducción.

 

Quizás también les interese:

de Diego, J. L. (dir.) (2006) Editores y políticas editoriales en Argentina: 1880-2000. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.

de Sagastizábal, L. (1995) La edición de libros en Argentina. Una empresa de cultura. Buenos Aires: Eudeba.

de Sagastizábal, L. y Estévez Fros, S. (2002) El mundo de la edición de libros. Buenos Aires: Paidós.

Portada de EDITORES Y POLÍTICAS EDITORIALES EN ARGENTINA, 1880-2000

EDITORES Y POLÍTICAS EDITORIALES EN ARGENTINA, 1880-2000 José Luis de Diego (Director) Fondo de Cultura Económica

 

ISBN en Argentina. Comercio exterior

Retomo el tema del registro de ISBN en Argentina porque me he enterado de una reciente normativa para el comercio exterior del sector editorial.

De acuerdo con lo informado en la página web de SInCA (Sistema de Información Cultural de Argentina)

Desde el 14 abril de 2012 comenzó a funcionar un Registro de ISBN para el comercio exterior del sector editorial, implementado por la Dirección General de Aduanas – Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y la Secretaría de Cultura de la Nación, que comenzarán a exigir la declaración del ISBN, como sufijo de valor y estadística, en todas las transacciones de comercio exterior que se realicen a través de la Partida 49.01.

El objetivo de esta nueva reglamentación sería un mayor control de las importaciones y exportaciones que se realizan en el sector editorial ya que hasta entonces las únicas estadísticas con las que se contaba eran las provenientes de las declaraciones que se hacían en la Aduana en la partida 49.01.

Fuentes de información

Secretaría de Cultura. Presidencia de la Nación. Comunicado: Registro de ISBN para el comercio exterior del sector editorial, 14 de abril de 2012

El nuevo Papa ya tiene su página en Wikipedia

La elección del nuevo papa se anunció desde el balcón de la basílica de San Pedro a las 19.12 h. Un minuto después el artículo sobre Jorge Mario Bergoglio en Wikipedia informaba que:

Bergoglio

A las 19.23 h el artículo ya tenía diecinueve ediciones y la página de Jorge Bergoglio había sido redireccionada a Francisco I (papa) y la mayúscula de Papa había sido debidamente cambiada por minúscula. Recordemos que los cargos jerárquicos (presidente, papa, rey, etc. se escriben con minúscula, excepto cuando van precedidos del artículo para referirse a una persona concreta. Los cambios realizados por los editores voluntariosde Wikipedia pueden verse haciendo click en la pestaña “Ver historial”. Esta es una captura de pantalla de algunos de las ediciones

Bergoglio-edicion

Según parece, la edición del artículo sobre el Papa Francisco I se está convirtiendo en una guerra de ediciones.

A una hora de la elección de Bergoglio, el artículo de Wikipedia ya tiene más de 150 ediciones…

Frases y gestos de los argentinos

Aprender una lengua es aprender a utilizar una lengua en diferentes contextos y situaciones. Desde un enfoque comunicativo, resulta imprescindible desarrollar la competencia sociocultural en la lengua extranjera. La adecuación de ciertas palabras y frases en determinados contextos así como también la interpretación de los gestos son dos factores que deberían tenerse en cuenta.

En dos entradas anteriores he escrito sobre las palabras porteñas, la mayoría provenientes del lunfardo, y sobre palabras típicas y modismos de los argentinos. Hoy les traigo algunos sitios de interés para las clases de español como lengua extranjera en Argentina.

Palabras, dichos y expresiones de los argentinos

¿Dónde buscar material auténtico del lenguaje oral informal? Las comunidades sociales ofrecen algunas opciones:

Si buscamos ejemplos (auténticos) del uso de una palabra o expresión, el sitio Topsy nos mostrará ejemplos tomando como ‘base de datos’ los enlaces que publican los usuarios redes sociales. Busqué «chamullo» y apareció, entre una larga lista, este enlace.

En la versión argentina de Livra (se puede acceder a la página de distintos países), los miembros proponen encuestas (picks) y los demás, claro, responden. El sitio permite la búsqueda de palabras dentro de las encuestas y los resultados están acompañados de ‘picks’ relacionados.

Aquí, por ejemplo, están los dichos más usados por los argentinos, entre ellos, lo barato sale caro, Dios le da pan al que no tiene dientes, salir de Guatemala y caer en Guatepeor, etc..

Aquí las expresiones de Argentina elegidas por los usuarios, entre otras: tener cola de paja, hinchar las pelotas, comer vidrio, etc.

Aquí frases populares que incluyen partes del cuerpo: meter la pata, estar para el or***, tomar el pelo, me costó un huevo y la mitad del otro, quedar mano a mano, etc.

Por otra parte, el Wikcionario es una fuente de información sobre palabras que muchas veces no aparecen en ningún diccionario.

Protocolo de los argentinos

Los gestos y la proxemia son un aspecto importante de la comunicación cara a cara, tienen un significado muchas veces específico de determinada cultura o país y suelen dejar perplejos –cuando no incómodos– a quienes no dominan el idioma en cuestión. Al enseñar una lengua en uso deberíamos incorporar estos elementos culturales en la clase para que el alumno comprenda cuándo, por qué y para qué se utilizan. Además, suele existir una diferencia muy marcada entre lenguas/culturas con respecto a los patrones de gesticulación y proxemia aceptables. Por ejemplo, la proximidad y el contacto físico de los hispanohablantes puede llegar a provocar en los extranjeros cierto escozor al sentir invadido su espacio personal o si sienten que su imagen (face) se ve amenazada. Para este tema, les recomiendo leer los textos de Erving Goffman (para un pantallazo de su teoría, pueden leer esto y esto).

En esta página sobre etiqueta y protocolo, podemos leer y escuchar cómo ven ‘los de afuera’ las costumbres, gestos y comportamientos de los argentinos. Algunos fragmentos:

Los argentinos son personas muy educadas y es costumbre saludar siempre que entre o salga de un sitio, sobre todo en recintos cerrados.

Si, cuando habla con un argentino, se mete de forma moderada con usted, con su forma de vestir o algún tema parecido, no se ofenda. Es su particular sentido del humor. Para ellos estas pequeñas bromas son muy habituales. No se enfade por ello.

Los argentinos son muy cercanos, y por eso un abrazo, una palmada en la espalda e incluso un beso en la mejilla es considerado para ellos una muestra de afecto. No muestre disgusto ante un gesto cordial como este, aunque no comparta esta forma de expresión.

Una curiosa costumbre de los argentinos es decir piropos (piropear). Son famosos por sus llamativos y curiosos piropos. Si usted es una mujer, no debe sorprenderle que algún hombre que pasa por la calle le diga alguna cosa. No debe tomárselo mal, aunque esta actitud no sea del todo de su agrado.

Gestos

En su blog, Jennifer Albright, una tejana en Buenos Aires, nos cuenta (fotos incluidas) sus impresiones sobre el particular modo de gesticular que tenemos los argentinos. ¡Muy interesante!

Imagen tomada de Rude Hand Gestures of the World, de Romana LeFevre. Fotografía deDaniel Castro

Imagen tomada de Rude Hand Gestures of the World, de Romana LeFevre. Fotografía de Daniel Castro

Algunos gestos que son difíciles de decodificar para los extranjeros:

  • El «qué sé yo» o «ni idea» … acompaña ese típico gesto nuestro de deslizar el dorso de la mano por el mentón y hacia adelante para expresar que uno no sabe nada sobre lo que nos han preguntado. En otras culturas, como la italiana, puede interpretarse como obsceno (en este enlace pueden leer, en inglés, la controversia que se desató por la fotografía de un juez haciendo este gesto). En Francia, este gesto tiene un sentido sexual y se lo conoce como “la barba”.
  • Rascar el aire con el brazo extendido hacia adelante para llamar a alguien.
  • Habría que agregar el “Má, sí, andá” doblando el codo derecho hacia atrás. Este gesto grosero y se utiliza para terminar una discusión en la que no se ha llegado a un acuerdo.

Má sí, andá

La imagen pertenece al libro Sin palabras. Gestiario argentino (2008), de Guido Indij, que también tiene una edición bilingüe.

Recomiendo la lectura de “Aproximación al mundo de los gestos desde una perspectiva cultural” de Elena Jiménez García, que se puede descargar en este enlace.

ISBN en Argentina

Por Marina N. Menéndez

Los libros tienen una doble naturaleza: son objetos simbólicos y también productos de consumo. Y, como cualquier producto, se rigen por la lógica del mercado (bien lo saben las editoriales), al menos desde el siglo XVII cuando, antes aún de la formación de los Estados, se constituye el mercado editorial. Como las latas de tomate, la mayoría de los libros tienen un código de barras que es la marca de su incorporación en el circuito comercial.  El código de barras, que puede ser leído por sistemas electrónicos (como en las latas de tomate) y el  ISBN (Número Internacional Normalizado para Identificación de Libros, por sus siglas en inglés) identifican a un libro, ya sea impreso o digital, como producto comercial.

¿Para qué sirve el ISBN?

La identificación de los libros con ISBN la utilizan editores, libreros, distribuidores, bibliotecarios y  minoristas de Internet para catalogar, realizar pedidos, registros de ventas y de control de existencias. Aunque las normas de citación bibliográfica no exigen indicar el ISBN, es cada vez más frecuente incluirlo en las referencias bibliográficas. Si uno conoce el ISBN de un libro es muy fácil encontrarlo en Google Books o en los catálogos online de las librerías y acceder a toda la información sobre la obra.

¿El ISBN es solo para los libros impresos?

No. El registro de ISBN se aplica a libros de publicación impresa o digital, es decir, es independiente del soporte de la obra. Los libros digitales y especialmente los artículos científicos y académicos publicados en Internet, pueden tener además del ISBN un identificador DOI (Identificador Digital de Objetos). El DOI es un código alfanumérico que sirve también para buscar una publicación en Internet aun cuando el documento haya cambiado de ubicación en la red, es decir, funciona como un identificador permanente en los buscadores. Para más información detallada sobre el DOI, leer este artículo de María Luisa Álvarez.

¿Tener ISBN protege los derechos de autor y los derechos de propiedad intelectual?

No. El trámite de propiedad intelectual es independiente de la solicitud de ISBN. La propiedad intelectual es «el conjunto de derechos de autor, personales (morales) y patrimoniales (económicos) que corresponden a los autores sobre las obras de su creación» (fuente: http://bc.uns.edu.ar/propiedad-intelectual-y-derecho-de-autor/66).La propiedad intelectual está regulada en Argentina por la Ley N.° 11723, de 1933 y por la Ley N.° 25036, de 1998, que modifica los artículos 1°, 4°, 9° y 57 e incorpora el artículo 55 bis a la Ley N° 11.723 (las modificaciones atañen a la propiedad sobre software). En una próxima entrada, escribiré sobre los derechos de propiedad intelectual.

¿Qué formato tiene el ISBN?

Desde el 2007 el ISBN consta de trece dígitos divididos en cinco bloques que codifican la información de la obra de la siguiente manera: los tres primeros dígitos (978) identifican al producto como libro, el segundo bloque –que contiene entre uno y cinco dígitos– identifica el grupo nacional, geográfico o lingüístico (950  o 987 para Argentina), el tercer bloque –que puede ser de hasta siete dígitos– identifican al editor o sello editorial, el cuarto bloque identifica –que puede tener hasta seis dígitos– corresponde a la edición y formato de un título específico  y el último bloque –de un dígito–  es de control. Cada bloque está generalmente separado por guiones. El código ISBN también puede representarse como un código de barras GS1 (antes denominado EAN-13). Cuando se realiza el trámite de ISBN se puede solicitar en el mismo formulario el código de barra correspondiente. Al final de esta entrada encontrarán los datos para solicitar códigos de barra en Argentina. Hay que tener en cuenta que el ISBN y el GS1 son dos sistemas de codificación complementarios pero diferentes.

Aclaración: en el caso de editoriales universitarias, como Edulp, se asigna un solo prefijo editorial para la editorial de la universidad y las editoriales de todas las unidades académicas.

Menendez_Cómo-leer-el-ISBN

¿Dónde encuentro el ISBN de un libro?

Por Norma ISO 1086 en los libros impresos el ISBN aparece al dorso de la portada, en la página legal, también denominada página de créditos, y al pie de la contratapa.

¿Es obligatorio tener ISBN?

El sistema internacional ISBN no impone ninguna obligación legal de tener un ISBN. Sin embargo, en Argentina la Ley N.° 22399 establece: «Todo libro editado en la República Argentina deberá llevar impreso el número del Sistema Internacional Normalizado para Libros (ISBN – Internacional Standard Book Number)». Por tanto, en Argentina el ISBN es obligatorio.

¿Dónde se solicita el ISBN?

El código ISBN se obtiene en las agencias regionales.  En Argentina, la Cámara Argentina del Libro es la encargada de realizar los trámites de catalogación y registro de ISBN de libros de edición argentina. El ISBN es de validez universal, para cualquier formato y soporte, y se otorga independientemente de si las publicaciones y productos relacionados están disponibles gratuitamente o a la venta.

¿Quién puede tramitar el ISBN?

Las editoriales socias de la Cámara Argentina del Libro (son aquellas que abonan una cuota mensual).

Las editoriales, instituciones, empresas, asociaciones, ONGs, Organismos Oficiales, etc. no socias de esta Cámara que editen la obra.

Autores particulares. Se considerará edición de autor-editor a aquella publicación única en la que el mismo autor sea el editor de la obra y no utilice un nombre como sello editorial. Si el autor ha publicado o publicará más de una obra, deberá registrarse como editor.

A través de un tercero con la debida autorización.

¿Qué datos se necesitan para solicitar el ISBN?

Si el registro lo realiza un autor/editor, se debe completar un formulario que incluye la siguiente información (en negrita los datos obligatorios): datos personales del responsable de la solicitud, título de la obra, autor o editorial, formato de publicación (físico o electrónico), soporte (libro, part-work, fascículo, mapa, agenda), público (general, educación para adultos, escuela primaria y secundaria, enseñanza de inglés como segunda lengua, infantil/juvenil, juvenil, profesional y académico, universidad/ educación superior), idioma, tipo de obra (original o traducción), número de edición, tirada, canal de venta, precio, temática, palabras clave, resumen de no más de 1200 caracteres y características físicas de la obra.

Otros datos que se solicitan cuando quien realiza el trámite es un sello editorial son: clasificación decimal de Dewey (CDD), traductor y coeditores.

¿Hay que pagar para obtener el ISBN?

En Argentina, sí. En otros países, como Canadá, es gratis.

Además de los libros, ¿qué otros productos se identifican con ISBN?

Los apartados concretos (por ejemplo, los capítulos) de las publicaciones monográficas si estos van a ser distribuidos por separado, a los números o artículos de publicaciones seriadas que se pongan a disposición del público por separado también pueden tener su propio ISBN. Otros productos que se identifican con ISBN son: audiolibros, copias digitalizadas de libros impresos, folletos, mapas, publicaciones en braille, publicaciones electrónicas, publicaciones en microforma, publicaciones multimediales, software educativo o informativo y películas educativas o instructivas, vídeos y transparencias, indicando el nivel y materia de la instrucción.

Otros productos culturales son identificados con diversos sistemas de codificación; entre otros, están el ISSN (International Standard Serial Number) se utiliza para publicaciones seriadas (boletines, periódicos, revistas, series de monografías, etc.); el ISRC (International Standard Recording Code), para grabaciones de audio y de video; el ISMN (International Standard Music Number), para obras musicales impresas.

Fuentes de información

Para otras preguntas frecuentes sobre el ISBN, vean esta página de la Cámara Argentina del Libro o esta página de la Agencia Internacional de ISBN.

Ley de Propiedad Intelectual N.° 11723: descargar en pdf

Dirección Nacional de derechos de Autor, Argentina. Legislación.

Registro de propiedad intelectual en Argentina.

Sobre el DOI: Malo de Molina, Teresa. Sistemas para la interconexión e integración de recursos. Documento en pdf.

Datos útiles

RILVI (Repertorio Integrado de Libros en Venta en Iberoamérica)

Base de datos de libros editados en España: consulta aquí.

Centro Nacional Argentino de ISSN.

Centro Internacional de ISSN.

Agencia Internacional de ISMN.

Agencia Argentina del ISMN.

Agencia Argentina ISBN. Cámara Argentina del Libro.

Av. Belgrano 1580, 4° Piso. C1093AAQ Buenos Aires, Argentina.
Tel: (54 11)4381-8383.
Fax: (54 11)4381-9253.
Horario de atención: Lunes a viernes de 13 a 17 h.
E-mail: registrolibros@editores.org.ar
Web: www.editores.org.ar /  www.isbnargentina.org.ar

GS1 Argentina

Fraga 1326. C1084ABE Buenos Aires. Argentina

Tel: ( 54 11) 4556 4700
Fax: (54 11) 4556 4740

Web: http://www.gs1.org.ar
Email: info@gs1.org.ar

Pueden descargar esta entrada en pdf haciendo click aquí.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: