Reflexiones, notas y recursos sobre el idioma español. Análisis del discurso. Corrección. Edición. Etimología. Lectura y escritura. Lingüística. Lunfardo. Neologismos. Publicación digital. Spanglish. Traducción. Variedades de español.

Entradas etiquetadas como ‘lenguaje pulgar’

Bordelois y la arqueología de las palabras

Ivonne Bordelois es una poeta y lingüista argentina pero, por sobre todo, una apasionada del idioma, de las palabras y sus misteriosas arqueologías. Se diplomó en la Universidad de Buenos Aires, continuó luego sus estudios literarios y lingüísticos en la Sorbona y se doctoró con Noam Chomsky. Ocupó una cátedra en la Universidad de Utrecht (Holanda) y recibió la beca Guggenheim en 1983.

En el 2009, Libros del Zorzal publicó A la escucha del cuerpo, en el que la autora nos dice que

Virus significa en latín, a la vez, esperma y veneno; embarazada es la que no lleva cinto; hospital y hostilidad tienen orígenes comunes; el vocabulario de la Iglesia y del Ejército se entremezcla con el de la medicina. Este libro explora las proyecciones inesperadas de las palabras en el reino de la salud y la enfermedad, tratando de recobrar sus raíces, su historia, y las connotaciones sociales y emotivas que irradian. Etimologías, eufemismos, ambivalencias y transformaciones semánticas van jalonando un camino donde aparecen, entre otros, Rilke, Sontag, Foucault y Tolstoi, acompañando la pregunta sobre el lenguaje del sufrimiento y la cura.

En la sintaxis de la enfermedad (¿en qué se asemeja contraer una enfermedad a contraer un matrimonio o una deuda?), en el léxico de la compasión, en los poemas que provocan las enfermedades terminales, las palabras van dibujando el camino de la conciencia enfrentada con el dolor en busca de esa totalidad que es la salud, en un tiempo relacionada con la salvación.

Liberar el lenguaje de un sistema que traba la comunicación plena de médicos y enfermos sólo es posible si acrecentamos nuestra confianza y lucidez con respecto a los poderes terapéuticos de la palabra misma.

Aquí pueden leer una entrevista publicada en el Suplemento de cultura de Clarín. Y aquí una interesante entrevista publicada en un portal educativo de la provincia de Misiones.

En 2006 publicó Etimología de las pasiones, bajo el mismo sello editorial, en el que a partir de raíces de palabras como ira, amor, envidia, codicia, avaricia y otras, la autora asciende a través del latín, el griego y las antiguas lenguas eslavas y germánicas, para reconstruir un complejo mundo pasional y recuperar así significados muchas veces reprimidos por la cultura imperante.

En el 2003 la editorial de los hermanos Kulesz publicó La palabra amenazada en el que rinde homenaje a autores argentinos en su análisis del habla de nuestro país, reflexiona sobre la situación actual del español, aborda el anisomorfismo de las lenguas, vuelve una vez más a las etimologías para mostrarnos las raíces semánticas de vocablos cotidianos, toma posición frente al lenguaje de los adolescentes y, finalmente, nos regala un capítulo sobre la música y el lenguaje. En este ensayo, que fluye con un lenguaje personal, ameno y deleitable, podemos leer que:

.. más que provenir de un país determinado, somos emisarios de una lengua, ya quelas lenguas son anteriores a la constitución de los estados..

Cuando el adolescente es privado de la conciencia y el goce de al palabra (…) más ataráxico, apático e indiferente se vuelve; la violencia física es entonces la expresión más común de la castración verbal.

Nos cuenta, además, que mientras que una persona culta en Argentina tiene un acervo de entre tres mil y tres mil quinientas palabras, un universitario, entre mil doscientas y mil quinientas, los adolescentes manejan aproximadamente sólo seiscientas. Estos datos me hacen pensar que lo drástico es que esta indigencia léxica revela la medida del universo referencial de los hablantes. Como siempre digo a mis alumnos del secundario, las palabras que cada persona conoce forman la frontera de su mundo.

No faltan los momentos de asombro en su minucioso recorrido por el léxico argentino y porteño, por ejemplo, cuando nos enteramos de que la falda peninsular se llama aquí pollera por la costumbre de abrigar a los pollos debajo de ellas.

Su ensayo El país que nos habla, obra basada en La palabra amenzada, ganó el premio La Nación-Sudamericana 2005. En ocasión de recibir el galardón, Ivonne Bordelois sostuvo que

la palabra es una prioridad absoluta para nuestra recuperación como sociedad hablante y pensante.

Si la palabra está bajo fuego enemigo es porque la fuerza y el poder de la palabra son temibles, y de allí la necesidad de aniquilarla. De la palabra nace el espíritu crítico y la inspiración creadora, de la palabra el juego, el poema, el canto y el amor, de la palabra nacen la memoria y el conocimiento, de la palabra nace la libertad.

Leer discurso completo

En una entrevista a Página/12, Bordelois se refiere a la degradación del lenguaje en nuestra cultura de la velocidad, el lenguaje adolescente, y la poesía y la música. La entrevista no tiene desperdicio.

A quienes aún no la conocen, los invito a disfrutar de Ivonne Bordelois y de las cuidades ediciones de Libros Del Zorzal.

Anuncios

Libro animado

México abre camino en la era del libro digital al lanzar el 1er Premio Internacional Libro Animado Interactivo en español. El concurso lleva el nombre de Paula Benavides. En el portal del CONACULTA leemos que

         Podrán participar en este concurso libros animados interactivos de ficción, desarrollados para plataformas múltiples como Internet, computadoras personales y/o dispositivos móviles.

         Los libros deberán ser inéditos y originales, escritos en español y con una extensión de entre 90 y 200 páginas. Ningún elemento del libro deberá haber sido publicado en ningún medio o soporte.

Profunda en la etimología de la palabra libro queda la raíz liber, que hace referencia a uno de los primeros soportes de la escritura: la corteza de los árboles. Las nuevas tecnologías despliegan ante nuestra mirada fascinada y, a veces encandilada, textos multimediales que combinan la palabra, el sonido y la imagen. En este nuevo escenario, la lectura lineal (y el flujo de pensamiento que ella implica) naufraga. Intuyo que así como la oralidad necesitó de la mnemotecnia, la grafía conllevó el desarrollo de la prensión del pulgar (no es gratuita la cercanía entre las áreas cerebrales que controlan los movimientos dactilares y aquellas que controlan las operaciones mentales propias del lenguaje) y la lectura silenciosa modificó  el pensamiento abstracto, del mismo modo las nuevas tecnologías producirán nuevas habilidades físicas (pensemos, por ejemplo,  en la capacidad del ojo humano para captar e interpretar simultáneamente diversos estímulos) e intelectuales.  Recuerdo que cuando iba a la escuela primaria leía libros de cuentos en los que podía elegir entre varias hilos narrativos, saltar a una página u otra. Hoy ese jardín de senderos que se bifurcan se vuelve laberinto. De nosotros depende disfrutar el juego o perder la orientación, caer en la divagación o serendipia. Libro, lectura, texto… conceptos que están siendo redefinidos.

Artículo recomendado: “Multimedia y modalidades de lectura: una aproximación al estado de la cuestión” por Javier Díaz Noci, en Comunicar 33, XVII, 2009 (se puede descargar en este enlace).

“‘Habeces’ por María Sánchez Díez

Una de las razones de las faltas de ortografía y el desconocimiento de la normativa del español es la poca lectura.

25/06/2009
Los errores ortográficos de los alumnos en la selectividad alarman a los profesores.
Algunos consideran más graves las carencias a la hora de escribir un texto coherente.

Las faltas de ortografía de los alumnos que se acaban de presentar a selectividad han dejado espantado a más de un profesor. El diario El Correo acaba de publicar un reportaje sobre el tema en el que habla con varios correctores que, después de haber supervisado las Pruebas de Acceso a la Universidad que acaban de presentarse, todavía están atónitos tras haberse encontrado con frases como «Embede yebar libros…». ¿Escriben los jóvenes peor que antes? ¿Se deja notar en las nuevas generaciones la forma de escribir los mensajes de texto o en los chats?

Los culpables de siempre: el lenguaje sms y la falta de lecturaEl tradicional chivo expiatorio de la incorrección ortográfica de los jóvenes siempre ha sido la falta de lectura. Y hoy todavía continúa encarnando el gran mal. Todos los profesores señalan la relación directa que existe entre la corrección ortográfica y el nivel de lectura de los alumnos. Y muchos señalan la cada día mayor influencia de los medios audiovisuales como un fenómeno que ha agravado el problema. La ecuación es de cajón: cuanto más tiempo pasa un joven delante de la televisión, de la videoconsola o del ordenador, menos emplea en la lectura.

Pero un nuevo elemento ha entrado en escena en los últimos años. Los docentes cada vez están más preocupados por la influencia que el lenguaje de los SMS y los sistemas de chat y mensajería instantánea tiene en la ortografía. Los jóvenes han adoptado lo que algunos expertos que estudian cómo internet y las nuevas tecnologías han modificado el castellano llaman ‘el lenguaje pulgar‘. La reducción del espacio textual ha condicionado el relato, el mensaje y la forma de escribirlo. El conjunto se ha dejado notar en un nuevo código: se rebajan las grafías, hay una mayor libertad en el estilo y se adopta una escritura fonética y oral.

«El hecho de que se estén acostumbrando a mandar mensajes cortos y rápidos les hace interiorizar reglas que vulneran la ortografía por razones de economía», explica Elena de Miguel, catedrática de Lengua Española y profesora de la Universidad Autónoma de Madrid. Sin embargo, para otros especialistas, el peso de estos nuevos usos del lenguaje es de menor alcance. «Cuando los chavales llegan al uso del móvil ya deberían saber qué se escribe con ‘b’ y qué con ‘v’», observa Ana María Vigara, profesora de Lengua de la facultad de Ciencias de la Información en la Universidad Complutense y especializada en jerga juvenil.

La cuestión está, de esta manera, en que existen dos códigos que se entremezclan con más frecuencia. Y, a pesar de las prohibiciones y las amenazas de los profesores de instituto, cada vez es más normal encontrarse abreviaturas como ‘xq’ en lugar de ‘porque’ en los exámenes o en los trabajos. «Incluso a mí se me ha escapado alguna vez», reconoce De Miguel. ¿Es problemático? «No», responde Vigara. «No tiene por qué resultar más alarmante, estamos desarrollando cualidades comunicativas distintas y debemos saber distinguir en qué situaciones debemos emplear una u otra». Sin embargo, De Miguel cree que disociar la escritura formal de la SMS no es factible porque se interioriza y permea de forma inevitable. «Estamos en un momento de cambio, los nuevos medios contribuyen a la falta de respeto a lo que era la norma y quizás vamos a otro modelo donde este respeto a la ortografía va a quedar como algo arcaico», señala la catedrática.

El problema es la expresión, no la ortografía

No todos los profesores han tenido la sensación de que los alumnos escriban cada vez con más faltas de ortografía. Antonio, después de tres años sin hacerlo, este junio ha vuelto a corregir exámenes de selectividad. Y ha percibido una notable diferencia… a mejor. Su opinión es que barrabasadas de las que «te hacen agarrarte a la silla» disminuyen en pruebas como la selectividad, donde ya se ha producido la criba de alumnos que han decidido abandonar sus estudios al terminar la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) con 16 años. Aunque de los 138 exámenes que le ha tocado corregir este año no ha tenido que descontar demasiados puntos por fallos ortográficos, no se ha librado de encontrarse con combinaciones estremecedoras como ‘habeces’ en lugar de ‘a veces’.

Para este profesor de Lengua y Literatura el verdadero problema de los jóvenes no son las incorrecciones, sino la mala expresión escrita. «Fallan cuando tratan de darle coherencia interna a los textos, cuando tienen que ordenarlos y clasificarlos: en eso están en un nivel inferior de lo que es estrictamente ortografía». Vigara está de acuerdo con esta percepción: «no saben hilar información», lamenta. Ésa es, para ellos, la verdadera dificultad que encaran los jóvenes: «encarar el escrito y transmitir la información».

Autor
María Sánchez Díez
http://www.soitu.es, España
Miércoles, 24 de junio del 2009

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: