Reflexiones, notas y recursos sobre el idioma español. Análisis del discurso. Corrección. Edición. Etimología. Lectura y escritura. Lingüística. Lunfardo. Neologismos. Publicación digital. Spanglish. Traducción. Variedades de español.

Condimentar pasta con persona negra molida [freshly ground black people].

Un error. Una palabra. Un dolor de cabeza y varios miles de dólares para la editorial Penguin Australia.

Ese y otros casos de gazapos impresos aparecen en la nota «“La acusación pedía un año de cáncer”:  10 razones por las que necesitamos correctores», publicada hoy por El Confidencial.

Fuente de la imagen: El Confidencial

Fuente de la imagen: El Confidencial

Algunos gazapos de mi colección:

Boletin oficial-fue con tilde

sino-Filmus-La Nacion

inauguracion zona I

reina-verbo

utensillos

dentrifico

hola de suicidios

A veces los errores de tipeo pasan inadvertidos ante la mirada del corrector. Sin embargo, muchas veces los errores que llegan a imprenta se deben a la ausencia de correctores. Para ajustar el presupuesto, se prescinde de estos profesionales y se adjudica el trabajo de revisión y corrección a los propios redactores, a los traductores, a los editores.

Re-ver: ver con nuevos ojos. Una nueva mirada es necesaria. Hasta al mejor cazador se le escapa la liebre; hasta al mejor escritor se le escapan errores.

William Goyen (1915-1983) es un escritor nacido en Trinity, Texas. Su narrativa, que refleja el áspero paisaje natal, escapa a calificaciones. Se lo ha relacionado con el gótico sureño y con el realismo mágico, pero creo que su prosa excede estos encasillamientos. En Argentina, Goyen fue traducido al español por Esther Cross. La editorial argentina  La Compañía publicó en 2007 La misma sangre y otros cuentos [The Faces of Blood Kindred. A Novella and Ten Stories, 1960] y Ángeles y hombres (2009). La misma sangre y otros cuentos también fue editado por Páginas de espuma (España) en 2011. En 2012 Seix Barral publicó Cuentos completos de William Goyen, compilación de traducciones de Esther Cross y Carlos Ribalta.

En el artículo “La soledad de los campos de algodón“, la traductora Esther Cross nos habla sobre Goyen y su literatura:

La violencia lo hechizaba. Quería escapar de “ese mundo medieval de terror”, donde vio un negro incendiándose por la calle, seguido por las bestias del Ku Klux Klan. Después iba a descubrir que “no podemos recobrarnos de nuestro lugar de origen” aunque escapemos. También iba a encontrar ese horror, extendido, en el mundo. Iba a verlo en la guerra y las ciudades. Trinity era el mundo condensado. Tuvo que irse para contarlo.

Además de las mencionadas, otras obras de Goyen que tienen traducción al español son:

  • Los fantasmas y la carne [Ghost and flesh], 1968, traducción de Carlos Ribalta, Lumen.
  • Arcadio [Arcadio], 1991, traducción de Celia Filipetto, Ediciones Versal.
  • La casa del aliento [The House of Breath], 1993, traducción de Celia Filipetto, Cátedra.

Algunos de los relatos de Cuentos completos de Goyen traducidos al español se pueden leer en línea en este enlace de Amazon.

Páginas de espuma permite leer o descargar el cuento “Preciada puerta”. Click aquí.

Phillips, Robert, “William Goyen. The Art of Fiction No. 63” (entrevista),The Paris Review, N.° 68, invierno 1976.

Cross, Esther, “El gótico texano“, Página12, Buenos Aires, 24 de febrero de 2008.

Cross, Esther, “En la soledad de los campos de algodón“, Página12, Buenos Aires, 22 de julio de 2012.

Un fragmento del cuento  “The children” y su traducción al español:

Goyen-The children-Chicos de campo-traduccion comparada1

Cortázar, traductor. Primera parte.

«… ese extraño oficio fronterizo lleno al mismo tiempo de ambigüedades y de rigor.»
J. Cortázar

Obras traducidas por Julio Cortázar

1945

Robinson Crusoe, de Daniel Defoe, editorial Viau. Reeditado por editorial Lumen en 1975 con el título Vida y extrañas y sorprendentes aventuras de Robinson Crusoe escritas por él mismo.

1946

Memorias de una enana [Memoirs of a Midget], de Walter de la Mare, editorial Nova

El hombre que sabía demasiado [The Man Who Knew Too Much], de G.K. Chesterton, editorial Nova

El inmoralista [L´Immoraliste], de André Gide, editorial Argos

El nacimiento de la Odisea [Naissance de l´Odyssee], de Jean Giono, editorial Argos

1947

La poesía pura [La Poésie pure], de Bremond Henri, editorial Argos

1949

La sombra de Meyerbeer, de Auguste de Villiers de L’Isle-Adam, Colección Cuadernos del Eco, N.° 5, editorial Gulab y Aldabahor

1950

Filosofía de la risa y del llanto, de Alfred Stern, editorial Imán

1951

La filosofía de Sartre y el psicoanálisis existencialista, de Alfred Stern, editorial Imán

Mujercitas, de Luisa M. Alcott, editorial Codex

Tom Brown en la escuela, de Thomas Hughes, editorial Codex

1952

La víbora, de Marcel Ayme, editorial Sudamericana

La vida de los otros, de Ladislas Dormandi, editorial Sudamericana

1953

Así sea o la suerte está echada [Ainsi soit-il ou les jeux sont faits], de André Gide, editorial Sudamericana

1955
Vida y cartas de John Keats [Life and letters of John Keats], de Richard Monckton Miles Houghton, editorial Imán, Buenos Aires
Memorias de Adriano [Mémoires d’Hadrien], de Marguerite Yourcenar, editorial Sudamericana

1956

Obras en prosa, Edgar A. Poe, editado por la Universidad de Puerto Rico en colaboración con Revista de Occidente

1966
Música en Buenos Aires, de Jorge d’Urbano, editorial Sudamericana

1968
Aventuras de Arthur Gordon Pym [The narrative of Arthur Gordon Pym], de Edgar Alan Poe, editado por Instituto del Libro, La Habana, en la colección Libros del pueblo

1972

Eureka [Eureka], de E. A. Poe, editado por Alianza

1973
Vida y extrañas y sorprendentes aventuras de Robinson Crusoe, escritas por él mismo, de Daniel Defoe, con prólogo de James Joyce, editado por Corregidor

1981

Robinson Crusoe, de Daniel Defoe, editorial Bruguera

1982
Memorias de Adriano [Mémoires d’Hadrien], de Marguerite Yourcenar, editado por Edhasa

1983

Llenos de niños los árboles, de Carol Dunlop, editorial Nueva Nicaragua

Cortázar y el oficio de traductor

Julio Cortázar obtuvo el título de Profesor en Letras en 1935 y de traductor Público en inglés y en francés en 1948. Antes de radicarse en Francia, Cortázar ya había realizado traducciones en Argentina, durante su desempeño como responsable del gabinete de traducción, y para la revista literaria Leoplan (los nombres de los traductores no se publicaban en la revista, por lo que, hasta donde tengo conocimiento, no se han podido identificar las traducciones realizadas por Cortázar). Desde 1946 hasta 1951 se desempeñó como traductor en la Cámara Argentina del Libro. En 1954 tradujo para la Conferencia General de la UNESCO celebrada en Montevideo; en 1967 también traduciría para la Conferencia General que se desarrolló en Atenas. Sobre su selección como traductor en la UNESCO, Cortázar dijo:

Creo que sabes que en diciembre se llamó a examen en el mundo entero para llenar puestos permanentes de traductores en la Unesco y las Naciones Unidas, es decir en las sedes de New York, París y Ginebra. Nosotros no teníamos el menor interés en ser permanentes, es decir esclavos todo el año, pero tuvimos que dar examen pues las listas resultantes se tendrían en cuenta para contratar también a los temporeros. Bueno, se presentaron más de 600 candidatos, y el examen duró 3 días y fue bastante bravo. Tanto Glop [Aurora Bernárdez] como yo sabíamos que la experiencia nos iba a ayudar a figurar entre los veinte primeros, pues los textos que hubo que traducir eran altamente onusianos en el espíritu y en la letra. Pero lo que no creímos nunca es que al llegar a París nos enteraríamos de que yo ocupaba el primer puesto… y Aurora el segundo. […] Y ahora viene lo divertido. Nos ofrecieron puesto permanente a Glop o a mí (por reglamento no podemos entrar los dos), en París, Nueva York o Ginebra. Ya te imaginas nuestra respuesta: un no redondo y rotundo. Fíjate que con nuestra colocación, están obligados a contratarnos como temporeros cada vez que haga falta, y eso nos asegura por lo menos 6 meses de trabajo al año. Con eso nos arreglaremos para vivir.

De una carta a Eduardo Jonquières, 2 de junio de 1956 [fuente: http://paris.rutascervantes.es/ruta/cortazar/lugar/unesco]

 
Algunas notas sobre la traducción de Memorias de una enana, de Walter de la Mare

 

Cortazar-de la Mare-Memorias de una enanaI

Cortazar-de la Mare-Memorias de una enanaII

Editorial Nova publicó la traducción menos conocida de Cortázar: Memorias de una enana, de Walter de la Mare (1873-1956). No he encontrado información sobre las decisiones editoriales que llevaron a la publicación en Argentina de esta novela escrita en 1921. La traducción de Cortázar fue la única en español hasta que en 1988 Siruela editó la novela con traducción de María Luisa Balseiro, reeditada en 2002. Habrá que investigar la inserción de Walter de la Mare en el panorama de la literatura argentina. Un dato curioso es la mención de de la Mare en el prólogo que Adolfo Bioy Casares escribió en 1940 para la Antología de la literatura fantástica:

Deliberadamente hemos omitido: a E.T.W. Hoffmann, a Sheridan Le Fanu, a Ambrose Bierce, a M.R. James, a Walter de la Mare.

Abro un paréntesis para apuntar algunos datos sobre el escritor inglés Walter de la Mare. De la amplia producción del ensayista, novelista y poeta, son pocas las obras de Walter de la Mare que han sido traducidas al español y todas las traducciones han sido editadas en España. A continuación la lista, con los datos de año de edición, editorial y traductor:

La tía de Seaton y otros relatos (1987, Alfaguara, Francisco Torres Oliver)

La orgía, un idilio: un idilio (1988, Alfaguara, Francisco Torres Oliver)

Los músicos (1988, Debate, Mónica Fernández Rubio)

Los cuatro hermanos (1990, con una segunda edición en 1993, Debate, Mónica Fernández Rubio)

Señor pez (1998, Alba Editores, Elena Villalonga Serra)

Memorias de una enana (1988, Siruela, Colección Libros sin tiempo, María Luisa Balseiro Fernández-Campoamor)

Memorias de una enana (2002, Siruela, Colección El ojo sin párpado, María Luisa Balseiro Fernández-Campoamor)

Fuentes de información: Index Translationum y Base de datos de libros editados en España

 

 Continuará…

 

Recurso para docentes e investigadores:

La página de la Red Nacional de Lingüística, de España, ofrece una compilación de revistas de lingüística y de las áreas filológicas. Incluye revistas de español, alemán, francés e inglés.

La compilación incluye revistas sobre traducción. Aquí las tres de acceso abierto:

MonTi. Monografías de Traducción e Interpretación, editada por la Universidad de Alicante

Viceversa. Revista galega de traducción, editada por la Universidad de Vigo

Panace@. Revista de Medicina, Lenguaje y Traducción, editada por Tremédica

 

 

Red Nacional de Linguistica

Cuando hablamos de sexo,el lenguaje se ruboriza y se cubre con un velo de eufemismos.¿Cuántas palabras conocen para hablar de penes y vaginas?  ¿Qué suena mejor: practicar el coito o hacer el amor?

¿Qué son los eufemismos? Los eufemismos son palabras o expresiones que se utilizan como sinónimos decorosos de otras que podrían considerarse ofensivas, negativas o simplemente demasiado explícitas. Los utilizamos en la vida cotidiana y también los utilizan los medios de comunicación para suavizar temas bélicos, políticos o económicos.

Iba a escribir sobre eufemismos  pero ya lo ha hecho con idoneidad Scheherezade Surià en su blog En la luna de Babel. Así que aquí les dejo los enlaces a sus artículos:

Sexo oral y escrito: argot, eufemismos y etimología.

Maquillaje lingüístico: los eufemismos

El lenguaje escatológico y sus eufemismos

 

Para finalizar les dejo un eufemismo literario:

El vestido enlutado y la mantilla de duelo disimulan su figura otoñal de mujer que nunca ha sido hermosa.

 Mujica Láinez, “El ilustre amor”

Al vesre

Una de las características del lunfardo es pronunciar las palabras al revés, más precisamente alterando el orden de las sílabas.

Aquí ya he hablado del lunfardo, argot porteño.

 

lunfardo-frases al reves

En el discurso oral o en la lectura en voz alta pueden producirse errores espontáneos que resultan humorísticos. Las obras del grupo cómico Les Luthiers abundan en ejemplos de este tipo de humor lingüístico. Incluso los títulos de sus obras presentan juegos de palabras, frases que al pronunciarlas resultan ambiguas o cobran nuevo sentido:

Grandes hitos

Todo porque rías

Las obras de ayer

que pueden leerse también como:

Grandecitos

Todo porquerías

Las sobras de ayer

Todo por que rias-Les Luthiers

Los textos de Les Luthiers son material divertido y auténtico para trabajar en clase la ortografía, la lectura, la ambigüedad, la ironía, la parodia y también la intertextualidad en las clases de lengua y literatura. Para consultar el repertorio completo de sus obras, vean este enlace.

Una de mis preferidas es la carta mal leída por Daniel Ravinovich, uno de los geniales integrantes de Les Luthiers:

La siguiente obra del presente recital ilustra un período poco conocido de la juventud de Johann Sebastian Mastropiero.

Todo empezó cuando un conocido crítico se resfrió… se refirió, se refirió a Mastropiero, con esto terminocon estos términos… con estos términos… claro, le falta el.. términos… no le han puesto el… arriba de la “t”, no tiene el.. la diéresis, no le han puesto la diéresis,
es un error de lipotimia

Mastropiero se ha creado fama de artista espiritual, pero come todo… pero come de todo… pero con métodos.. con métodos pocos… claro… claros… con métodos poco claros podríamos llegar a admirarlo siempre, y cuándo tomaremos?siempre y cuando tomáramos en cuenta su tenaza su tenaz ambición, son dos palabras: “tenaza”…”ambición”.

En los más “prestrigriosos” foros internaciona… en los más prestigriosos foros, prestigriosos foros inter…, en los prestri, en los más prestrigri, prestigri, prestrigri… en los más famosos foros internacionales… en que estuve excitado… en que estuve he citado, muchas veces, ¿eh?… muchas veces he citado el fracaso de su operación… el fracaso de su ópera “Sión y el judío era antes“… “Sión y el judío errante“, que se basaba en una vieja leyendo ebriauna vieja leyenda hebrea… me di cuenta enseguida… no podía ser… Siempre dije: ¡qué dicha!… que dicha ópera no describe con acierto los sexos, doslos dos sexoslos éxodos del dicho pueblo,
y por eso Mastropiero soportó, ha batido un huevo… soportó abatido un nuevo fracaso.

Por esos días Mastropiero enfrentó grandes problemas, chocó con la bicicon las vicisitudes más adversas, ¿qué le tocaron?que le tocaron en suerte… vivía acostado por las dudas… vivía acosado por las deudas… por esos tiempos conoció a los condes de Freistadt, y cuando ya no podía más sacudió a la condesaacudió a la condesa, que era la persona… ¿y doña?… que era la persona idónea… la condesa se apiadó de él y le acostó un viejole costeó un viaje a Nueva York. Allí Mastropiero compuso la pieza que escucharemos a continuación: su célebre “Lazy Daisy”. Aquí termina la anécdota, pero él te mató… da vía, da… ¡pará!… más… pero el tema todavía da para más…

Esto es, ¿todo? ¿todo?… esto es: todo, todo esto, esto es, todo es, todo esto, esto todo esto, ¿qué es esto? ¿qué es esto? este esto es toso, toso, ese soto es eso, ese seso es soto, todo soso, este ese te, ese totó, o se destetó todo teté, totó, totó, ese…. ¡ah!… ¡esto es todo

En varios países de América Latina se denomina hinchas a los simpatizantes de los clubes de fútbol ¿Cuál es el origen de la palabra hincha?

hincha-etimologia

Hay reglas y normas de ortografía y puntuación. Y la literatura suele jugar con ellas, desobedecerlas, revertirlas, transgredirlas. No se trata de errores  sino de elecciones voluntarias de los autores. Esta puntuación cero o semipuntuación en la literatura responde, muchas veces, a experimentos literarios o cumple una función lúdica en el texto. Varios escritores de narrativa han adherido a esta subversión de los signos que la historia de la escritura ha ido sistematizando.

Veamos algunos ejemplos:

El capítulo 18, el final, de Ulises de James Joyce es un monólogo interior de la señora Molly Bloom. Son varias páginas, ocho oraciones, ningún signo de puntuación. Aquí el caos de la enunciación refleja el vértigo y las diversificaciones del pensamiento de la protagonista.

En busca del tiempo perdido, de Proust, también desdeña los signos de puntuación.

José Saramago es otro de los escritores que se negaron a respetar, o jugaron con, los signos de puntuación.  En sus últimas obras también omitió las mayúsculas. El Nobel de Literatura dijo en una entrevista:

En el fondo, la puntuación es lo mismo que las señales blancas pintadas en las carreteras, que intentan impedir que el conductor tenga problemas pero, tal vez, si no existiera ningún tipo de señales, todo el mundo conduciría con mucho más cuidado. Eso es lo que quiero, que me lean con cuidado.

Cristo versus Arizona [1988], novela en forma de monólogo escrita por Camilo José Cela, tiene solo un punto en sus más de 200 páginas.

Mario Benedetti también renegó de los signos de puntuación en Testigo de uno mismo.

Los santos inocentes, de Miguel Delibes, fluye al ritmo de las comas pero solo se detiene ante un punto final.

“El último viaje del buque fantasma ” es un cuento de García Márquez. Tiene un único punto y muchas comas. De modo similar, la novela El otoño del patriarca desafía la división en párrafos: casi 200 páginas sin punto y aparte.

Uno de los heterónimos del escritor argentino Carlos Warnes es César Bruto, cuyos textos buscan el humor a través de la transgresión de normas ortográficas y gramaticales.  Uno de sus textos, “Lo que me gustaría ser a mí si no fuera lo que soy” abre la puerta para entrar a jugar en Rayuela, la novela de Cortázar:

Siempre que viene el tiempo fresco, o sea al medio del otonio, a mí me da la loca de pensar ideas de tipo eséntrico y esótico, como ser por egenplo que me gustaría venirme golondrina para agarrar y volar a los paíx adonde haiga calor, o ser hormiga para meterme bien adentro de una curva y comer los productos guardados en el verano o de ser una víbora como las del solojicO, que las tienen bien guardadas en una jaula de vidrio con calefación para que no se queden duras de frío, que es lo que les pasa a los pobres seres humanos que no pueden comprarse ropa con lo cara questá, ni pueden calentarse por la falta del querosén, la falta del carbón, la falta de plata, porque cuando uno anda con biyuya ensima puede entrar a cualquier boliche y mandarse una buena grapa que hay que ver lo que calienta, aunque no conbiene abusar, porque del abuso entra el visio y del visio la dejeneradés tanto del cuerpo como de las taras moral de cada cual, y cuando se viene abajo por la pendiente fatal de la falta de buena condupta en todo sentido, ya nadie ni nadies lo salva de acabar en el más espantoso tacho de basura del desprestijio humano, y nunca le van a dar una mano para sacarlo de adentro del fango enmundo entre el cual se rebuelca, ni mas ni meno que si fuera un cóndor que cuando joven supo correr y volar por la punta de las altas montanias, pero que al ser viejo cayó parabajo como bombardero en picada que le falia el motor moral. ¡Y ojalá que lo que estoy escribiendo le sirbalguno para que mire bien su comportamiento y que no searrepienta cuando es tarde y ya todo se haiga ido al corno por culpa suya!

¿Cuestión de estilo personal? ¿Rebeldía? ¿Complicidad con el lector? ¿Regreso a los inicios?

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: